miércoles, 5 de mayo de 2010

Los aprendices de Donald Trump

Los americanos nacen con el gen del espectáculo. No importa si son famosos, actores o desconocidos. Les ponen delante de una cámara y, en lugar de tartamudear, se atreven a soltarte un chiste, replicar al presentador y se apuntan a cualquier juego. Dentro de cada uno hay un showman. ¿Y por qué lo explico por enésima vez? Pues para que se entienda que la telerrealidad de allí no es como la de aquí.


En España lo más probable es que si participas en un reality, ya sea de anónimos o personalidades, seas un troll de la secta de Belén Esteban o un artista en decadencia. Que tu única meta sea repetir portada en el Interviú. Y no, es otro mundo, con esta virtud y muchos inconvenientes en otros campos. Así que, si ya sois adictos a las series, a ver si os atrevéis a descubrir este mundo. ¿Mi última obsesión? Celebrity Apprentice, cuya actual edición tiene muchas razones para darle una oportunidad. Aquí las tenéis:


Donald Trump

Lo veis en las revistas, leéis acerca de sus divorcios y sobre todo despreciáis ese tupé-chungo que no cambia por más que pasen los años. Pero como en EEUU ostentar no es un delito, aquí ejerce de voraz presentador que se dedica a despedir a los concursantes. Sus “you’re fired”, con cierto tono despreciativo, son grandes. Él es grande. Y lo mejor es que hace con el programa lo que le da la gana. Sus criterios pueden variar cada semana con tal de que se queden las celebridades que más le gusten. ¿Injusto? Quizá. Pero, o le das espectáculo y determinación, o te encuentras de patitas en la calle.


Los retoños

Si creéis que Donald es casposo es porque aún no habéis conocido a Donald Junior, uno de sus ayudantes. Con la de gomina que se pone en el pelo, lo extraño es que directamente no se le haya caído el cuero cabelludo. Además, no tiene ni la mitad de presencia que su padre. En cambio, Ivanka... es otra cosa. ¿Que intentó ser modelo con los cuartos de su padre? Qué más da, ella es la gran sorpresa de este programa. Serena, lista, aguda y con un don para tratar con los personajes. Por algo dicen que es ella quien lleva el imperio de su padre. Bueno, y mejor no hablo de Erik. Ha aparecido sólo una vez... y causó sensación. Es el hijo grimoso que los Cullen dieron en adopción.


La filosofía

Es capitalismo voraz. No hay contemplaciones. Es una lucha por la supervivencia donde la corrección política no se acepta. Si no quieres largarte después de perder una prueba, mejor tira a las fauces del señor Trump a uno de tus compañeros. Si no te irás tú, pues si Trump odia algo es a los débiles.


Porque es para mitómanos

¿No os preguntáis cómo se comportan los famosos? ¿Cómo reaccionan ante situaciones tensas? ¿Hasta qué punto son la caricatura que te imaginas de ellos? Pues no hay nada mejor que verles en acción y comprobar en qué quedan después de que Trump les baje los humos. Y también impresiona ver que con unas cuantas llamadas, son capaces de recaudar más de 100.000 dólares en 24 horas.


Cyndi Lauper

Ella es la estrella de esta edición. Ver su espíritu de artista deambular entre tiburones no tiene precio. Verla cantando True Colors mientras sirve hamburguesas es catártico. Desatarse con su Girls Just Wanna Have Fun a capella para entretener a la muchedumbre mientras se ha ido la luz es impagable. Enfrentarse a Trump porque él habla mal de su amiga Rosie O'Donnell. Gracias, Celebrity Apprentice, por redescubrirme esta diva.


Bret Michaels

Tristemente ahora es noticia por sus problemas de salud. Pero el que fue líder de Poison (y compañero de Pamela Anderson en un sextape de los 80) es la oveja negra de su grupo de tan dinámico y desbordante que es. Con su look pasado de moda, los ojos pintados y su melena rubia, siempre se intenta ligar a cualquiera que le pase por delante. Menos Ivanka, por supuesto, pues su padre seguramente le castraría.


Rod Blagojevich

Ya lo dije el otro día. Ver a este político en horas bajas y pendiente de juicio fue un experimento muy jugoso.


Sharon Osbourne

Tiene más presencia que la reina de Inglaterra y una lengua tan sucia como la de su marido. Es la Diosa de los one-liners y una mujer directa como pocas. Lo divertido es ver cómo su manera de ser choca con las aprendices más puestas. “Suerte que tenemos a Cyndi por aquí, porque si el programa dependiera de vosotras, los espectadores se aburrirían más que viendo una estatua de hielo derretirse”, les suelta. Oh, Sharon, a tus pies.


El resto

El atleta Michael Johnson, la nadadora olímpica Summer Anders, la chica de Victoria Secret Selita Ebanks, el luchador Bill Goldberg... Da igual si los conoces o no: ver relacionarse a famosos, estrellas en decadencia y aspirantes es un cachondeo. Por ejemplo, ¿os habíais imaginado nunca que el heroico Johnson es un estirado de narices y que a su lado un rockero trasnochado es la humildad personificada? ¿Y que una top model es más inteligente que un gobernador?


Porque es un placer culpable...

Los episodios de 80 minutos te permiten profundizar en las tareas de todos ellos, su humanidad y la agresividad de las reuniones, pero sin caer en lo que denominaríamos telebasura (¿o es que existe la buena basura?). Está por encima de eso, como Trump y todos sus concursantes.


...y por los créditos

Juzgadlos vosotros mismos:


5 comentarios:

Celiamayo dijo...

Me encanta esta epidemia de los reality shows que nos hemos pillado. Es más contagioso que la gripe A. Yo de The Apprentice solo he visto las 6 primeras temporadas, que son con concursantes desconocidos. Y las he disfrutado mucho. Además de que he descubierto formas de hacer dinero que jamás se me hubieran pasado por la cabeza.
En fin, ya me queda nada para ponerme con las ediciones "Celebrity".

MacGuffin dijo...

Con esos créditos, parece Armaggedon. Lo peor es que conozco a más gente de la que yo pensaba...

Verónica dijo...

Yo también conozco a bastantes... jejeje... Tiene pintaza, a ver si saco tiempo de donde sea para ponerme con algún programa de los que recomendais, aunque me da que no va a poder ser... pero es que Cyndi... ayyy Cyndi me encanta!!
He visto sus vídeos que has puesto y es que es la mejor, macó estilo en su época y su música me da súper buen rollo (y encima hizo la cacnión de Los Goonies)... uyss... me pico mucho con este reality... Desde luego si empiezo a ver alguno, será este. Gracias Crítico.

Crítico en Serie dijo...

Celiamayo, siempre me sorprende la cantidad de telerrealidad que has visto. Supongo que la diferencia entre las ediciones normales y las de celebrities es que el placer es distinto: en una es un concurso digno y con celebrities tiene tintes culpables. Porque asumámoslo: la gracia es ver qué hacen ellos, no quien gana. Por eso estoy viendo la segunda edición con famosos (con Jesse James, Joan Rivers, Melissa Rivers, Dennis Rodman, una Playboy, Khloe Kardashian, una de las TLC, Clint Black...) y me lo paso igual de bien. Bueno, es que ver a Jesse James diciéndole a Rodman que tiene un problema con el alcohol y que debe ingresarse en alguna parte... y ver a Donald Trump dándole la razón y pidiéndole a Dennis que se trate su enfermedad... es impagable. Esa reunión se convierte en una 'intervention'. Life is a show.

MacGuffin, veo que te ha picado la curiosidad. La temporada anterior también te la recomiendo (mira en la respuesta de arriba que pongo parte del cásting). Venga, va, por favor, cae en la tentación. ¡Es hora!

Veronica, si te fascina Cyndi... te encantará Celebrity Apprentice. Más que nada, que debe ser la que más minutos ocupa en pantalla. La cámara la adora y Trump es demasiado consciente que es un personaje que es puro espectáculo televisivo. Te digo yo que desde que vi Apprentice, no hay día que no escuche un buen rato a Cyndi.

Raul dijo...

Por favor, me podríais decir donde puedo descargar los capítulos de Celebrity Apprentice?
Mil Gracias!! me encanta tu blog!!