sábado, 26 de junio de 2010

Dejar de salivar

El cliffhanger debería considerarse un género televisivo en si mismo. Pero no por esos dramas plagados de golpes de tuerca, sino por esas series que nos han llegado en los últimos años y que parten directamente de una premisa a primeras imposible. Son la traducción televisiva del breve cuento del dinosaurio (“despertó y el dinosaurio aún seguía allí”), una especialidad que antes se reservaba al cine y con la que ahora se atreve la tele.


El verano pasado fue Harper’s Island (con su visión de Diez Negritos, todos los clichés del cine de terror y una resolución demente), este otoño fue FlashForward (137 segundos de inconsciencia mundial y 900 minutos de sopor personal) y ahora es el turno de Persons Unknown, un grupo de personas que son secuestrados y ‘encerrados’ en un pueblo fantasma con una desconocida finalidad. O sea, los negritos de Agatha Christie conocen al Prisionero, primo hermano de George Orwell y 1984. Y con ella la tele ha demostrado que tropezar una y otra vez con la misma piedra es posible. No porque sea mala, algo que se intuía a tenor de sus primos segundos que cada año han intentado amenizar la programación, sino porque por enésima vez se han dado de bruces con el público. Y esto, amigos, es un arte y un negocio. Así que, o haces algo rentable, o seduces a la crítica y lavas tu imagen como cadena. Cualquier cosa que se quede corta en ambos aspectos es un fracaso en toda regla.


El porqué de su tropiezo con la audiencia puede tener múltiples explicaciones. Podría ser que los espectadores vieran que era mala y decidieran pasar de ella tras concederle unos cuantos minutos de su vida. Que aún les escociera el bofetón que representó FlashForward en la ABC y decidieran pasar del cliffhanger como premisa. Que la falta de caras conocidas les augurara que se trataba de un producto de segunda división y no les atrajera lo suficiente. O sencillamente que nació en la cadena equivocada (la decadente NBC) en el periodo equivocado (verano).


Seguramente cada una de estas hipótesis alberga parte de la verdad (algo que en televisión es difícil de saber a ciencia cierta) y la mayoría de las posibilidades eran ajenas al producto en si mismo. En cambio, que sea mala, que nos dé otra vez personajes absurdos y vacíos, y que sus efectismos sean más baratos que efectivos, sí que son responsabilidad de la cadena. Claro que, como los perros de Pavlov, llega un punto en que dejamos de salivar cuando suena la campana. Y con Persons, sin expectativas que satisfacer, casi resulta entretenido que te tomen el pelo.

8 comentarios:

Moltisanti dijo...

La NBC se está ganando por méritos propios la fama de chapucera. Si a eso le sumas que retrasó la serie durante meses sin prácticamente anunciar novedades sobre la fecha de estreno, pues la gente empieza a imaginarse que Persons Unknown va a ser una serie de segunda división.

Todavía no he visto ni su primer capítulo, pero tendré que hacerlo aunque sea sólo para saciar la curiosidad, y de paso comprobar si es mala como aparenta ser o en cambio es una de esas sorpresas que no has visto venir por ningún lado.

Crítico en Serie dijo...

Moltisanti, la NBC está en una crisis propia de la que no sé cómo saldrá, sobre todo ahora que encima la CBS se quiere cargar sus jueves, el único día rentable de la semana, y la tele está tan fragmentada que gran parte del público de las networks que se va, ya nunca más vuelve.
Pero cuando sacies tu curiosidad ya verás que buena no es. Que te entretenga sabiendo que es mala, es otra cosa.

fon_lost dijo...

La trama es interesante, y podría tener jugo, pero es que tiene unos personajes tan tan cansinos, anodinos, y presuntamente interesantes, que le quita toda la gracia al show. Así que deberían volvar por los aires el pueblo ese, y a sus habitantes (chinitos incluídos).

MacGuffin dijo...

Es probable que el público esté saturado de "misterios misteriosos" esta temporada, pero Persons Unknown tampoco tiene el suficiente enganche para que eso no le pase. Estamos en los de suempre; un misterio con unos personajes que apenas son cáscaras de nuez no da para llegar muy lejos.

Crítico en Serie dijo...

fon_lost, MacGuffin, seguir con Persons Unknown se hace casi por inercia, porque como bien coincidimos, no hay ni un solo personaje que te pueda caer bien. El único que de momento yo tolero es al chico protagonista y quizá me cae bien porque casi no sé nada de él. Bueno, es que no tiene ninguna personalidad, pero por lo menos es el personaje más atractivo. Punto. No hay más argumentos

Yorch dijo...

Yo duré 25 minutos o así viéndola. Como decís, no tiene enganche. Además resulta muy vista y sus personajes a primera vista son demasiado clichés.

Pixelwoman dijo...

Yo la estoy siguiendo, será porque se acabaron casi todas las temporadas de series buenas que veía... Tenéis razón, qué personajes más sosos. La única que me cae bien es Moira (la loca), que se sale un poco de lo predecible y además no es la típica guapita hollywoodiense.

Una pena, porque la intriga parece bien planteada. Lástima que no acompañen los personajes, ni los diálogos, ni las actuaciones...

Crítico en Serie dijo...

Yorch, sus personajes, al igual que en FlashForward, son funcionales. No existen a menos que el guión requiera que actúen de alguna forma en concreto.

Pixelwoman, Moira es diferente pero me molesta que no nos digan nada de ningún personaje. A ver, entiendo que justamente evitar dar información (como con el protagonista) tiene una finalidad. Pero deberían inquietarnos o darnos migajas para poder coger algún tipo de aprecio a los protagonistas. Sino los veo solamente como títeres. Y el único que de momento tiene personalidad (exageradamente plana) es el imbécil de turno (que supongo que sabes a qué me refiero). Ah, y los chinos y el portero también podrían desaparecer de la faz de la tierra.