domingo, 6 de junio de 2010

Guionistas a sueldo

Esta entrada contiene spoilers de las seasons finales de One Tree Hill, 90210 y Gossip Girl. Pero si os importan un comino estas series, mirad los vídeos. Así sabréis lo que es sacarse un as en el último minuto de la temporada.


Los guionistas deben ser un poco como Hansel y Gretel. A medida que construyen el relato deben ir esparciendo por el camino unas cuantas golosinas para poder seguirles por el camino. No se trata de intuir que más adelante nos raptará una bruja caníbal, pero que tracen la historia con respeto, con antelación, no significa que luego el golpe de efecto vaya a ser menos impredecible. Si no, luego ocurren situaciones como el WTF de la cuarta temporada de Skins, que más que un jarro de agua fría era un mazazo en el cogote del espectador.


Esto es el reverso negativo del término cliffhanger. Ese que todos los aprendices de Shyamalan nos intentan colar en cualquier producción y que en realidad no viene a cuento. Es el truco de aquellos que no saben diferenciar entre un buen susto y un mal susto, y que creen que dejarte con la mandíbula enrampada siempre es señal de triunfo.


Año tras año, la CW nos ha demostrado que pertenece a esta escuela. No es tanto que se aqueje de shyamalanitis en el sentido literal y pretencioso de la palabra, pues sus golpes de efecto ya se empleaban en los ochenta, pero sí que han intentado ocultar con un triste truco de magia que sus fiestas han sido un rotundo fiasco. Para ser exactos se han sacado de la manga a una loca con una arma, otra loca con un embarazo y una cruel violación. Y es que después de tanto rizar el rizo, de tanto cuernos, rupturas, mentiras y puterío, lo que han hecho con One Tree Hill, Gossip Girl y 90210 han sido tres rastas.


El caso de los upper-east-siders seguramente es el más light de todos. Tres temporadas y ya están de vuelta de todo. No hay relación que les sirva para hacernos olvidar que Serena y Dan están hechos el uno para el otro y justamente por esto mi trauma se centra en el embarazo de Georgina, más imprevisto que el de la Virgen María. Con esa semilla del diablo imposible de eliminar, ¿a quién le importa que le pegaran un tiro a Chuck Bass? Por favor, una operación y ya estará listo para susurrar a Blair Waldorf. En cambio, ahora que Mercy ha sido cancelada, no habrá quien se quite de encima a Michelle Tratchenberg (y como algunos usuarios de youtube son unos rancios y desactivan la posibilidad de insertar los vídeos en blogs... aquí tenéis el enlace).


Y si en Gossip Girl lo que se lleva es el humor negro, en 90210 les gusta traumatizar a sus personajes y darles motivos para acabar con sus vidas. Si el año pasado tuvimos la humillación pública de Annie y su atropello etílico y mortal, este tenemos una violación con altas dosis de bilis. Que te viole un profesor cuela. Que te viole el profesor al que acusaste falsamente de intentar violarte ya es otra cosa. De trauma a trauma y te violo porque te toca, Naomi.



Pero la palma, ni que sea porque llevan siete años al pie del cañón, se la lleva One Tree Hill. Una serie que empezó siendo irritante, que luego se dedicó a incluir asesinatos y psicópatas, y que ahora es tan buenrollista como una película de Nancy Meyers pero con pequeñas dosis de perturbados para así poder cargarte (o no) un par de protagonistas en la season finale. Todo un episodio dedicado a tirar bolas de nieve mientras suena pop-rock amable de fondo para terminar con dos disparos. Gratuito es poco (como toda su última temporada de las que hablaré otro día, que OTH da para mucho).


3 comentarios:

Adri dijo...

Me parto xD
90210 nunca la he visto pero las otras dos ya las he abandonado... pero leyéndote casi dan ganas de seguirlas para disfrutar de estos WTF, que realmente es lo divertido de estas series xD

Pero me parto con OTH.... si es que ¿porqué la dejé? Con lo que me habría reido con ese final xDD Y eso que no se quien es toda esa gente xD

Verónica dijo...

Ala qué fuerte OTH!!! (y eso que yo modero un foro de la serie, que debería de dejar porque ya no la veo...jejejeje).
Crítico, tienes más razón que un santo, lo de Gossip ha sido de traca (me pregunto por qué no la he dejado todavía) ya que toda la temporada ha sido aburridísima y nos vienen con toda la movida en el último capítulo, vamos, ni en el último, en los últimos 15 minutos del capítulo, de risa total.

ALX dijo...

Que psicotrópico todo ¿no?

He sacado una conclusión, de mayor quiero ser guionista de un culebrón teen malo. Tiene que ser divertidísimo pasarte por el forro cualquier mínimo de coherencia e inventarte en el último momento un cliffhanger para dejar con la intriga.