viernes, 23 de julio de 2010

De furcias va la cosa

Esta entrada contiene spoilers de la segunda semana de Big Brother 12 y sigue la iniciativa empezada la semana pasada de comentar cada uno por su lado la realidad de la casa con el blog de Anade. Como el internet público me ha traicionado esta semana, esta entrada ha llegado con retraso y ya veréis que ni tan siquiera hablo del HoH de esta nueva semana.


“The saboteur is out,

the power couple is in.

And one houseguest bold move

could cost him the game”


Suena como un poema infantil, sin rimas perfectas ni un recuento de sílabas exacto. Pero estas palabras, con las que empezó Julie Chen esta semana en la gala (seguidas de “welcome to Big Brother”), también enfatizan la grandeza de esta presentadora a la que muchos acusan de ‘enchufada’ o ‘mantenida’ por estar casada con el mandamás de la CBS.


Pocos me negarán que tira a mala en cuanto a profesional. No sabe reaccionar ante los imprevistos y es experta en cambiar los nombres (y sus looks siempre huelen a laca y a épocas pasadas). Pero sus carencias, junto con su “but first” del que se ríe continuamente (en su blog, en el PoV de BB7) y que ya es un clásico, también hacen de ella una mujer florero muy divertida que ejemplifica bastante bien lo que es Big Brother: un programa que no dejarías ver a tus hijos de tan perjudicial y malo que es (de formato ejemplar, que conste), pero de formato ejemplar, que provoca debate y entretiene una barbaridad. Y ahora... a hablar del juego.


Head of Household

La máxima bigbroderiense de que el karma es un tocapelotas ya la vimos la semana pasada. Rachel de HoH fue una bendición, sobre todo porque si le tocaba el turno a otro Brigade la ofensiva inicial hubiera sido demasiado brutal y no nos conviene (o por lo menos a mí, que les odio a todos). Pero como ‘jefa’ de la casa me ha decepcionado un poco, no como persona, sino que se la ha visto totalmente dependiente de Brendon cuando lo que él le profesa es un showmance y no verdadero afecto (al estilo de Jeff y Jordan o de Rob y Amber). Eso sí, a la hora de nominar realmente no tuvo elección. Puede ser que nosotros veamos a Hayden, Matt, al gato analfabeto y al Shrek de turno como una amenaza mayor, pero recordemos que dentro de la casa nadie sospecha que tienen una alianza sólida (alrededor de la cual unirse los demás e intentar derribarla, como suele ocurrir). Por eso nominar a Monet y Britney fue inteligente. Que ellas se quejen cuanto quieran y digan que Rachel fue estúpida y nominó por razones personales en lugar de estratégicas. Pero, a ver, las únicas en hacer del juego algo 100% random y personal son ellas. Que no vayan de listas, que cada una tenía puesta una diana en una teta distinta de Rachel y tenían previsto ir a por todas a por ella.


Power of Veto

Otra máxima bigbroderiense es que no hace falta ser un as en ninguna materia para ganar una prueba y Britney lo probó con su rendición que terminó siendo una victoria. Y lo que conllevó fue surrealista: que Matt se ofreciera a ser el pawn para echar a Monet. Decisión estúpida y fútil donde las haya (the pawn goes home es una de las frases hechas del programa y no lo es por casualidad) teniendo en cuenta el juego que decidió llevar a continuación. Pero la ‘reunión’ que forzó Rachel por las maniobras rastreras de Matt no tuvo desperdicio y demostró algo: los concursantes de esta edición son unos hipócritas de narices. ¿Cómo puede Matt decir que una relación de dos personas es la alianza más terrible de la casa? ¿Y cómo pueden decir “alianza” como si fuera algo malo y feo, cuando es parte del juego y burro el que no tenga una? Es de esas cosas que me crispan. Que la gente sea coherente y justa es algo que les pido siempre a los concursantes y en esta edición parece que no eligieron a nadie que cumpliera con mis requisitos.


Expulsión

Pero que Monet fuera una furcia con todo el mundo no ayudó y no había posibilidad alguna de que se quedara. Con ver de quién se despidió durante el día queda bastante claro que su juego era nulo: Ni Andrew, ni Kristen, ni Ragan. ¿Cómo puedes sobrevivir llevándote bien sólo con dos personas que encima son dos concursantes bastante débiles? Para no estar ninguna alianza la cualidad principal que se debe tener es la de llevarse bien con la mayor parte de la casa. Sino... todos te querrán fuera. Y aquí lo tiene.


El Semáforo

Britney: De acuerdo, sé que parece inverosímil que le dé el verde a esta zorra sin silenciador que tiene como hobby meterse con Rachel... ¡pero es que sus frases son demasiado buenas! Lo que me molesta no es que critique a diestro y siniestro para pasárselo bien (que yo de estas conozco unas cuantas) sino que no sabe enfocar sus críticas y sus aliados. Debería ser un poco más Janelle y menos Ivette, y pensar un poco más con la cabeza (proponer a Andrew como eliminado... no era una opción viable). Ojalá esa ilusión óptica que fue su conversación con Rachel se hiciera realidad y entre ellas dos surgiera una genuina alianza. Si hace falta que Brendon se vaya para que esto ocurra... pues que se largue.


Ragan, Kristen y Kathy: Dos semanas y estos tres aún están por allí perdidos sin saber muy bien a qué se dedican todas las horas del día. Y aunque ser una wild card es una opción válida, no estaría mal que ahora supiéramos hacia qué lado se decantan. En el caso de Kristen y Kathy quizá sencillamente el montaje nos lo ha obviado porque no tenían importancia en el relato (no son The Brigade, ni son Brendon y Rachel, ni han sido nominadas), pero Ragan ni tan siquiera se ha posicionado al ver el juego de Matt. Pasar tan desapercibido, incluso en el confesionario incluso cuando ves irregularidades, llega un punto en que es tan rastrero como llevar a cabo la acción por si mismo. No puedes (o no deberías) ir de loca simpática durante todo el trayecto porque no sé si te has dado cuenta pero los que no pasan de la etiqueta de gays nunca llegan al final (Bunky, Marcellas, Beau y Kevin).


Matt: Que un test demostrara que este tipo es superdotado no significa que no pueda ser un imbécil integral que se cree muy por encima de sus posibilidades. Existen pocas personas menos creíbles cuando se dedica a contar mentiras (por favor, su cara no transmite emoción alguna). Luego está su actitud guayona con la que se permite llamar Chenbot a la cara de Julie. Y encima se cree el mastermind de la edición y más listo que el Doctor Will. Para empezar, el rollo “mi familia necesita el dinero” es obvio que no funciona en Big Brother. Puedes creer que la gente te compadece pero cuando llega la hora de votar al final esto no tiene ningún tipo de importancia, así que para qué tomarte las molestias. Y si te ofreces como pawn, que de por sí es estúpido (¿le hacía falta demostrar algo a The Brigade o se trataba simplemente de una cuestión de ego y asemejarse a Will?), luego no te cargues toda tu estrategia. Vale, muy bien, te has librado de la expulsión. ¿Pero qué pasó con buscarte simpatías con Brendon y Rachel y hacer que tu nombre sea el último que tengan en mente a la hora de nominar la próxima vez? ¿Y Britney? O, simplemente, por qué querrías que todo el mundo te viera como una amenaza y una persona maquinadora sin razón aparente. Matt se cree muy listo, pero su comportamiento hasta ahora ha sido solamente errático (¿otra cagada? Ir de paranoico sobreactuado con Rachel).


¿Qué será... será?

Desafortunadamente, The Brigade sigue en pié y con muchas opciones de llevarse el siguiente HoH (que he evitado espoilearme). Pero ya está claro por dónde pueden surgir las primeras grietas, si no surgen por la necesidad de insurrección de los peones (Enzo y Lane) o el carácter volátil de Enzo (quien haya visto Jersey Shore lo entenderá): la relación entre Hayden y Kristen. ¿Cómo se lo tomarán sus compañeros a medida que vaya tomando forma? Recordemos que si Rachel y Brendon fueron los primeros nominados fue, en parte, porque una relación consideraban que era peligrosa sobre todo cuando aún no existía ninguna alianza en la casa.


Claro que, de forma inmediata, será interesante ver cómo se recoloca Britney en el juego. Su amiga se ha ido y supongo que le habrá quedado claro que necesita aliados. Si no vigila (y Brendon y Rachel no ocupan las sillas), tendrá muchas opciones de volver a estar nominada. Sobre todo porque el resto son unos palurdos y parecen no ver que The Brigade existe y necesita derribarse.

2 comentarios:

ALX dijo...

Que sorpresa ver qeu le colocas el color verde a Britney. Pero es que es tan divertida. Ahora a ver por donde tira, ya que no tiene a Monet para marginarse del resto de la casa mientras critica a diestro y siniestro.

The Brigade está funcionando mejor de lo esperado, pero muero de curiosidad por ver como les afecta la relación de Hyden y Kristen y como Andrew maneja esta información.

anade dijo...

El problema de Rachel y Brendon es que mostraron su cercanía demasiado pronto. Nadie quiere un showmance en la casa, y sin encima ellos van del rollo "nuestro amor es indestructible y afrontaremos todas las adversidades para demostrarlo"... pues canta un poco. Así que entiendo perfectamente que la casa le ponga la diana a la parejita. Ir de fuertes en BB siempre es algo peligroso, y ellos se han autodenominado (sin razón) "biggest competitors" desde el principio.

Además, si te fijas, esta pareja no se ve real por ningún lado. No tienen el cariño que se profesaban Jeff y Jordan, ni la ternura con la James le hablaba a Chelsia (BB9), ni siquiera tienen la extraña química de April y Ollie (BB10). Entre ellos no hay NADA de esto.

The Brigade se lo está montando muy bien, y ya tiene un pie en la segunda fase del concurso. Si te digo la verdad, estoy empezando a desarrollar una cierta empatía por la alianza. Vale, Enzo es imbécil y Hayden habla a gritos, pero Lane es muy simpático y Matt, por mucho que nos gusten sus movimientos, está teniendo un buen juego. Y ocultar una alianza como esta durante tres semanas no es nada fácil. Además, ahora mismo son el frente más interesante de la casa y no me gustaría que desapareciese tan pronto. ¿Qué nos quedaría entonces? ¿Rachel y Brendon? Prefiero mil veces a esta alianza por vomitiva que pueda ser, antes que a esa pareja de empalagosos.