viernes, 16 de julio de 2010

El saboteador saboteado

Queridos lectores, a partir de ahora cada semana habrá un comentario acerca de Big Brother 12 y los episodios emitidos esa semana en Estados Unidos y espero que os unáis a la experiencia de seguir este reality conmigo. Así que alerta con los spoilers.


Big Brother es un reality que va directo a la yugular y saca lo peor de todas las personas que entran en la casa. Sin nada que hacer y en un ambiente tan amenazante, los puñales suelen volar entre los espejos sin tener en cuenta la percepción que pueda tener la audiencia de ellos. Y ante actitudes despreciables y dilemas intrincados, existen dos visiones posibles: la de quienes apoyan cualquier acto que sirva a un jugador para mantenerse en el juego y aquellos que creen que hay unos límites y van con ‘el bien’.


Es por esto que con la nueva edición de Big Brother, que ha empezado muy acelerada, mi amigo Anade y yo hemos decidido comentar cada semana el concurso desde nuestros respectivos blogs pero siguiendo un mismo esquema. ¿Por qué? Pues porque Big Brother es debate, Big Brother es discusión y porque no hay dos personas más distintas que él y yo. Él es uno de los ejemplos del primer grupo, que adoran un buen bullying si con ello el sujeto avanza, una mentira innecesaria y aquellos que, como diría Sugar de Gabón, “patean a alguien cuando ya está en el suelo” (¿su ídolo de la pasada edición? Natalie). En cambio, yo prefiero quedarme con los que, aunque tampoco sean tontos (o sí, como Jordan), saben qué batallas jugar y quién se merece que le den caña, o sea, gente como Jeff de BB11 o Janelle en BB6 (que llamaba ‘zorras’ a sus enemigas pero sólo porque The Friendship la odiaba desde el minuto uno sin razón aparente). Así que, después de leerme, ya sabéis que os tenéis que pasar por el blog de Anade.


Ahora, entrando en materia, toca hablar del inicio de una edición que se ha dado de bruces en tan sólo una semana. El ‘big twist’ del saboteador, que debía dejar la casa patas arriba, ha terminado en un abrir y cerrar de ojos. Y la pregunta es ¿cómo no le hicieron un test psicotécnico a Annie para ver cómo reaccionaba bajo presión? Porque al sentarse en la silla de los nominados, automáticamente se cargó sus posibilidades con una actitud insalvable. Eso sí, tampoco me preocupa que se haya largado porque Big Brother no depende necesariamente de los twists (aunque sin el coup d’État no hubiera existido el genial verano pasado).


Head of Household

Por no querer tener el poder de la casa, Hayden ha demostrado que sabe adaptarse muy bien a las circunstancias. Dudo que haya alguien con más ganas de chupar cámara que esta bola de pelo sacada de alguna hermandad universitaria para borderlines. Y gracias a él hemos tenido uno de los arranques de programa más hardcore hasta el momento. Mientras que lo normal en la primera ceremonia de nominaciones es votar de forma casi arbitraria para posicionarse lo menos posible, él hizo el contrario de lo que dijo: votar con razones, buscando dos enemigos como Brendon y Rachel, y forjando un núcleo de poder que difícilmente se podrá ocultar durante mucho tiempo. A esta altura, en la 12ª edición, cualquiera sabe que sentar en las sillas a una parejita es de los actos más crueles que existen. Y siempre hay uno que se quedará con ansias de venganza. En este caso dos. Inteligente... podía ser. Prudente está claro que no.


Power of Veto

Y es que el peor de los pronósticos se cumplió. Brendon, que aparentemente se ha forjado la reputación de ‘biggest competitor’ seguramente por su sonrisa de anuncio y cojones (enfrentarse al HoH como hizo él los requería), ganó el PoV y permitió lo imposible: que tanto Rachel como él pudieran seguir en la casa. Y debo reconocer que Big Brother de momento nos ha regalado buenos momentos, porque la prueba con la mayonesa, la del caramelo (de las mejores que ha habido, con una ridículo Kathy que debería ser expulsada por ‘echarse una siesta’, como dice Julie Chen en su blog) y la tortura de habitación de los have-nots han estado más que bien.


Expulsión

Claro que Brendon ni en el mejor de sus escenarios podía imaginar que Annie quedaría en evidencia como ha hecho. Britney fue una víbora lanzándola a las vías del tren y luego yéndole de bff, pero debería haberse calmado antes de abrir la boca. Parece increíble que en una persona tan volátil residiera el twist del año. Pero por lo menos nos habrá regalado uno de los discursos más directos y menos amables del programa. Argumenta porqué debe quedarse y lo hace diciendo las cosas alto y claro. Más incomprensible es que decidieran dejar a Rachel en la casa.


El Semáforo


Rachel: Tiene una risa que da dolor de cabeza y un ego casi tan grande como sus tetas, pero de momento es la única persona que ha demostrado ser bondadosa, carismática e inteligente. De acuerdo, hizo un Belén Esteban (o sea, dejar los ojos en blanco) cuando le tocó Monet como compañera de PoV (supongo que porque Monet no es más turbia porque no puede) y se enfadó como una cría insolente cuando Brendon le contó que se sentía mal por la situación de Annie. Pero creo que su corazón está en el lado equivocado y bajo presión ha demostrado tener templanza. Y, a ver, quién esperaba que esta chica tan hortera y gritona estuviera licenciada en Química. Venga, va, que todos creíamos que sería medio analfabeta.


Brendon: Jeff Schroeder dejó el listón muy alto no porque estuviera buenísimo, sino porque además complementó su atractivo con humildad, caballerosidad y fuerza. Y lo que no puede pretender Brendon es llegar a la casa, buscarse un showmance a la primera de cambio e ir con los humos tan subidos. Sus formas (cómo dijo que utilizaba el PoV en si mismo, lo mucho que se quiere a si mismo, los humos al hablar con Hayden) hacen creer que quizá no es el guerrero que algunos esperábamos. No digo que haya hecho mal en sus acciones, pues no lo creo, pero no sé si lo hace porque es un buen tipo o porque espera ser un Jeff 2.0.


Hayden: Que no nos venda la moto: no nominó a Brendon por los motivos que dijo (porque un showmance es una alianza demasiada fuerte) sino porque está celoso. De la misma forma que ocurría con Jessie, incomprensiblemente se cree un tipo guapo y seductor y el alma de cualquier fiesta y no pudo aguantar ver entrar a ese Adonis en la casa. Además, su falsa modestia al decir que no quería el HoH (para demostrar que lo anhelaba con todos sus pelos), más la configuración de The Brigade (que durará dos telediarios y medio, con un poco de suerte), me dan razones de sobras para penalizarlo. Hay energúmenos en esa casa, como el guido de Jersey llamado Enzo, el subidito de Matt y esa cabrona llamada Britney (¡y yo que creía que me enamoraría!), pero él de momento se lleva la palma.


El movimiento

Sin lugar a dudas fueron las nominaciones, que hablaron demasiado alto y demasiado claro ya en la primera semana. Pero lo que realmente me tiene confundido es que, después de esa declaración de intenciones, Hayden acabara cargándose a la tercera en discordia de una alianza de dos. Cómo dijo él (o Matt, ya no sé), The Brigade lleva la batuta de la edición, pero que lo haga con juicio es otra cosa. Se han ganado dos enemigos para no echar a ninguno. Se nota que a Hayden lo de pensar se le da tan bien como peinarse.


¿Qué será, será...?

Es evidente: la victoria de Rachel cambiará los colores de la casa rápidamente. Aquellos satélites que precisamente no la adoraban, ahora le lamerán el culo y será el momento de buscar alianzas más sólidas que las de un noviete. ¿El problema? Que dudo que aproveche la oportunidad, pues diría que está totalmente ofuscada y no verá la necesidad de hacerse amiga de las chicas.


Pero creo que siete días serán suficientes para que Meow Meow y su trupe se disuelvan. Tener una alianza cuando estás arriba es muy fácil. Mantenerse unidos ante la adversidad (y con caracteres tan distintos, que Enzo recordemos que está sacado directamente del neolítico) es otra cosa.


Ah, y con la intimidad que parece dar la habitación del HoH y la comodidad de esa cama de matrimonio... una sesión de edredoning parece inevitable. Dudo que Rachel tenga la misma fuerza de voluntad y decencia que el abuelo de Jordan Lloyd.

6 comentarios:

Decion dijo...

Buenísima la entrada!

Es la primera edición de BB americano que veo, lo que he visto ha sido siempre del Español.

A raíz de viciarme con Survivor no he podido resistirme y he empezado con BB.

Soy novato y no se si tendrán algún otro twist preparado, al parecer si por eso de que hay dos que se conocen. Aunque como tampoco lo han tratado mucho quizás sea una mentira del la ex-saboteadora. Supongo que tendrán algo guardado por si lo del saboteador fallaba.

Me gustan Rachel y Brendon, veo que en eso coincidimos.

Un saludo

Ivo Delgado Rivero dijo...

Hola, me uno a seguirlo, ya he visto lo tres. Y los comentaré en mi blog, por si te pasa como a mi que te encanta comentarlos y leer opiniones. Genial este blog y seguiré impaciente tus entradas. Un saludo!!

Crítico en Serie dijo...

Decion, como habrás podido comprobar, GH no tiene nada que ver con BB. Aquí es estrategia, el público no vota y por lo tanto nadie tiene nada que aparentar cuando está solo ante las cámaras. Verás que la mala leche es impresionante y que no es tanto una galería de freaks sino una panda de ambiciosos sin ningún tipo de moral. Aún así, te recomendaría ver la edición anterior porque es casi un cuento de hadas con dos grandes personas que luchan con todas las adversidades.
De momento... puede que haya más twists o no. El año pasado sólo fue un poder extraordinario que el público dio una semana (y que sirvió para cambiar toda el resto de edición, que conste). Así que, haya más twists o no, la edición puede ser genial o pésima. Nunca se sabe. Es lo que tiene la telerrealidad. Por suerte, creo que habrán hecho un buen cásting.

Ivo Delgado, ya lo estoy viendo que te has unido a seguir BB. Pero no me gusta que digas que Survivor es un placer culpable. Es televisión de la buena, a diferencia de BB que sí es un guilty pleasure, esto te lo reconozco.

anade dijo...

Pero ten en cuenta que el 'breakdown' de Annie no se debía tanto a estar nominada, sino a que su papel como saboteadora estaba en peligro. Si hubiese sido una concursante normal nunca habría reaccionado así. Pero con su secreto (y la baza de la edición) en juego... tenía que agarrarse a lo que fuese para seguir adelante. No le funciono y, como comentas, inexplicablemente prefirieron dejar a la pareja con vida. Ya se arrepentirán.

Y no entiendo que Brendon se llame a sí mismo "biggest competitor" cuando todavía ni había demostrado un mínimo de valía en las pruebas. Me fastidia la gente así de subida. Y tuvo la gran suerte de caer en ese Veto que era un regalo con gente como Rachel, Enzo, Hayden y Monet, que si no a saber lo que hubiera pasado.

Decion dijo...

Critico tienes razón BB y GH no tienen NADA que ver. Siempre he defendido que los realitys americanos son mejores que los españoles debido a que la gente se muestra tal y como es, sin preocuparse de lo que la audiencia piense puesto que no tienen voto. Aquí hacen mucho teatro.

Todos los años veía el supervivientes español, pero este año (después de haber visto mas de 10 temporadas de Survivor) ver el español daba vergüenza ajena.

Conozco a Jordan y Jeff, creo que se llamaban así, les vi en The Amazing Race.

Ivo Delgado Rivero dijo...

A ver!! Survvior es un gran show, llevo años siguiéndolos, reo que el primero que vi a ritmo USA fue Fiji, así que lo sigos desde hace unos años (poquitos, pero algunos son) y tiene una calidad y untretenimiento bestial. Estoy deseando que llegue Nicaragua y hasta entonces nos entretendremos con este Big Brother. Creo que me expliqué mal.

VIva Survivor!!!