sábado, 4 de septiembre de 2010

El jurado peleón

Aquí está otra semana mi resumen semanal de Big Brother, con un spoiler en el último apartado (¿qué será... será?) acerca de quien es el próximo HoH de la casa. Y ya sabéis que si queréis otra opinión, tenéis que visitar el blog de mi amigo Anade.


El singular Johnny Fairplay ya sabe lo que conlleva inventarse una coartada lúgubre para ganarse las simpatías de sus compañeros. En Survivor: Pearl Islands se echó a llorar porque su abuela había muerto... cuando él mismo comentaba a las cámaras que seguramente estaría viendo la tele tranquilamente en el sofá de su casa. Que en la reunión todos se rieran no impidió que se convirtiera en uno de los seres más despreciados de la televisión americana. Y Matt y su ego desmesurado, que cuesta creer que quepa en un cuerpo tan enano, necesitaban dar la nota de alguna forma. Decir que su mujer estaba enferma y que no existía una cura no creo que fuera tanto parte de la estrategia para ganar el concurso, sino parte de su estrategia para ser el centro de atención y protagonizar unas cuantas escenas. Al fin y al cabo en un reality como Big Brother no hay sitio para actos caritativos y si realmente es tan listo como dice ser, ya sabía que no le proporcionaría votos adicionales.


La reacción de Kathy en la casa del jurado, al enterarse de la mentira, era predecible y completamente justificada. No sólo ella había entrado en la casa con una moral impoluta (podía ser una marmota, pero una marmota consecuente), sino que fue víctima del cáncer y para ella jugar con las enfermedades no es motivo de guasa. Tampoco ayudó que Matt lo soltara con su insoportable sonrisa y que además fuera incapaz de pedir perdón. Y Rachel, que por más que haya acabado el concurso no olvida, aprovechó la ocasión para marginar al imbécil de Matt. Hiciese lo que hiciese en Big Brother, le llevara donde le llevara, no significa que no puedan considerar a este tío una de las peores personas que han conocido en su vida (yo no diferencio entre lo estratégico y lo personal). Y entre la presencia de Rachel (y su expresión al ver a Brendon), el cabreo de Kathy y la escena de manicura entre las dos princesas, diría que el jurado ha sido infinitamente más interesante que la casa protagonista. Y esto no puede ser bueno.


Head of Household

Queda tan poca gente en la casa que es normal que ni que sea por casualidad alguien como Lane pueda ganar una competición. Y el poder no le ha sentado nada bien. Su posición era complicada, pero a estas alturas del concurso también era hora que fuera capaz de enfrentarse a decisiones complicadas. Parte de la culpa reside en el hecho que tanto él como el resto de la casa (menos Rachel) no tuvieran que romperse jamás la cabeza a la hora de pensar. Pero aunque comentara en la gala que le gustaría competir con Hayden, si algo nos dejaron a entender sus nominaciones iniciales (Enzo y Ragan) y finales (Hayden y Ragan) es que es incapaz de traicionar a Britney (y se hubiera ido a la calla de nominarla).


Power of Veto

Lo dicho: los inútiles ya pueden lucirse y Enzo se alzó con el Veto en una competición muy emocionante. El berrinche de Ragan al final, por cierto, fue patético. Como su existencia, vamos. Y la consecuente nominación de Hayden también advirtió a la alianza del calvo y el peludo que ya no existe The Brigade.


La Expulsión

No obstante, Lane no se atrevió a dar la espalda a los chicos y decidió expulsar a Ragan. ¿Inteligente? No lo sé. Seguir con The Brigade cuando son una alianza firme es problemático, pero por otra parte Ragan es más temible en las competiciones (aunque Enzo hablara de él como si fuera el último eslabón de la evolución).


El Semáforo

Rachel: Verla en pie de guerra en el jury house recordó porqué ella es el alma de la casa. No solamente provoca y se alimenta del drama, sino que tiene una presencia inolvidable. Y que fuera tan odiada no significa que semanas después de su expulsión esté en el podio de los más populares de la edición (con el oro para Brendon). Se la hecha de menos porque era la única que (equivocada o no) tenía un par de tetas como para decir las cosas alto y claro. Hasta el All-Stars del año que viene, darling.


Britney: Voy con ella de cara a la final solamente porque no queda otra presencia suficientemente buena o carismática que le haga sombra. Pero no os equivoquéis. En una edición donde los héroes fueron Rachel y Brendon, ella no merece ganar. ¿Queréis una razón? La cobardía que siempre le atribuí ha llegado a extremos inconcebibles. ¿Por qué no votó para que expulsaran a Hayden si sabe que él la intentará echar como pueda? Se hubiera asegurado un voto en el jurado. Pero no, ella fue una miedica y temió no poder jugar con Hayden esta semana o que él le dijera algo.


Ragan: Buaaahhhh. Buaaaahhhh. Buaaaahhhh. (¿Ha sonado a berrinche de niñato estúpido? Por lo menos esa era mi intención).


¿Qué será... será?

Pues es imposible de predecir. En la fase del programa en la que nos encontramos, ser el HoH sólo comporta tener inmunidad y Hayden es el elegido. Tampoco es de extrañar, pues Lane no participaba, Enzo es inútil y Britney tiene unos dedos mucho más pequeños de los que quedan (un impedimento mortal para la prueba elegida). Es de suponer que Hayden nominará a la parejita, pero si uno de ellos dos gana el Power of Veto (que será más mental que físico), comportará la nominación de Enzo y su posterior expulsión (quien gane el PoV también es el único votante). Y quien tiene más opciones de ganar la competición es Britney, por supuesto.

1 comentario:

anade dijo...

Corrígeme si equivoco, pero Will en BB2 contó que tenía leucemia, ¿no?

Creo que os tomáis el concurso demasiado en serio. Vale, comprendo que esa mentira pueda ofender a ciertas personas, pero es que hay que entenderla dentro del contexto del juego. Matt no lo contó mientras se tomaba unas cervezas con cinco desconocidos, sino en una casa donde estaba para ganar 500.000 dólares. No es algo tan horrible.

Me hace gracia que te burles de Ragan por ser un llorón pero luego te olvides del drama continuo que montó Rachel en su semana de expulsión. ¿Ya no te acuerdas de sus llantos bajo las sábanas o del berrinche que se pilló porque Kathy la eliminó en el PoV?

Pero sí, estoy de acuerdo en que Rachel ha sido con diferencia el personaje de la edición. Cosa que tampoco tiene ningún mérito, porque apenas tenía competencia (sólo Britney) y utilizó una fórmula que nunca falla: coger un poco de Janelle, otro tanto de Jen y Jordan, y llevarlo todo al extremo. Como dice Ragan, "Rachel estaba tan obsesionada con hacer buena televisión que se olvidó de ser buena persona". No le falta razón.