viernes, 17 de septiembre de 2010

La talla de los adversarios

Si se tuviera que medir la calidad del juego de los concursantes de Big Brother 12 por la talla de sus adversarios, incluso Lane quedaría reducido a Hobbit de la Comarca. Sin legitimar una estrategia, la de los Brigade (o los otros miembros de la alianza), su reputación seguramente quedado como la de los tarugos más inútiles de la historia del programa. Esto va por Britney, por Ragan, por Matt e incluso por Annie (y podría seguir con la lista hasta llegar a Brenchel sin nombrarlos). Por eso en la gala final todos se dieron prisa a magrearse verbalmente los unos a los otros para incluso inventarse unas cuantas alabanzas acerca del Meow Meow, un ser con terribles delirios de grandeza. Pero la verdad, por más que la maquillaran y le pusieran más volumen que al tetamen de Rachel, es que fueron unos estúpidos, ignorantes y engreídos sin sal con la que amenizar la edición. ¿Y todos criticaron a Jordan antes de entrar en la casa?


La rubia de Carolina del Norte, por lo menos, tuvo la alianza (en realidad una relación) más heroica de toda la casa, ganó dos HoH y se supone que voló debajo del radar hasta la final, cuando fue marginada por Chima, insultada por Lydia y agredida verbalmente por Russell. En contraste, ¿se puede saber qué hicieron estos pardillos? Pues se ofuscaron en expulsar a dos seres malignos como Rachel y Brendon para quedarse con una alianza de palurdos que dominó la casa. Con sus (enormes, catastróficas) diferencias, fueron un poco como los alemanes en los años treinta: dejaron que alguien pusiera un enemigo en el punto de mira de una forma arbitraria y se dejaron convencer por razonamientos equivocados con la única finalidad del bienestar común. Curiosamente, el judío de la casa fue de los primeros en oler el hedor a títeres.


Para sacar a relucir la poca clase que corría por esas cuatro paredes, sólo hizo falta contemplar la conducta de personajes como Monet y Britney. La primera, al preguntársele si seguía pensando que Rachel era “una puta” como siempre iba diciendo por la casa, dijo que no se retractaba (una cosa es afirmar que es pesada, una exhibicionista... ¿pero una puta?). Y luego estuvo Britney, la más querida y que demuestra porqué las mean girls de instituto hoy en día aún siguen reinando en los institutos: no tuvo bastante con meterse con Rachel cuando estuvo en el juego, sino que encima se reía de ella en plató junto con el frustrado de Ragan. Eso no fue clase, sobre todo cuando se pasó las 24 horas del día pensando en su madre durante tres meses. Como comentaban ayer muchos seguidores de los feeds del programa, Britney y Ragan ya podían decir que Rachel y Brendon eran seres rastreros, pero desde el primer día fueron la rubia zorrona y el gay amargado quienes rajaron hasta la extenuación.


Por la talla de todos estos concursantes, valorar la victoria de Hayden es insustancial. Reconozco que, a diferencia de Enzo y Lane, él tuvo cierta visión estratégica, nunca tuvo broncas gratuitas con nadie (ni fue tan lagarto como Enzo con su confesión Brigadiense) y fue de los pocos concursantes que ganaron algo (aunque tuviera un paréntesis entre el principio y el final de la edición). Algo en lo que, por supuesto, el guido no estaría de acuerdo, después de hacer alarde de sus delirios de grandeza como si fuera un genio a la altura de Maquiavelo.


De hecho, por invenciones, la manera de definir The Brigade. Fueron cuatro hombres que estaban unidos de escondidas. ¿Pero qué cojones es eso de que todos tenían un objetivo social y que cumplieron con la misión? Eso se lo sacaron de la manga en el último minuto para hacer creer que tenían un plan, pues justamente si la alianza casi tuvo fisuras fue porque se relacionaban con otros (Matt fue expulsado por llevarse demasiado bien con Ragan, Lane se hubiera largado con Britney de haber podido).


Pero bueno, allá ellos con sus falsas leyendas de superación. La odien o no, Rachel les dio la vida a ellos y a toda la edición (de aquí que siempre que podía, Big Brother la hacía el centro de atención). Brendon después fue el caballero que nunca supo ser con la chica de Las Vegas en la casa. E incluso Kathy, que pasó por allí, tuvo más personalidad que cualquiera de los demás concursantes que, por una vez, no pudieron considerarse ‘players’.

4 comentarios:

Ivo Delgado Rivero dijo...

Britney favorita!! Rachel y Brendon apestan,

Decion dijo...

Esta ha sido la primera edición de Big Brother que he visto y creo que no es una buena edición para iniciarte en el realiti. Me ha decepcionado muchisimo hasta el punto que vi la final por verla mientras hacía otras cosas, mirandola de vez en cuando de reojo cuando salía Rachel.

Si en un mes empezara una nueva edición no la vería, menos mal que para la próxima faltan tantos meses que de aquí a Julio me da tiempo a reconciliarme con el programa.

jeff dijo...

decion: no creas ke todas las ediciones d bb usa son igual d malas hay unas sobervias.como las 5,6,7(all star) tbn la 10 me gusto.

en esta hubo pokos personaje ke valieran la pena y ya todos sabemos kienes son.

Crítico en Serie dijo...

Jeff, ya sé que no todas las ediciones son iguales. La 11 me encantó por el cuento de hadas que protagonizaban Jeff y Jordan. BB8 me agobió bastante con tanto Evel Dick, pero no estuvo nada mal. Pero mi preferida fue BB6 con la inmensa Janelle. Ahora tengo a medias BB7 y también he visto BB2. Así que algo he visto ;)