viernes, 10 de septiembre de 2010

Los catedráticos de Jersey Shore

El verano pasado los chicos de Jersey Shore enseñaron estilos de vida como el GTL (Gym, Tan, Laundry), con el que complementar las mañanas (y revitalizar el cuerpo), cómo evitar las granadas en una discoteca, que con hostias todo se resuelve, que no hay mejor maromo que un gorila cachas de cabeza jugosa, y que si quieres seducir a tu príncipe azul no hay nada mejor que pillarte una cogorza descomunal, hacer la vertical en medio de la pista de baila (cuando el atuendo, de por sí, ya ni cubre) y ser monógama sólo por una noche. De no ser por estas maneras, seguro que Snooki nunca hubiera conocido a ese croissant llamado Emilio y que tanta alegría le dio al cuerpo.


Pero entonces Obama era ese bonachón que iba a llevar el cambio en la sociedad estadounidense y no el ogro en el que se ha acabado convirtiendo. Bajo su mandato, por ejemplo, la pobre Snooki tuvo que pasarse al spray bronceador por culpa de los impuestos que el presidente elevó en los rayos UVA. “Por su culpa no puedo ponerme morena. McCain esto nunca lo hubiera hecho, porque él es blanco y entiende lo que significa estar pálido. Obama, en cambio, está claro que no lo necesita”, soltó indignada la guidette en miniatura mientras su gorila particular la embadurnaba hasta tal punto que gotas marrones le caían por la cara. Dudo que fuera consciente del historial del republicano con los melanomas, esos tumores en la piel que casi impiden su carrera presidencial. Pero con las nuevas leyes, también llegaron nuevas costumbres, y lo que antes consideramos una relación tormentosa (Sammi era una perfecta maltratadora psicológica) ahora se quedaría en nada, pues lo de Sammi (aka “the sweetest bitch you’ll ever know”) y Ronnie estoy seguro que sería perseguido judicialmente por Bibiana Aído.


Los dos lo dejaron en directo en la reunión de la apocalíptica primera temporada. Bueno, lo dejó él tras observar las malas artes de su novia en unas imágenes inéditas. Pero de víctima a verdugo hay un paso, y con el falso retorno con Sammi, él aprovechó para enrollarse con todo lo que se movía (morreos a tres bandos, magreos a tutiplén) para regresar a la cama con ella después de los toqueteos con cualquier trozo de carne bailongo (Crimen I). Y la guinda del pastel es que encima el gorila cuya cabeza no es muy juicy se indignó cada vez que ella se volvía paranoica (con acierto) y la llamaba de puta para arriba (Crimen II).


Sin embargo, esta temporada ha servido para enseñar otras lecciones vitales como que no debes meterte en una relación tan enfermiza como la mencionada. O cómo convertir el soplo de los cuernos en un golpe de tuerca propio de la ficción, con carta anónima escondida entre las bragas incluida. Claro que también ha habido temas más prácticos sobre cómo maniobrar dos grupos de chicas distintos dentro de una misma casa, sin que se enteren de la presencia de las otras, y encerrar al “hipopótamo” en una habitación (mientras ellos se lo montan con las otras); que los rellenos de silicona flotan en el agua de los jacuzzis; y otras clases que era necesario repetir como que mejor no te metas con J-puños-de-acero-Wow porque es tan agresiva como tetuda (este año dos tallas más que el pasado), cómo tener un torso infinito (The Situation, por más que se baje los pantalones, nunca llega a mostrar nada) y como ser tan imbécil como “aquí introducid el nombre del miembro del reparto que más rabia os dé” (Emilio incluido, pues su llamada de “esta noche me he follado a otra y soy sincero así que no te enfades y si no lo entiendes es porque eres una puta y que te follen” entra en el baúl de lo más basurófilo del año).


Lo mejor es que tenía dudas de si este año serían igual de infalibles, ahora que son famosos y reciben sueldazos por un mes de “trabajo”, pero está claro que sus dotes para las relaciones públicas, por crear drama, su inteligencia emocional y también sus valores son ajenos a su cuenta corriente. Si ya eran fantabulosamente pordioseros antes, ¿por qué iban a cambiar?


Y ya puestos, para los que saben apreciar semejantes elementos de escoria bronceada y maleducada, aquí tenéis su sketch parodiando Crepúsculo en el show de Jimmy Fallon:


4 comentarios:

Mrproper dijo...

Hola, me llamo Israel Navas y soy el nuevo Community Manager de Sensacine.com.

Acabamos de lanzar un nuevo rediseño de la web mucho más orientado a la interacción con nuestros usuarios de modo que para nosotros la parte de comunidad es una prioridad. Por esta razón me pongo en contacto contigo como integrante destacado de esta comunidad.
Me gustaría ofrecerte la posibilidad de formar parte de un selecto grupo de “Blogs Amigos de Sensacine” en el cual podrás disfrutar de muchas ventajas:

-Reuniones y quedadas periódicas entre Bloggers.
-Asistencia a preestrenos de películas.
-Recibirás información y dossiers personalizados con la última actualidad.
-Colaboraciones e intercambio de banners.
-Premios y concursos exclusivos para nuestra audiencia y mucho más…

Si estas interesado en que colaboremos para construir la comunidad más grande, dinámica y participativa de fans del cine hasta la fecha…

¡No lo dudes un momento y únete a nosotros!

Para hacerlo simplemente respóndeme a este mail ( inavas@sensacine.com ) indicándome la dirección a la que deseas que te contactemos y la URL de tu blog.

Dentro de muy poco comenzará una nueva forma de entender el cine y tú estás invitado a formar parte de ella.

Un saludo Israel Navas.

anade dijo...

Jersey Shore mola todo.

La verdad es que me siento un poco sucio después de terminar un episodio, pero es que es un programa tan adictivo. Y, como dices, tiene tramas absolutamente brillantes que ya quisieran muchas series para sí.

Snooki está camino de convertirse en una de mis personas favoritas ever. Que, vale, es una choni ignorante y algo zorrona, pero tiene un gran corazón y es imposible no sentir simpatía hacia ella. :)

Tokky dijo...

Sabesissi hay alguna maera d econseguir los subtitulos?

De la segunda temporada

Tokky dijo...

LA primera temporada es salvaje. Pedazo d elementos juntaron.