miércoles, 27 de octubre de 2010

Pérdidas en la oficina

Se supone que el humor de oficina es universal y que por ello Outsourced debía triunfar como la espuma situada detrás de Steve Carell. Esto, como se ha demostrado, no era así, pues la retención en la programación es un concepto que tiende a funcionar a corto plazo. Si se coloca una serie detrás de un éxito, uno se asegura que el primer día la novata tendrá cierta audiencia, pero si los perfiles no encajan (o el producto desmerece), la serie irá decayendo en términos numéricos. Y las ridículas situaciones de unos indios de brocha gorda no encaja con el humor de Michael Scott, sobre todo porque la oficina tiene la vista demasiado puesta en el exterior.


Son dos mundos distintos, como también lo era Rockefeller Plaza que tampoco destacaba con tan buen lead-in. Y es que, de hecho, allí sólo encajaría Parks & Recreations, que proviene sin disimulo de la misma escuela, y la NBC se niega a dar un espaldarazo a su querida Amy Poehler, a la que consideran un anzuelo que debería atraer millones por si misma. Eso sí, estamos a finales de octubre y aún nadie sabe pronosticar cuando volverá Leslie Knope.


En el caso de Outsourced, sin embargo, es difícil concluir si es su mediocridad la que provoca el rechazo (cada semana ha ido perdiendo adeptos) o si vivir en la cadena del pavo real es lo mismo que nacer descastado en la India. Lo más probable es que se trate de una mezcla de ambas variables, porque la NBC es torpe, pero esta nueva comedia es un pozo en el que se van perdiendo las buenas ideas. A algunos les parecerá ofensivo que dediquen veinte minutos cada semana a meterse con una cultura a base de chistes facilones, pero justamente este concepto es el que me motivó a darle una oportunidad. Sin embargo no me convence hacia donde han ido a partir de esta premisa.


Los personajes de esta centralita telefónica son entrañables: el parlanchín da miedo cada vez que abre la boca, el seductor sabe transmitir ilusión con la mirada, la guapa atrae, la silenciosa se nos gana con un solo grito y el jefazo americano es lo suficientemente mono como para encandilar y lo suficientemente normal como para dejar que los demás lleven la función. Por esto cuesta entender que no se queden todo el día atrapados en la oficina con el abanico de posibilidades que ofrecen las llamadas telefónicas, los choques de caracteres y culturas, y los estúpidos artículos de broma que venden, mientras por la calle se pasean unas cuantas vacas sagradas. Eso daría para una sitcom divertida. Pero cuando deciden salir a cenar y darles demasiada vida fuera del trabajo semana sí y semana también, cuando crean triángulos amorosos innecesarios y añaden personajes externos que no pintan nada, de repente pierde todo su potencial. No hace falta que juegue con las mismas bazas que The Office, pero no le hubiera sentado mal emular la condición de jaula de grillos de la de Michael Scott. Y es que si el énfasis se deposita en aquello que está fuera, ¿por qué debería ir yo al día siguiente a la oficina?

4 comentarios:

fon_lost dijo...

Outsourced me parece el mejor estreno de las comedias esta temporada. Es cierto que como el Piloto, ningún otro episodio me ha divertido tantísimo, pero siempre tiene algún momento de esos de carcajada. Ahora que tiene temporada completa, espero que se centren y nos hagan reír de verdad. El capítulo de mañana promete.

martinyfelix dijo...

Para mí fue el mejor estreno de la temporada, que por otro lado no es decir mucho, porque ha estado muy floja. Pero su evolución no me está convenciendo del todo, no le están sabiendo sacar jugo al choque de culturas y como tú bien dices meten tríos amorosos que no pegan ni con cola. Algunos de los personajes están graciosos y tienen buenos puntos, pero el resto esta muy flojo.
Y tienes razón, un estilo 'The Office' podría haber estado muy bien. Pero que muy bien.

Bah, habrá que ver que hacen.

manganxet dijo...

Yo creía que empezaría a mejorar conforme avanzaran los episodios, pero de momento se ha quedado en algo mediocre... si continua así no creo que siga con ella.

Yorch dijo...

El problema de la serie, que tiene visos para ser algo bueno, es lo que comentas en el último párrafo. Lo del triángulo amoroso me sobra totalmente... pero parece ser que si no hay amor del superevidente, los programadores no las quieren..

Aún así, tiene momentos bastante buenos que me hacen reír.