viernes, 14 de enero de 2011

El gran hombre blanco

Off The Map se sitúa en “algún lugar de Suramérica”. Un exótico paraje donde los doctores deben salvar las vidas de los pueblerinos del “tercer mundo” con las pocas ayudas que les llegan del exterior y donde no hay un sólo centro médico en condiciones en “200 millas a la redonda” pero por la noche pueden tomarse una cerveza fresquita en un chiringuito-discoteca con luces de colores y música sabrosona. Donde, si hace falta, en medio de una operación el médico saldrá a la selva, trepará por un árbol y cogerá cocos para poder hacer una transfusión. Oh, sí. Pero lo mejor es que los clichés más pobres no van solamente en una dirección.


Mientras que los indígenas son “salvados por la gran esperanza blanca” (en palabras de la única doctora suramericana, como para quitar hierro a la premisa humanitaria y sin tener en cuenta que uno de los “blancos” es negro), los gringos deben demostrar que no están allí solamente para limpiarse la conciencia, aunque no sepan ni dos palabras de español y lleguen con aureola de Mesías. Lo mejor es que, en un país donde se supone que no existen especialistas para poder cuidar de su gente, los pocos doctores que hay (yanquis) se dedican a menospreciar a los recién llegados por su condición de niños mimados. Según su opinión, no están preparados para enfrentarse a practicar la medicina en el sitio “donde se creó”, puesto que hay plantas, raíces y cocos para salvar medio (tercer) mundo. Suerte que ellos ya se encargarán de redimir sus pecados con ridículos argumentos del estilo “fui tan orgulloso que perdí toda mi familia, así que, señor (que no entiende ni una palabra de lo que le estoy diciendo), deje que salve la suya aunque sea norteamericano”.


Teniendo en cuenta que la creadora es Jenna Bans, forjada en la factoría de Anatomía de Grey y Sin Cita Previa (y Mujeres Desesperadas, aunque duela decirlo), y que la productora ejecutiva es Shonda Rhimes, podéis imaginar que además el tacto es máximo. Intenta mezclar tanta veracidad geográfica (sigue impresionándome que Cruz del Sur se niegue a situarse en algún punto de tan inmenso continente, como si Chile, Surinam, Venezuela y Brasil fueran la misma cosa) con grandes momentos emotivos. Desde momentos confesionales (“por culpa de la agresividad del modelo de residencia hospitalaria americana, que me obligó a estar despierta tres días seguidos, hice que un niño muriera”), al guapérrimo Martin Henderson quitándose la camiseta o el típico caso del turista que debe tirar las cenizas de su esposa en un estanque latino, aunque esté en una camilla (¿y cómo demonios pasó los controles de los aeropuertos de EEUU?).


Lo peor es que, si no fuera tan insultante, quizá se podría perdonar a Off The Map, que no llega a la grandeza inicial de Anatomía de Grey pero supera (en cuanto a ritmo, diálogos, personajes) a la infumable Private Practice. Y otro defecto, que no quedará bien decir, es el error de cásting que supone Zach Gilford. Es un actor que te hará a la perfección el papel de marginado, de timidillo, de reservado, pero no el de chulito de turno.

8 comentarios:

titania (Verónica) dijo...

Jajaja... tus primeros párrafos son geniales Pere, completamente de acuerdo contigo, si es que hasta me reí un par de veces en voz alta de la vergüenza ajena. Lo del chiringuito y el ventilador esa para partirse y cuando me vi en el lago de la luz al tipo en la camilla con el gotero a modo de vela y a ellos dos en plan "humanitarios" casi me da algo (sin hablar de que las "luciérnagas" se encendían cuando se las perturbaba, q con una piedrecilla era suficiente, y la barca por ahí remando y no se ve a ni una, en fin).
Llena de tópicos, muy fácilona, predecible y prepotente... peeeroooo... yo sigo, jejeje.
Déjame echarle un cable a Zach, que sólo ha pasado un episodio, a mí tampoco me parece que esté tan fuera de tono, pero con ese guión que le dan poco más se puede hacer. Yo confío en mi Matt y es que con sólo verle a él y a la prota de Wonderfall a mí me basta de momento.

Amethyst dijo...

Pues iba a escribir básicamente lo que ha puesto titania (Verónica) así que me lo ahorro. Comparto contigo la crítica y, como ella, a pesar de ello me han engatusado y allá que voy...Porque licencias se las toman todos (sino véase las series de institutos en los que pasa de todo). También me he reído un par de veces.Lo del bareto nos ha dejado a todos con un enorme WTF! y yo no veo tan mal a Zach... puede hacerlo...

También comparto que mejor que Private, of course!

Bss!

satrian dijo...

A mí no me parece que Zach lo haya hecho tan mal, solo se nos tiene que quitar su imagen de FNL que tenemos reciente, en el resto completamente de acuerdo, yo no me la quedo, demasiadas cosas chocantes para pasarlas por alto.

Jaina dijo...

Jaja, me he echado unas buenas risas con la crítica. Creo que es lo esperaba o más. Demasiados WTF y cosas sin sentido. Me lo voy a pasar pipa este domingo.

Por cierto, lo de no especificar el lugar creo que está hecho a posta para tomarse tantas licencias xD

Crítico en Serie dijo...

Titania, yo estaba en un punto intermedio entre reírme y pegar puñetazos a los cojines. De verdad, las licencias que se toman son muy bestias y no me quito de la cabeza ese "somewhere in South America". ¿Puede haber menos documentación, por favor? Y muy bueno este punto que remarcas de las luciérnagas. No notan la barca pero sí unas cenizas que no pesan. XD

Amethyst, yo voy a seguir con ella porque me cuesta mucho no engancharme a esta clase de productos. También te digo que si sigue con estas licencias tan cutres yo me largo... ;)

Satrian, yo tengo la impresión de que Zach no tiene suficientes registros para interpretar este personaje. Su forma de hablar, para empezar, ya no es de chulito de playa. Y esto no significa que sea mal actor, sino que debe vigilar qué proyectos elige (Jesse Eisenberg, por ejemplo, jamás hará de rompebragas).

Jaina, yo también me lo pasé pipa cargándome el piloto de Off The Map, pero es que lo dejan a huevo. Una cosa es criticar por criticar y la otra es meterse con algo que se lo merece.
Y sí, se toman muchas licencias y es lo gracioso, porque todos tienen pinta de los típicos inmigrantes mejicanos que vemos en todas las series, Valerie Cruz, por ejemplo, se nota que su lengua habitual NO es el castellano y encima eligen unos planos de la montaña esa que vimos en Perdidos que hace que notemos (a saco) que están en Hawaii y no "en algún lugar de suramérica".

Prax dijo...

Era de esperar y no creo que nadie pusiese esperanzas en cuanto a la calidad de este refrito de ShondaLand. Sin embargo, qué digas que es superior a Private Practice, me alarma. Tenía pensado ponerme con ella, he leído que aunque al principio es floja, remonta muchísimo a partir de la 3ª temporada. ¿Has llegado hasta ahí?

Crítico en Serie dijo...

Prax, Sin Cita Previa es mala se mire como se mire. Llegué a la 3ªT, de la que sólo vi un episodio o dos, y siempre fue basura. Es como si entraras en un bucle del peor episodio de todo Grey's, en el que tanto Izzie, como George, Cristina y Meredith son insoportables a más no poder.

manganxet dijo...

La verdad es que tampoco le iba a pedir casos y aspectos verosímiles, solo quería líos entre médicos y conmigo no han conseguido que conecte con los personajes. No voy a dejarla ya, porqué hacer un buen piloto es muy difícil, pero si la cosa continua así la dejaré.