martes, 8 de marzo de 2011

J. Lo, Steven Tyler y los 13 magníficos

Que no pase una semana más sin decirlo y argumentarlo: J. Lo y Steven Tyler son unos sucesores más que dignos. De hecho, ya casi ni me acuerdo de ese británico gruñón que empezó a ser alguien por meterse con los concursantes. ¿El truco de los nuevos jueces? No intentar emular a ninguno de los anteriores jueces. Él y sus caras y la ternura de la chica del Bronx son claves para entender su aceptación popular, pero también lo es la sinceridad de sus palabras y el inmenso bagaje que llevan ambos a sus espaldas. Viven la música (sobre todo él) y también viven de ella, y se supone que saben lo que se tiene que tener (en este caso, quizá más ella, que musicalmente es un producto). Además, ambos quedan bien delante de la cámara y no hace falta que sean crueles para comunicar a los concursantes su opinión. Es un programa en positivo y no chirrían sus aportaciones, pues aunque no se les valora, también dicen verdades como un templo entre acto de bondad y de cariño. Entre estos dos astros es normal que Randy haya terminado con una crisis de identidad, creyendo que es el perro ladrador de Simon Cowell pero con las mismas 10 limitadas expresiones de siempre.


Dosis de realidad

Y ahora sí toca hablar de los ‘idolitos’. Por suerte América votó de una forma coherente y el top10 no está repleto de Tim Urbans. Jordan Dorsey, Rachel Zevita, TaTynisa y Julie Zorrilla, por ejemplo, ya se encargaron ellos mismos de cargarse todas sus posibilidades con unas actuaciones lamentables cuando Jordan y Julie tenían verdadero potencial (guapos, correctos vocalmente y, en el caso únicamente de ella, simpáticos). También hubo pequeñas dosis de realidad dejando fuera a Clint Jun Gamboa (un Harry Potter sin magia), Brett (demasiado divo por no tener la voz de Jacob Lusk) y los feos-que-iban-de-guapos, Robbie y Jovany. Otros que, en cambio, dan más pena son Tim Hilperin, Lauren Turner y Kendra Chantelle que, sobre todo en el caso de estas dos últimas, son terriblemente aborrecibles a pesar de sus increíbles voces.


Las wild cards

No sé a qué se dedican las tweens este año. En lugar de elegir a Stefano Langone por méritos propios y su preciosa sonrisa, tuvo que ser el jurado quien lo salvara. Y le doy el visto bueno a la elección, de la misma forma que estoy encantado con la inclusión de Ashthon. Puede que desafine y tenga que controlar su voz, pero sus aires de diva en lugar de ofensivos me hacen mucha gracia. Se la ve cariñosa y su discurso sobre lo amigos que eran todos fue creíble. Naima Adepapo, en cambio, quizá no merecía ser salvada. No es que no tenga talento (aunque para vestir está claro que no), pero era una apuesta distinta y arriesgada y el público no la abrazó (como sí han hecho con Paul McDonald, el mejor chico y una elección extraña para American Idol). Otras con más talento y menos minutos en pantalla (que a Naima la hemos limpiando retretes con más ángulos que Matrix), como Kendra, bien podrían haber obtenido el mismo favor por parte de Steven, sobre todo tras su gran actuación bajo presión.


Inteligencia

La que sí supo aprovechar sus dos minutos de gloria fue Pia Toscano. Todos sabemos que la actuación no era digna de ovación, puesto que el mérito residía más en la canción (Thia la hubiera cantado igual de bien y se la hubieran cargado por robótica, seguro). Y así la chica ha conseguido quitarse de encima la falta de minutos en pantalla durante las audiciones. Otra que, por otra parte, quizá no se merece tantos es Karen Rodríguez, que se le ven las intenciones con tanta defensa del español. Tendrá el voto latino, que la llevará muy lejos, pero muchas simpatías no está despertando. Y otro al que no veo es a James Durbin. Mucha historia de autismo, tics faciales (materia que conozco muy bien) y mucho berrido ultrasónico, pero su imagen de rockero es vergonzosa. Esto se lleva en la sangre, no en el disfraz.




Favoritos (y favoritos)

Y mientras que los pulmones de Jacob Lusk despiertan tanta euforia en el jurado, cuando yo oigo algún que otro desatino y demasiada exageración y afectación, y Casey Abrams se ganó al mundo entero con su versión psicodélica de Put a Spell on You (y su comentario sobre que tiene cara de servir hamburguesas, muy cierto), yo me quedo con Haley y los tweens. Para empezar, la pobre chica recibió unas críticas despiadadas por su Fallin’, cuando lo interpretó a la perfección con sus tremendísimas cuerdas vocales y su único error fue cantarla como si fuera una canción seductora. Y Scott McCreery, Lauren Alaina y Thia Megia están siendo severamente juzgados únicamente por su edad.


Thia no es que sea un robot, sino que para algunos es demasiada perfecta. Y Pia hizo la misma actuación, quizá no tan bien entonada, y la gente se levantó. Que le den un respiro a la Miley asiático-americana que tiene 16 años y se come a la mitad de sus compañeros sólo de abrir la boca. Y Lauren Alaina más de lo mismo. En las entrevistas parecerá que está medio colocada, pero su dominio sobre el escenario fue alucinante, a años luz de cualquiera de sus compañeros, y eligió no gritar a cambio de cantar, como si lo que ella hacía no requiriera ningún esfuerzo cuando era todo lo contrario. Y Scotty... vamos, que tiene dos canciones y parece George W. Bush Jr, pero este chico ha nacido para cantar lo que sabe cantar, country puro. Así que menos criticar la edad de estos tres concursantes y más aceptar que han nacido para esto. Sobre todo en el caso de estos dos últimos, que para añadirle morbo, hay quienes vaticinan un romance entre Lauren y Scotty. Como si les faltaran razones a los pequeñajos de las casas de la América profunda para votarles semana sí y semana también.


1 comentario:

fon_lost dijo...

La has clavado! Totalmente! Nadie echa de menos ni a Simon ni a Kara. De hecho...¿dónde se ha metido todo este tiempo Mr. Tyler? ¿Y JLo con sus dramas? (la Lambada de JLo merece una entrada aparte, todo sea dicho). Yo sentí las expulsiones de Robbi y Julie, y aunque un poco menos, también la de Tim (por no hablar de Jacee que se quedó a las puertas). Me gustó que salvasen a Naima: me gusta desde los castings y es algo muy diferente al resto (aunque vaya a durar mas bien poquito). Ashton va de divona, pero no me gusta. El que sí me gusta es Paul. Mola mil, nada más que añadir. Y Pia me gusta muchísimo también. Karen va a lo que va, canta muy bien, pero no termina de convencerme en otros aspectos. A Scotty no puedo ni verlo (clavara el country, vale, pero no lo soporto). James va de Adam Lambert y como que no le llega ni a la suela de los zapatos. Jacob no me gusta. Thia me gusta, y Lauren también! Veamos quién/es son los primeros en caer!