miércoles, 9 de marzo de 2011

Las esposas de Paul Young

Mejor que no leas esta entrada si aún no has visto el último episodio de las Desesperadas, el 7x16.


Pocos destinos hay más trágicos que los reservados a las señoras Young: un descenso en los infiernos y un tiro en la cabeza. Las razones que las llevan al suicidio, sin embargo, no pueden ser más dispares. Mary Alice, la primera esposa, se buscó su suerte ella misma, enterrando un cadáver en el jardín. Pero el caso de Beth era muy distinto. Incapaz de reconciliarse con una realidad mucho más atroz de lo que hubiera imaginado, la pobre chica se acercó a una sala de urgencias y se quitó la vida para donar sus órganos. Ella era bondadosa y generosa y lo fue hasta su último suspiro. Y con su trágica despedida, Beth Young vino a decirnos que no todo el mundo ha nacido para vivir (y sobrevivir) en Wisteria Lane.


Su inherente bondad, que pecaba de ingenua, también es la responsable de que su suicidio haya sido tan duro. Ya intuíamos que la pobre Beth no llegaría viva al final de temporada, pero lo trágico del asunto es que fuera ella quien decidiera acabar con su vida, engañada por su marido y despreciada por su propia madre, tan o más malévola que Paul. Y son estas pequeñas dosis de humanidad y de grandeza, de meter el corazón en un puño tras reírnos un buen rato, que hacen que estemos pegados a la pantalla tras siete años de Mujeres Desesperadas. El abanico de emociones que ofrecen siempre es muy variado y seguramente desde el intento de ahorcamiento de Eddie Britt que no experimentábamos esta clase de tristeza, sin ironías que amortigüen el golpe.


La decisión de apretar el gatillo, no obstante, nos lleva a preguntarnos por enésima vez si ésta no debería ser la última temporada de Bree y compañía. Y no lo digo porque piense que están agotadas, puesto que soy de la opinión que se puede superar el ligero bache de las últimas semanas, provocado por una trama tan lamentable como la de Gabrielle y su muñeca (que por otra parte también nos brindó su momentazo con la monja). La cuestión es que, como todo relato bien escrito, da la impresión que todos los caminos llevan a Roma. Empezamos con Paul como villano, con el suicidio de su primera mujer y con un Zach desquiciado y, ahora que la historia se repite, sería una lástima que no lo aprovecharan como la guinda del pastel.


El creador de la serie, Marc Cherry, siempre dijo que había pensado Mujeres Desesperadas en siete tomos, pero durante la quinta temporada firmó para alargarla hasta los nueve. Por lo tanto, es inevitable que nos carcoma la duda de si estamos viendo lo que tenía que ser el clímax final de la serie o por el contrario se ha guardado un as en la manga para cuando le llegue la hora. De momento, da la impresión que tras siete años las cuatro desesperadas han encontrado un punto de equilibrio en sus vidas y sus familias. Todo huele a final, al igual que el declive en audiencia y las complicadísimas renovaciones de contrato de Felicity Huffman, Marcia Cross, Teri Hatcher y Eva Longoria. Claro que no sé si estoy preparado para que se despidan. El día que las chicas de Wisteria Lane desaparezcan de la tele, también será el fin de una era. Y tampoco seré yo quien apueste contra Cherry. Lo que él diga irá a misa.

6 comentarios:

Abril22 dijo...

La verdad es que no me esperaba este final. NO intuí lo que iba a hacer hasta que sacó la pistola del bolso. Me quedé helada no lo siguiente. Menudo final de capitulo. Deseando ver el siguiente.

A mí la trama de Grabrielle y su muñeca me pareció bien llevada. La muñeca no es más que una metáfora de la niña que se fue (Momentazo de Eva Longoria ese Adiós llorando) y de ella misma cuando era pequeña. A la Monja la puso en su sitio pero bien otro gran momentazo de Longoria esta temporada. Me está sorprendiendo mucho. Grabrielle Solís es mi preferida de las 4 Desesperadas por ese punto de Superficialidad y Comedia que tiene y porque me parece que está con una cabra en el buen sentido... Pero le han dado un dramón a Longoría y se está saliendo y me Encanta porque me sorprende. Las otras 3 actrices han tenido tramas más dramáticas a lo largo de las temporadas y ya me sorprendieron en su momento.

Veremos cómo sigue!!

fon_lost dijo...

Estoy totalmente contigo. ¿Qué será de nosotros sin nuestra ración semanal "desesperada"? Estoy encantado con la temporada, y aunque ha tenido un par de episodios más flojos (la trama de Gabi ha sido como extrañísima, y lo del riñón de Susan es la "releche"), no puedo estar más contento y feliz con mis chicas. De hecho, por mí que la serie siga hasta la novena temporada, que ahí seguiré yo al pie del cañón. ¿Que esta es su last season? #drama

martinyfelix dijo...

El tema de Susan ya me parece que se está repitiendo, y lo de Gaby ha dado pie a varios puntazos, pero es cierto que es un trama demasiado "bizarra", incluso para las desesperadas.
Y aunque me duela decirlas adiós para siempre, es muy cierto que la séptima sería perfecta para cerrar el círculo.

Crítico en Serie dijo...

Abril22, cuando la enfermera le dice que se ha equivocado de planta, yo pensé "oh, no!". Es que el mérito está en que no apreciábamos excesivamente a ese personaje, pero es triste ver como alguien tan inocente y bondadoso se ve atrapado por la perversidad de un vecindario como Wisteria Lane. Y sí, la Longoria ha demostrado estas temporadas que funciona igual de bien o mejor que sus compañeras en el terreno dramático, a la vez que es la que tiene la mejor vis cómica. Curioso que no haya triunfado más en el mundo del cine, claro que con el apretado calendario de las Desesperadas, tampoco ha podido rodar gran cosa.

fon_lost, es muy seguro que tenga una octava temporada, sobre todo porque la ABC está bastante mal de audiencias y ésta, aunque haya bajado muchísimo, sigue siendo una de sus más vistas. Otra cosa es que, si sigue a este ritmo, no vaya a terminar en su octavo año. Ya veremos...

MartinyFelix, el tema de Susan, a diferencia de otra gente, no me molesta. Si te fijas, tampoco hacen de su drama el centro de los episodios y quizá por eso no me repite.

Sandro dijo...

A mí el personaje de Beth me ha gustado mucho, me da pena como ha terminado porque me hubiera gustado verla durante toda la temporada 7 e incluso como una desesperada más, pq nose si sere yo pero personalmente prefiero 1000 veces a Beth que a Reneé (la copia 2.0 de Edie Britt)que esta allí para rellenar hueco, nose me es muy indiferente su personaje en cambio Beth ha dado muy buenos momentazos con esos ojos saltones xd!!

:)

Crítico en Serie dijo...

Sandro, pues tengo que disentir. Beth me ha gustado porque era una clase de persona a la que no estamos acostumbrados, pero jamás podría adaptarse a la rutina de nuestras chicas y sus partidas de cartas. Quizá hubiera podido desempeñar un papel de 'refuerzo' como la Sra McCluskey o el matrimonio gay que sirven de tanta ayuda para amenizar las tramas de vez en cuando (y para que nos creamos que en el vecindario no sólo hay cuatro familias y Renee).