martes, 19 de abril de 2011

La artillería de Wisteria Lane

Saber cuando toca decir adiós a una serie no es el resultado de una fórmula matemática. Por más que haya muchas variables que parezcan indicar que quizá sea el momento, no significa que lo sea. Desde un punto creativo diría que las más destacables son la mediocridad durante un largo periodo de tiempo y la necesidad de poner punto y final a unos misterios excesivamente dilatados. Por suerte, Mujeres Desesperadas no es de estas series, de las que necesitan un cierre que dé un sentido total a la serie (como sí ocurría con Galactica, Perdidos) y encima está en sus picos de calidad desde hace... ¿seis años? Así que no voy a cometer el error de lamentar la renovación por una octava temporada como hice tras la tercera de Friday Night Lights, que después demostró tener dos ases debajo de la manga en forma de notables temporadas.


Incluso tras las señales de que quizá sí que le llegó la hora, como fueron las difíciles negociaciones para renovar contratos de las cuatro actrices (aunque James Denton diera a entender que Teri Hatcher no era la que más quería rascar), las terribles audiencias motivadas por una programación exasperante (contra los Globos de Oro, contra los Grammy... ¿y después semana sí, semana no? ¡Venga ya!) y que Marc Cherry tiene previsto centrarse en su nuevo proyecto, Hallellujah, y dejar que otro showrunnee la serie. Pero, bueno, prefiero pensar que un divo como él, que hasta pegó a Nicolette Sheridan porque no quería doblegarse ante la grandeza de sus guiones, no dejará el barco en manos de cualquiera.


Esta semana, además, Cherry sacó sus mejores armas para brindarnos un episodio de los buenos. Con el esquema mil veces ya visto de “varias situaciones de menor a mayor trascendencia, todas aliñadas con ironía y gracia que culminan con un toque emotivo” consiguieron lo que esta última temporada se les ha dado tan bien: mezclar nuestras chicas, aprovechar el bagaje de 12 años de convivencia en Wisteria Lane, que nos hagan reír y nos emocionen, abrir nuevas brechas y mantener una situación extremadamente retorcida de fondo. Vamos, que el bache de mitad de temporada ya está superado y ahora nos queda volcarnos en una recta final que apunta maneras.


A partir de aquí, spoilers del último episodio emitido, 'Moments in the woods', el 7x18.


Ver a Bree fuera de sus casillas al saber que su hijo no la considera la mayor víctima de su errática vida nos dio el opening más gracioso del año, sobre todo por la facilidad conque Cherry sabe convertir una situación especialmente dura en algo cómico (el hijo alcohólico decide superar su vicio y confesar a Carlos Solís que mató a su madre accidentalmente cuando era un adolescente); también tuvo miga cómica que Lynette descubriera lo bien que le sientan los tejanos de 500 dólares con su amiga Renée, que han sabido incorporar en la serie con extraordinaria sabiduría (tiene una clara vocación secundaria y ayuda a amenizar a las demás con sus salidas de tono, como no supieron hacer con Katherine); que Susan aún puede conectar con el espectador, cosa que hacía tiempo que no hacía; y que Paul, que empieza a superar la rabia que le consume, se ha reencontrado con su némesis un tanto loca.


Pero lo que le dio una dimensión extra a las carcajadas (también en modo extra) fue el desenlace. En un vecindario donde ha habido todos los delitos habidos y por haber, una terrible discusión entre amigos es lo que aún quita el aliento y deja con un agrio sabor de boca. Bree ha descubierto por enésima vez que intentar ser íntegra, proteger a la familia y contentar a todos es una misión imposible y la mirada de Gabby tras el cristal fue reveladora y muy triste. Y esta es la esencia de las desesperadas: hacer de tripas corazón y a la inversa. Mientras sigan así, ¿quién puede oponerse a que continúen con sus dimes y diretes?

5 comentarios:

Abril22 dijo...

A mí esta temporada me está encantando!!! Todos los actores se salen y gracias a esos excelentes guiones podemos ver las diferentes aristas de todos los actores. Especialmente esta temporada Eva Longoria está demostrando que es una gran actriz. Su personaje (mi favorito!) siempre era el más cómico de todos pero le han puesto drama y la chica se crece. Esa Bree ofendida porque no es la 1a de la lista es mortal no he podido parar de reirme.

Acabo de terminar el 18 y es una Gozada difrutar esta serie. Qué ganas tengo de ver qué pasará ahora con Bree-Carlos-Gabrielle y con Paul y la Felicia. Y ver cómo Lynette y su marido siguen esa vida boyante de pasta que va camino de ser vacía. Vanessa Williams está perfecta ojalá siga en la 8aT.

Estos americanos de dan una envidia tremenda todos los actores que salen en esta serie están muy bien hasta los niños y chavales que salen con tramas algunas difíciles. Ya sé que no debo comparar series USA con Series españolas pero supongo que es inevitable!

fon_lost dijo...

Aisss! Grandiosísimo capítulo el último emitido! Cómo han sabido retomar una trama a la que en el fondo nunca han dejado a un lado, pare darle un desenlace tan extraordinario. Qué grande! Ha sido uno de esos capítulos en los que TODAS las tramas han estado geniales, y que además todas, excepto tal vez la de Susan, van a tener continuidad. Aiss...quien viviera en Wisteria Lane.

Crítico en Serie dijo...

Abril22, A Eva Longoria ya la ascendieron de categoría hace algún tiempo. Diría que en la sexta ya tuvo sus grandes momentos. La lástima es que la serie es completamente ignorada por la crítica en la actualidad y nadie va a nominarla a ningún premio. Y sí, todos los actores que corren por Wisteria Lane son unos monstruos.

Fon_lost, la de Susan creo que tendrá continuidad. Necesitaba pasar por esa etapa para dejarla atrás y quizá esa racha de suerte le permitirá dejar atrás las deudas y volver al vecindario.

Sandro dijo...

Pues a mí aunque Mujeres Desesperadas es mi GRAN SERIE, es mi serie favorita, llevo ya unos capitulos que no "disfruto" tanto como antes, y no se exactamente pq haha.

Creo que la serie puede durar una temporada o 2 más, pero x otro lado, al ser mi serie favorita, tmb tengo ganas de ver ese Gran final (o eso espero) de MD, por el simple hecho de que estiren tanto el xiclet que al se despidan malamente.

X otra parte creo que podrían traer de regreso a Kayla (ya que a su genial madre la mataron Xd) y podrían no haber matado a Beth, creo que podría haber durado más y la cuestión es no os parece que el misterio se ha desinflado? o no guardan un as bajo la manga? nose nose.

Saludos pere.

Crítico en Serie dijo...

Sandro, ahora que lo dices ¿qué fue de Kayla? Vale que se fue con los abuelos porque estaba medio loca, pero no haber vuelto a saber nada de ella es curioso. Ahora que Marc Cherry disfruta tanto aprovechando arcos anteriores para resolverlos, ¿volverá en la octava temporada hecha ya toda una mujer?