jueves, 29 de enero de 2009

Sublime (Crítica de la 3ª temporada de Friday Night Lights)

La naturaleza del espectador es egoísta y es quejica. Si la serie que mira se cancela, la cadena en cuestión es una aberración televisiva que no se merece los derechos de emisión. Y si el programa sigue en antena perpetuamente, se lo acusa descaradamente de no ser lo que era, de acusar cierto desgaste y haber perdido parte de su identidad. Así que asumámoslo: mucho de lo bueno de la televisión debe tener un final. En el caso de Friday Night Lights, éste debería ser el último episodio de la tercera temporada, que logró remontar una cabizbaja segunda e incluso superar a la primera en su desenlace.

La petición de finiquitar los campeonatos de los Dillon Panthers no está exenta de dolor. La recta final de este año ha sido catártica. Los dos últimos capítulos, para ser exactos, son maravillosos, una sabia y justa mezcla entre pasado y futuro de lo que fueron sus personajes y pueden acabar siendo. Realmente es difícil poder explicar la magnitud de tal despedida: mi mente es incapaz de imaginar una mejor manera de despedir una serie.

Al verlos entendí el amor con el que ha sido realizada Friday Night Lights. Las grandes audiencias quizá nunca la quisieron, pero sí que la amaron los ejecutivos de la NBC que la mantuvieron en vida como pudieron durante tres años. Y la química final que desprende todo el equipo enfocado por la cámara y todos aquellos detrás de la tinta de los guiones y de las pesadas cámaras es arrolladora. Es visible el apego que tenían hacia cada uno de los personajes cuyas vidas retrataron. Los actores, además, guardaron para esas últimas escenas sus mejores interpretaciones. Ellos dicen adiós al instituto de la misma forma que dicen adiós a Friday Night Lights. Y, en esta lectura que va más allá de la pantalla, esconden sus mejores miradas, sonrisas, gritos y pequeños matices. La pasión que sienten por sus vidas en la ficción resulta encomiable. De hecho, de tan real e impoluta, la despedida me ha dejado hecho polvo.

La serie, sin embargo, no ha terminado oficialmente. De las nuevas cifras de audiencia dependerá su continuación y, pese a la fuga de personajes que habría (esto no es ningún spoiler, sencillamente es que ya les toca abandonar el instituto), veo talento suficiente como para continuar la serie dignamente. Pero, ¿vale la pena? ¿Podrá haber otro borrachuzo como Riggins? ¿Otra cheerleader perfecta como Lyla? ¿Otra conversión de zorra colegial a mujer de provecho como Tyra? ¿Alguien de corazón más puro y desgraciado que Saracen? ¿Y un proyecto de american dream tan brutalmente masacrado como Jason Street? Sus vidas han sido tan humanas y cercanas que no hay rueda de recambio que sirva. Esta serie ha tenido los personajes más bien creados y desarrollados que haya visto en televisión, siempre coherentes dentro de la efervescente adolescencia. Una vez alcanzado lo sublime, es mejor retirarse. Tres años han sido un regalo, la gloria. Ahora sólo queda que todos nos quitemos el sombrero en señal de admiración y sobretodo de gratitud.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Sublime la serie y sublime tu comentario.
A mi el final también me ha dejado hecha polvo,nunca me había implicado tanto con un grupo de personajes.Es muy dificil,diría que casi imposible,que alguna otra serie consiga hacerme sentir tantas emociones y con tanta intensidad.
Quizás tengas razón y lo mejor para la serie es que este sea el final pero es que es tan duro despedirse de ellos....

Crítico en Serie dijo...

Anónimo, muchas gracias. Sí, es difícil despedirse pero por lo menos marcharán con el listón bien alto. Claro que, de renovarse, tengo fe en el matrimonio Taylor y su capacidad de llenar el vacío con otros personajes. La cuestión es que en estos años siempre hemos visto los mismos alumnos y los nuevos aparecidos siempre se han conservado en un estado muy secundario (incluso no han querido profundizar en el novato QB). Me da miedo que, al igual que tú, no consigamos llenar esa intensidad. Es que las últimas temporadas han calado mucho.

osKar108 dijo...

Tienes muchisima razón en que este sería un final perfecto para una serie con una trayectoria ejemplar.
Si termina aquí, ha sido una joya que hemos podido disfrutar "en directo" y si sigue (no seré yo el que les quite la razón si deciden esto) creo que sabrán seguir adelante pues crear personajes es uan de sus especialidades.
Chapó a la serie y Chapó a tu gran post sobre ella, se nota que esta hecho con cariño 8D.

Saludos.

quintamaravilla dijo...

Sublime entrada.

Se va una de mis series favoritas y aunque me da pena, creo que es mejor así, en la cima. Me gustaría seguir sabiendo de sus personajes, pero no quiero ver cómo se arrastra por las pantallas como ya hicieran otras series.

MacGuffin dijo...

Los Taylor soportaron la segunda temporada, así que podrían soportar una cuarta :-)

Parece que DirecTV quiere contar con la serie (cuyos costes de producción no son caros), pero habrá que esperar a ver si la NBC considera que le compensa mantener una serie con tan poca audiencia.

Crítico en Serie dijo...

MacGuffin, ¿de verdad DirecTV quiere continuar? Pues que se plantee hacerlo sin la NBC porque conseguir menos de cuatro millones, aparte de la rentabilidad (que no se sabe cómo está repartido el asunto), da muy mala imagen.

quintamaravilla y oskar, nosotros somos el vivo ejemplo de espectador egoísta, que no quiere que la serie le abandone nunca. Pero que conste que soy muy consciente que Friday Night Lights no es Prison Break.

Nahum dijo...

Lo que no entiendo es por qué esta serie ha tenido tan poco predicamente en España...

Será que la gente piensa que va de deporte. Y de un deporte raro, además.

Adri dijo...

Si direct TV quiere continuarla, esta claro que lo hará por su cuenta... aunque la NBC, aunque esos pocos millones de mala imagen, siempre ha salvado la serie por el prestigio y porque, se nota, que la tienen cariño..

Yo personalmente estaba debatiendome pero he decidido que sí que quiero cuarta temporada. Aunque la tercera ha sido maravillosa y el final ha sido sublime, se dejan las cosas perfectas para una nueva y potencialmente genial temporada. Me apetece mucho...

aunque tampoco me importaría que se acabara aquí... a lo grande.

Crítico en Serie dijo...

Nahum, yo la he publicitado tanto como he podido, pero creo que las ventas en DVD no han sido estratosféricas (y que será difícil que editen las siguientes temporadas). Igualmente cruzo los dedos por el bien de mi familia, que están enganchadísimos.

Adri, lo bueno de que haya cerrado tantas cosas es que se cumplió un ciclo y por mal que vaya la cuarta temporada siempre podremos analizar FNL con buenos ojos. Por otra parte, hay la esperanza que consigan sustituir a nuevos Panthers por los Lions. Todo es posible, incluso en esa tierra sin esperanza que es Dillon.