viernes, 8 de abril de 2011

Los delirios de los jueces

Esta entrada contiene spoilers sobre la última semana de American Idol y la quinta expulsión.


Las injusticias que supuestamente están ocurriendo en American Idol son un problema de percepción. No es que “América se vuelva loca” o que pasen de votar porque crean que su cantante favorito tiene el puesto asegurado. Hay tanto talento que el público ante el más ligero titubeo puede mandar uno de los favoritos a casa con el simple hecho de no dignarse a hacer una llamada de teléfono. Y lo mejor es que, si hubiéramos dejado de lado las ovaciones que recibía en el plató, el amor que le profesaba J.Lo y los montajes que nos hacían de ella, Pia Toscano se estaba ganando la expulsión. En los foros había mucha gente que incluso avanzaba este acontecimiento. El mérito es que ellos sabían diferenciar entre la visión sesgada de los jueces y del programa, y lo que realmente vivía el público.


Esta edición de American Idol si se caracteriza por algo es por el increíble talento que participa. Mientras que el año pasado todos fueron cayendo como moscas con unas actuaciones irregulares y unos problemas de entonación que no eran ni medio normales, este los chicos están mucho mejor entrenados. Las audiencias no mienten y el programa esta temporada ha evitado la caída del 10% que sufría el programa cada año (a ver qué dicen ahora los partidarios de Cowell que anticipaban la muerte del concurso). Y si bien es cierto que de momento sólo han caído chicas, también lo es que en la mayoría de casos fueron resultados razonables. Ashthon y Naima tenían graves problemas de afinación, Karen era insulsa y los que ahora se lamentan de que Pia se haya ido por la puerta de atrás, sin posible salvación por parte de los jueces, que recuerden que Thia tenía una de las voces más prodigiosas y nadie le perdonó sus pésimas elecciones de canción y su falta de garra en el escenario. Pues en el caso de Pia la gente se ha hartado de que vaya de diva y que parezca recién salida de un concurso de belleza made in USA, con sus afectadas sonrisitas. O no es tanto que no les guste, sino que concuerdan más con los concursantes que quedan, que de una forma u otra han conectado mejor con ellos.


Después de la casi expulsión de Casey, no queda la excusa de que sus votantes no sufrían por el porvenir de su chica y decidieron no mandar el mensaje de apoyo. Ya estaban avisados. Y cuando Jennifer Lopez y Steven Tyler vean en la próxima gala que solo quedan dos chicas y se tiren de los pelos, que recuerden que malgastaron su derecho a salvación en el único chico expulsado hasta el momento. Y cuando hagan cara de horrorizados porque algún tío como Jacob se larga (que se ha buscado el desprecio del país con su arrogante comentario de “si estoy en el bottom three no será por cómo canto, sino porque los americanos no se habrán atrevido a mirarse en el espejo”), que reflexionen acerca de sus expresiones, que dan a entender sus claros favoritismos más allá del verdadero talento (Jacob es inaguantable y se le descontrola su voz cada semana). Si fuera Stefano, os juro que les hubiera mandado a freír espárragos (claramente un eufemismo de lo que les diría). Quizá se extrañan de que, a diferencia de otras ediciones, prefieren a tipos con personalidad (y no me refiero precisamente a Stefano, que es el único que sigue ahí sin saber exactamente cómo).


Ni tan siquiera el voto tween, que dicen que marca las votaciones (¿Tim Urban?), puede mencionarse como culpable, porque no hay ningún chico guapo y todos tienen sus peculiaridades. Paul se supone que va a un público que no es el de American Idol con su voz rasgada; James va de rockero, es autista y tiene la mar de tics; Jacob es una divona de cuidado; Casey actúa como si estuviera torturando a alguien; y Scotty es la gran esperanza del country (con una última actuación divertidísima). Y las únicas chicas que quedan son Lauren, la nueva Kelly Clarkson que ni se tiene que esforzar para ser buena (y a la que respeto por su actitud de fumada de 16 años), y Haley, que tiene una voz alucinantemente buena y característica y que el público ha llevado más lejos de lo que esperaba, sabio tras ver sus dos últimas y terrificas actuaciones.


Lo dicho: que los jueces se replanteen su actitud ante la próxima eliminación. No quiero ver tanto drama por Pia y que luego echen a Paul o Haley y digan “es que no estás hecho para este programa, tienes un talento demasiado especial”. Que yo sepa, de momento el público dice lo contrario y ellos erre que erre que en realidad a la gente le gusta Pia.

4 comentarios:

fon_lost dijo...

Yo creo que los jueces van a hacer a partir de ahora dramas con todas las expulsiones, y más viendo que se les fue de las manos su Piaismo. Que ojo, no me molesta, que Pia estaba en mi Top3, junto a Paul y Lauren. Pero me estresa mucho que sigan concursantes como Stefano o Jacob...que espero sean los siguientes expulsados. Y sí, para mí fue demasiado precipitado salvar a Casey, que no me gusta nada, lo que no quita para admitir que sí, que es diferente al resto, pero no me gusta nada. En cambio, la que me va gustando cada semana más es Haley.

Crítico en Serie dijo...

Fon_lost, Haley puede estar ganándose el público poco a poco y le puede beneficiar ser una de las dos únicas chicas restantes. Quizá el voto a favor de ellas, que suele ser minoritario, puede llevarla al Top5, algo que parecía muy improbable. Stefano y Jacob (crucemos los dedos) serán los siguientes. Bueno, en realidad todo es impredecible. Esta edición todo depende de la última actuación (a menos que seas Lauren, que tiene un club de fans muy firme). Si la clavas, estás salvado. Si fallas... estarás en el bottom. Y me gusta esta inercia de apoyo.

Adri dijo...

Yo es que me pongo bastante nerviosa a leer las webs que hablan de Idol. Todo esto es como lo de Pia. Es cierto que puede sorprender que se vaya ella primero por encima de otros, pero lo que está claro es que ella no tenía al público en el bolsillo. No es una persona que caiga bien o que conecte con el público y en cuanto ha tenido una semana mala en la que se veía que no sabe moverse en el escenario, adiós. Y yo me alegro.

Quizá, por mucho que me guste, los jueces se pasaron a la hora de salvar a Casey.. porque todos tenemos claro que no va a ganar Idol. Pero seguro que se va de aquí con una oportunidad de carrera.

En fin, yo creo que pensando en el whole package, Haley merece ganar. Pero a estas alturas, no lo veo posble.

Por cierto, ¿CUANDO SE VA A IR STEFFANO?

Crítico en Serie dijo...

Ya somos dos los indignados por las páginas de fans de AI. Es como todos los comentaristas que dicen "dejaré de verlo porque han echado a Pia". ¿Estas personas han visto la increíble calidad de los concursantes de este año? No creo que los gorgoritos de Haley y Lauren palidezcan en comparación a la divona de tres al cuarto.
Por cierto, me gusta ver que al final estás enamorándote de Haley. Aún no entiendo cómo hay trolles que dicen que no tiene ni puta idea de cantar.

(y también grito... ¿CUANDO COÑO SE LARGARÁ STEFANO?)