jueves, 5 de mayo de 2011

Las esposas de la mafia

Los americanos tienen telebasura, otra cosa es que se pasen el día hablando de ella. Quizá ayuda, por ejemplo, que este subgénero de la TV no dictamine la programación de las networks, las cadenas más importantes. Está reservada a ciertos canales minoritarios del mundo del cable y conviven con ella. Si no te gusta, no la ves. Y mientras que podríamos pasarnos mucho rato discutiendo sobre qué entra dentro de esta categoría y qué no (mucha gente confunde reality con telebasura cuando no tienen porqué ser sinónimos), diría que podemos llegar al entente de que la franquicia de las Real Housewives sí lo es, que encima sus protagonistas son reinas basurocatódicas y Bravo es su buque insignia. O por lo menos hasta el momento.


El canal VH1, tras ver el éxito que han tenido las ediciones de la competencia (que ya han abierto franquicias en OC, NYC, DC, Miami, Atlanta, New Jersey y Beverly Hills), decidieron dar una vuelta de tuerca al concepto con Mob Wives. No iba a mostrar solamente a unas marujas discutiéndose alrededor de copas de champán, sino que seguiría la vida cotidiana de las esposas de la mafia. No es coña, no. Hablamos de las parientes más cercanas a los Soprano auténticos y de personajes a los que podríamos llamar ‘certificados’.


De las cuatro mujeres en cuestión, tres tienen parientes en la cárcel. Renee, por ejemplo, es hija de Anthony Graziano, actualmente en prisión por ser un miembro destacado de La Cosa Nostra según el gobierno federal, y ella misma se considera una ‘princesa de la mafia’. Drita D’Avanzo tiene a su marido entre rejas por robo de bancos (por segunda vez) y formar parte de la familia Bonanno y Colombo mientras ella le espera con sus dos hijas; Carla Facciolo, hija de mafioso, creyó que había escapado de ese mundo hasta que su marido, un broker, fue acusado de estafa y condenado; y Karen Gravano, tras años en Arizona con una nueva vida, vuelve a su antigua tierra donde se tendrá que enfrentar a Renee. ¿El motivo? La princesa de la mafia la acusa de ser hija de una rata traidora ya que el padre de Karen, el asesino a sueldo Sammy ‘The Bull’ Gravano, fue el responsable de que John Gotty y la familia Gambino cayeran. El drama está servido.


Acostumbradas a que nadie se meta con ellas, pues alguna de ellas da miedo por si sola, son descaradas, sinceras, engreídas y muy fantasmas. Renee, por ejemplo, recuerda con nostalgia esas épocas en que la gente traía regalos a su casa aunque no fuera el cumpleaños de nadie y considera mucho peor que el padre de Karen fuera un soplón que un asesino a sueldo. Rita, que tiene la santa paciencia de esperar a su marido aunque éste le mienta constantemente sobre cuánto tiempo estará en prisión, se vanagloria de tener un temperamento muy volátil y de haber roto la cara a más de una por tocarle las narices. ¿Su truco? Dar el gancho de lado, para así cargarse la mejilla de la contrincante. Y Karen, que va de santa, fue acusada de vender éxtasis junto a su madre cuando ya vivía “su nueva vida” en Arizona. El canal VH1 se olvidó de añadir este apunte a su biografía oficial.


Entiendo, no obstante, que no todo el mundo será capaz de apechugar con semejantes monstruos. Una cosa es ver unos chavales borrachuzos en Jersey Shore o unas pseudodivas de Real Housewives, y la otra es observar a cuatro mujeres que o son violentas o hablan de la violencia como si fuera un simple trámite de la vida. La conversación telefónica de Drita con su marido, cuando ella le suelta que le ha mentido y no le va a esperar, es muy, muy dura. El marido directamente le dedica todos los insultos machistas posibles y le desea violaciones varias, mientras que ella acaba cogiendo el teléfono y se lo carga.


Es una basura tan bestia y tan bien hecha que lo que cuesta es apartar la mirada de tan despreciables y fascinantes que son sus protagonistas. Pero siempre acaba llegando el día en el que me siento tan sucio que necesito purificar mi alma. Cualquier serie de AMC y HBO sirve para este cometido. Y después ya puedo empezar una nueva vida, como la misma Karen de la que hablaba. Eso sí, sin trapicheos con el éxtasis.

5 comentarios:

Beatriz Peñas dijo...

Pues menudo cuadrilátero tienen montado esta gente...de todas maneras, la realidad, aunque siempre supera la ficción, nunca es tan divertida.
Bona crítica Pere, és la primera vegada que passo per aquí i m'ha agradat! :)
Molts petons!
Bea.

Labekoa dijo...

En mi reciente viaje a NYC me encontre carteles de este reality por toda la ciudad, y aunque me llamo bastante la atencion, hasta leer este post lo tenia olvidado.
Es increible la de canales y programas que ofrece la television USA, tras leer sobre este o el famoso Extreme Couponing, me alegro en cierta manera de vivir a este lado del Atlantico, aqui enciendo la tele y tras ver la parrilla, tiro de mi propia programacion estrella. Si viviera alli me quedaria enganchado horas y horas viendo todos estos programas.
Y no es por hacer de menos a ninguno, pero me falta tiempo y hay otros que se merecen mas mi atencion.

Crítico en Serie dijo...

Bea, gràcies! Els americans sempre se superan, tant per bé com per malament. I la ficció tens raó que és més divertida que la realitat, però en aquest cas... com si ho fos! De bojos i molt antirecomanable (i per tant també recomanable).

Labekoa, no sé qué ocurrió con Extreme Couponing que de repente todos hablábamos de él. Hay muchos más realities estúpidos, desde novios persiguiendo tartas para perder peso como todas las variantes de Kate con o sin Jon, nuevos ricos de MTV y borrachuzos de turno. De hecho, no sé dónde hay uno (diría que es europeo, no estoy seguro) que se basa en quién vomita el último. Ver para creer.

Bipolar dijo...

Hace días leí que recomendabas este realitie en twitter y comence a ver el primer episodio pero no pude ni siquiera llegar a los 10 minutos (no porque no me haya gustado, sino por problemas con la PC :P).

La verdad comenzar a ver un realitie siempre me cuesta, pero ayer miré el primer capitulo por primera vez y de manera adictiva seguí con el segundo y tercero.

¡Es genial! Renee es la mas barriobajera de todas, aunque detras de ella hay una mujer que ama a su hijo y quiere lo mejor para él.

Son todas geniales. Ya quiero el proximo episodio (¿qué días sale?). Y estoy deseando que llegue el capitulo de el adelanto de la temporada del episodio uno. ¡Esa catfight será epica!

Crítico en Serie dijo...

Bipolar, el tema Renee con su hijo es de manicomio. No puede pasarse el día hablándole de los viejos tiempos y ponerse a soltar berridos porque hay una redada en contra de la mafia. Ese chico debe tener la cabeza muy fría cuando tendría que ser al revés, que ella reconfortara al hijo. ¡De locos!
En EEUU la emiten los domingos, así que puedes buscarla cada lunes (juraría que es los domingos, aunque ahora lo dudo).