martes, 7 de junio de 2011

Amores fallidos

Hay series que nacen con estrella y otras que nacen estrelladas. Lo de Love Bites, sin embargo, va un poco más allá, ya que antes de nacer ya estaba muerta. Uno está acostumbrado a leer historias sobre cadenas informales que piden cambios a última hora, de showrunners que son despedidos y cambios de productores para perfilar el rumbo del proyecto antes siquiera de estrenarse. Pero en esta comedia de la NBC la cadena no tuvo la culpa: sus actores le hicieron la vida imposible, algo surrealista antes del estreno, que generalmente se esperan a tener éxito, y así ha acabado estrenándose en verano en lugar del otoño pasado. Culpad a Becki.


Primero, Jordana Spiro tuvo problemas contractuales y se largó a Harry's Law. Pero lo que cambió radicalmente los planes de la NBC fue el embarazo de Becki Newton, que se vendía como la gran protagonista y se quedó embarazada antes del rodaje. Un gran problema si su papel era el de virgen. Por eso empezaron los cambios, se retrasó el estreno al midseason, la showrunner Cindy Chupack cayó del proyecto y al final el canal recortó los episodios pedidos de 13 a 9. Esto era lo mismo que decir que estaba cancelada antes de empezar y los actores se buscaron nuevos pilotos (quien acertó, por ejemplo, fue Krysten Ritter, que será la zorra del Apartment 23 (cuyo título provisional sí que contemplaba la palabra bitch pero al final a la ABC le faltó coraje)). Vamos, que quien quiera que se enganche a la serie este verano, pero estáis avisados de su historial y su futuro.


Esta clase de maldiciones televisivas por tradición suelen desencadenar en bodrios (quienes crean que el Wonder Woman tenía que molar seguro que están muy equivocados). En el caso de Love Bites, es así. Siempre quedará la duda de si antes de caer su responsable, perder una protagonista y tener que complacer a la otra divona que eligió un muy mal momento para ser madre esto podía ser potable y tener chispa. A las comedias de cuarenta minutos les cuesta mucho aguantar el ritmo. Lo que está claro es que lo emitido es un proyecto fallido y se huele a un océano de distancia.


Esta recopilación de anécdotas sobre sexo y amor de un grupo de jóvenes puede que hubiera funcionado mejor como sitcom, básicamente por su concepto que divide cada episodio en varias historias prácticamente desconectadas. El mayor problema, sin embargo, es que no tiene gracia. No hace reír, no inspira proximidad (como sí me ocurre, por ejemplo, con Happy Endings) y su esquema partido impide que sea el largo plazo lo que enganche. Tras el fracaso de Valentine, de Mad Love y ahora también de esta, si fuera el ejecutivo de una cadena no encargaría ningún piloto alrededor del concepto del amor, independientemente de cómo sea tratado.


De él lo único que podremos aprovechar para la posteridad es el sketch con Jennifer Love Hewitt de invitada. No es una cuestión de si el guión está sembrado, sencillamente que no se puede fallar con una actriz conocida interpretándose a si misma en un avión mientras un anónimo intenta ligársela. De hecho, ya lo habíamos visto de forma más incorrecta y divertida en Entourage con Jamie-Lynn Sigler, pero por algo positivo que puedo decir de Love Bites no se lo voy a quitar.

4 comentarios:

Spoiler Alert! dijo...

Tenemos opiniones muy parecidas respecto a la serie, es basurilla. Completamente de acuerdo con que el cameo de Jennifer Love-Hewitt es lo único que se salva.

Saludos!

Sandro dijo...

En verdad es una pena, yo vi el trailer de la serie y me gustó lo que ví, pero viendo que la serie esta muerta y enterrada, paso de engancharme a una serie de una docena de episodios Xd!
Ya me he llevado varios chascos en este mundo seriefilo xd!

Crítico en Serie dijo...

Spoiler, y se salva porque los cameos donde se interpretan a si mismos suelen funcionar. De hecho, hasta me pareció que lo habían aprovechado poco.

Sandro, ni doce episodios: son nueve. No vale la pena, está claro ;)

elclubsilencio dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Me parece que a pesar de los problemas de producción, el principal lastre de la serie son los personajes; Becki Newton va de maja y no engaña, su amiga es una petarda y los protas de la historia de San Francisco no tienen ninguna gracia...
Esta mañana publiqué un post en el que comentaba cosas como éstas... No me parece mala idea el hecho de presentar varias historias para dar frescura, pero no aportan nada y no son nada graciosas... Creo que el problema básico es que pretendía hacer mucho con poquita materia prima, en vez de querer hacer algo sencillo y con pocas pretensiones.
Y corroboro que lo mejor de la serie fue Jennifer... todos sacamos alguna vez el lado teen jeje.