lunes, 20 de junio de 2011

Las palmeras de Hawaii

Meterse con una serie de la CBS es muy fácil. Se puede criticar que son productos para viejos, que no son nada ambiciosas desde la perspectiva creativa y de guión (a excepción de The Good Wife) y que son muy predecibles e intercambiables. Es una crítica muy válida. Pero también hay que reconocer la eficacia de estas propuestas que incluso algunas veces aportan algo de frescura encima de la mesa. Algo.


En el caso de Hawaii Five-0, por ejemplo, podemos decir que es el enésimo ejemplo de CBS en estado puro. Esto significa que la unidad especial que resuelve los mayores crímenes del archipiélago pacífico tiene pantallas táctiles por doquier y demás nerdadas para encontrar a los sospechosos. La evolución de los casos, acorde con la filosofía, también opta por ser tópica. (Casi) nadie opta por poner barreras al espectador. Que tampoco les llamen tontos a los directivos: está demostrado que la mayor parte de la población prefiere las series autoconclusivas.


Su sentido del humor, además, es bastante infantil. MacGarret y Danno, los buddies protagonistas que se pasan el día pisando a fondo el acelerador, se pelean como dos niños y, cuando los escuché en castellano, hasta me dieron vergüenza ajena algunos de sus diálogos. La palma, sin embargo, se la llevan la rata de laboratorio que a veces los ayuda (un Masi Oka igual de odiable que en Heroes) y también el antiguo soplón de MacGarret, un hombretón llamado Teila Tuli que pesa doscientos quilos. Es aparecer este último en pantalla y el nivel cómico queda rebajado a sitcom de Disney Channel.


Pero aquí no acaba el rubor. Cuando deciden ponerse sensibleros aún es peor. Siempre que aparece un niño al que le han matado/secuestrado/herido alguno de sus progenitores (o ambos) o abuelo, buscan la lagrimita. Bueno, primero llega el momento tierno, después la promesa del héroe y con la resolución del crimen llega el minuto de gloria, donde vemos lo íntegros que son nuestros chicos. Ellos son los defensores de la libertad y el orden en ese paraíso que es Hawaii y lanzan miradas como los salvadores que son. Sobre todo en el caso de Alex O’Loughlin, que tiene una mirada de acero azul tan profunda como la expresividad de Daniel Dae-Kim. Estoy seguro que hay palmeras en la isla con mayor talento para la interpretación que estos dos.


Lo mejor es que, a pesar de todo, yo me lo pasé pipa con la primera temporada y por esto quiero recomendarla ahora que se estrena mañana en Cuatro. Mi cometido de hoy era informar de todas las pegas que tiene Hawaii Five-0, para que no parezca que soy un incondicional que está cegado por la vistosa fotografía. Y lo soy a mí manera. Aunque para entender porqué H50 es la serie del verano (aunque se estrenara para invierno), mejor esperamos a mañana. Juro que habrá más razones aparte de las abdominales de O'Loughlin (aunque este torso sea, obviamente, un pilar fundamental de la serie).

8 comentarios:

martinyfelix dijo...

Alex O’Loughlin son abdominales 100%. Y por eso da igual como actué, que la serie tendrá su público.

Y yo ahora me arrepiento de no haberla seguido semanalmente, pero con lo que tengo pendiente, no la retomaré ahora, por mucho que digas mañana.

satrian dijo...

Yo me he entretenido con ella, a estas series no les pido mucho, acción a raudales, tramas que no me hagan sonrojar, y un poco de diversión, además se aprovecha de los escenarios y las costumbres locales cosa que me ha gustado mucho.

ainho dijo...

suscribo el comentario de @satrian. recuerdo que la empecé sin ganas y poco convencida y ha sido, de las nuevas y junto con Blue Bloods, la única que he seguido hasta el final. no me gusta Hiro, ni Yin (o era Sun?dejé Perdidos en la segunda temporada) ni su prima y el final es más que previsible, pero la seguiré viendo. aunque a mi me guste más Danno...

Sandro dijo...

Solo x ver estos cuerpos varoniles como el de la foto...ya hace que valga la pena haha!
Que mejor momento que ver Hawai 5.0 ahora en veranito.

;)

Crítico en Serie dijo...

Martin, lo mejor de O'Loughlin es cuando se pone en plan Rambo y reparte por la selva. Allí no hay quien le gane.

Satrian, sí, es muy Hawaii y dejan muy claro que son un mundo aparte. Lo único que me duele son los ideales de Danno, que siempre menosprecia la lengua propia de los hawaiianos y también sus costumbres. El típico cazurro (que se ve compensado por sus otras facetas, claro).

Ainho, realmente Daniel Dae Kim tiene cero carisma y sólo sirve para tocar pantallas táctiles, pero se puede sobrevivir a un personaje sin interés (en cambio, Kono sí que me gusta. Es la única que de momento no ha tenido arco propio).

Sandro, exacto. O'Loughlin lo vale :)

Conquer dijo...

Pues después de leer tu crítica y demás no me queda claro si voy a perder el tiempo viendo esta serie y no otras. En principio me parece un buen planteamiento de serie y sobre todo parece ser divertida pero nosé nosé.
Por lo que parece no hay mucho personaje carismático y ese es uno de los ingredientes básicos de cara a verla noo?? En conclusión, la veré pero nosé si ponerla a la cola o por ser veraniega verla antes.
Un saludo y enhorabuena por el podcast junto a Marina Such.

Crítico en Serie dijo...

Conquer, ¿has leído la crítica también positiva, no? Pues es un divertimento para el verano que puede que te entretenga. No te preocupes, como digo en el post a favor de la serie, hay un personaje con mucho mucho carisma (Scott Caan) y O'Loughlin da el pego como héroe de acción. Para pasar un verano entretenido... es una buena propuesta.

fon_lost dijo...

Yo me lo he pasado tann absolutamente bien con la serie, que la escasa capacidad interpretativa de Alex la he pasado por alto. Y eso que al principio no le podía tragar, pero ha terminado cayéndome en gracias. Y genial ese comentario de la aparición del "Gordo de los granizados" y el momento Disney Channel.