miércoles, 21 de septiembre de 2011

Risas enlatadas, audiencias estelares

Había muchas ganas de ver cómo despachaban a Charlie Sheen en Dos Hombres y Medio. Pasó de ser el actor mejor pagado de la televisión a estar de patitas en la calle (con actrices porno y drogas para consolarse), así que era normal que hubiera cierto interés en ver cómo Ashton Kutcher llenaba el vacío. Muy bien planeado por parte de la CBS, la expectación se supo manejar y se tradujo en unas cifras “muy 2004”, como han dicho algunos (o sea, propios de otros tiempos), con 28 millones de espectadores y superando un 10 en los demográficos, una hazaña que nadie había conseguido desde que Mujeres Desesperadas apareció con su estelar primera temporada.


Que conste en acta que estos números en realidad son un tanto anecdóticos. El interés ahora residirá en ver si aguanta una parte destacable de esta audiencia, algo que es bastante probable pues también le convenía cierta renovación a la ficción. La gran beneficiada, además, habrá sido 2 Broke Girls, la nueva sitcom que la CBS tiene planeado colocar después de Cómo Conocí a Vuestra Madre pero que el lunes tuvo un lead-in de excepción (y que devolverá el puesto a Mike & Molly, que aún tiene que asentar su público). Gracias a la polémica que rodeaba la serie de Chuck Lorre, pudo ser vista por 19 millones de espectadores que, además, eran mucho más jóvenes que de costumbre.


Aunque toda esta euforia (repito) es muy provisional, los críticos habían depositado muchas esperanzas en esta sitcom. Puede que aquí la veamos como un producto bastante rancio por sus decorados de cartón y su esquema de “suelto una línea graciosa y espero a que el público se ría”, pero también es un modelo clásico que le sigue funcionando a la cadena (y que a Jim Parsons y a Melissa McCarthy les reportó sendos emmys el domingo).


Creada por Michael Patrick King (Sexo en Nueva York) y Whitney Cummings (la actriz-guionista del momento que esta temporada también estrena Whitney, con ella misma de protagonista), sigue a dos chicas sin un duro que trabajan en un bar de mala muerte de Brooklyn. Max es dura y de orígenes humildes mientras que Caroline es la niña de papá del estafador oficial de Manhattan. Y, todo sea dicho, es divertida. Tendrá frases forzadas, a Kat Dennings no se la ve del todo cómoda actuando con un chicle en la boca y corren por ahí unos secundarios un tanto gruesos (“No hables con Earl si no quieres sentirte aún más blanca de lo que eres”), pero también tiene situaciones que funcionan.


Hay cosas tan sencillas como el “she’s coming!” (con el doble sentido) o el “por lo menos está claro que no eres adoptada” que me hicieron soltar alguna sonrisa extrema. Bueno, vale, reí directamente. Al igual que con la madre pija cuyos bebés cuida Max. Puede ser una fuente de one-liners esta mujer (gracias a sus dos gemelos, Brangelina). Y sí, es muy fácil meterse conmigo por hablar bien de algo que es tan fácil criticar, pero cuando una sitcom me hace reír tengo que ser sincero conmigo mismo. Esta es su finalidad y la cumple (algo que nunca consiguió la bastante mala Mike & Molly, por cierto). Buena señal.


No me extrañaría, por estilo y contenido, que 2 Broke Girls haya venido para quedarse. Por lo menos no va por el mismo camino que todas las sitcoms de jóvenes (compañeros de piso que no pegan ni golpe) y puede ser una buena compañera de franja de CCAVM que, por cierto, no fue ni la mitad de graciosa en su estreno de temporada. Eso sí, sus cifras fueron espectaculares (12 millones, 5 en los demográficos) gracias a la expectación que despierta de por sí el inicio de la temporada (así en general) y, sobre todo, Ashton Kutcher y el remiendo de Two and a Half Men. A partir de ahora, cada martes con la lupa a mirar las audiencias.

4 comentarios:

OsKar108 dijo...

Yo no tenía pensado ver 2 Brike Girls, pero la reseña de Satrian en su blog me picó la curiosidad; y tengo que reconocer que me lo pasé bastante bien con el capítulo. Tiene un estilo/ritmo muy clásico, lo que no tiene por qué ser malo de por si, y alguna cosilla bastante forzada, pero me he reído unas cuantas veces, que en 22 minutos está bastante bien, y puede ir evolucionando (esperemos que para mejor, claro XD).

¡Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Si en el primer episodio te ríes, es buenísima señal. Pocas veces ocurre esto. Por ejemplo, otra serie que no me disgustaba era 'Gary Unmarried'. Era más sosa que esta e igual de rancia, pero tenía momentos divertidos. Luego dejó de tenerlos.

(Eso sí, siempre seré más de Cougar Town y hasta de Awkward, al igual que de Modern Family. La estética caduca a veces se me hace cuesta arriba.)

Antara Adachi dijo...

Suscribo totalmente a tu antepenúltimo y penúltimo párrafo. Me gustó 2 Broke Girls porque me hizo reír, porque me conquistó con su ternura y con sus frases de doble sentido que en realidad no lo son tanto. Varias dirty jokes que me divirtieron y dos personajes que me interesan muchísimo. También soy más de Awkward pero ésta me la quedo.

Manganxet dijo...

Vi 2 Broke Girls porque pensaba que me encontraría ante un bodrio de tamaño monumental, y creo que de momento ha sido el estreno de comedia que más me ha gustado (más incluso que New Girl). A este paso nos gustará hasta Work It...