lunes, 31 de octubre de 2011

La presión de Happy Endings

Existe una teoría entre los aficionados a la televisión americana que se basa en la retención que consigue cada serie y que se puede aplicar a las series que se programan justo detrás de las de de más éxito. Según su razonamiento, una ficción debe conseguir más de un 65% de la audiencia de su predecesora para que puedan considerarse correctos sus resultados, pero hay ciertas series que lo tienen muy difícil para encontrar una compañera de parrilla.


Modern Family ahora es el más claro ejemplo porque es la serie con los mejores datos y encima las sitcoms tienen un listón más alto. Primero se dijo que Cougar Town se quedaba corta aunque cumpliera con el mínimo de los dos tercios y ahora la víctima de las malas lenguas es Happy Endings. Que a nadie le extrañe leer predicciones sobre su cancelación tomando como prueba su retención, que varias semanas se ha quedado en el 50% o incluso por debajo.


La esencia de la teoría se fundamenta en que, si la serie no atrae y convence una gran parte del público de su predecesora, la serie está maldita porque en realidad sus espectadores sólo están allí por inercia. Vamos, que están viendo esa serie porque ya es demasiado tarde o demasiado temprano para engancharse a otro programa, ya que el formato dura media hora y la mayoría de series empiezan en punto, o porque sencillamente son unos vagos. Hay poca fe en la férrea voluntad del espectador. Pero que exista la teoría no significa que se pueda aplicar a todos y cada uno de los casos (aunque muchas veces sí).


Happy Endings, por ejemplo, no va dirigida al mismo público que Modern Family. Al igual que le ocurría a Cougar Town, debería buscar otro completamente distinto. Modern Family es familiar, transgeneracional y de suburb, mientras que Happy Endings es urbana y sobre todo joven, aparte de tener un humor totalmente distinto. Sea como sea, es como comparar peras y manzanas y diría que hasta existe alguien en la cadena que lo ha entendido y que le tiene una adoración casi paternofilial. De no ser así, difícilmente se entiende que renovara para esta segunda temporada después de ser emitida el año pasado en el peor horario posible (las 22h) con unos resultados nefastos.


Lo curioso del asunto, sin embargo, es que Happy Endings contradijo a todos los retentionistas la semana pasada cuando logró su máximo de audiencia después de una repetición de Modern Family (que tuvo unos resultados bestiales, aunque menores que un episodio normal). Fueron más de ocho millones y un 3.5 en los demos. Así, quienes predicaban que sólo conseguía un residual porcentual de su lead-in, deben dejarse de teorías porque puede que sencillamente haya conseguido un público independientemente del que consigan los Dunphy. Será menor, por supuesto, pero es que jamás de los jamases iban a conseguir el mismo y lo que importa ahora es la fidelización, para cuando la ABC decida cambiarles el lugar en la programación, que podría pasar cualquier día de estos.

3 comentarios:

Spoiler Alert! dijo...

Me extrañó muchísimo el que hubiera obtenido 3.5 la semana pasada. Obviamente me alegro pero no tengo claro el por qué de ese número y si la reposición de Modern Family tuvo mucho que ver. Saludos!

Bastian Schalk dijo...

Yo creo que la ABC ha acertado, y mucho, con la noche de los miércoles. Es su noche de comedias, acompañado de la resultona Revenge. Vamos, que los jueves sólo veo lo que ha puesto la ABC la noche anterior. En ese sentido Happy Endings está perfecta ahí... si acaso la adelantaría de horario, pero poco más. Es difícil organizar esa noche, porque ABC quiere tocar todos los palos (en comedia) en la misma noche, desde la más juvenil hasta la más familiar, así que ¿cuál es el mejor orden?. Yo no lo sé. Lo único que sé es que mal no le ha salido el experimento (pero todo es mejorable, por supuesto).

Crítico en Serie dijo...

Spoiler, muchos canales estaban de repeticiones porque creían que habría baseball y al final tuvieron que retrasar el partido por problemas metereológicos. Igualmente, consiguió su máximo cuando tenía el peor lead-in (que era espléndido). Es curioso.

Bastian, la cuestión es que encajen sobre todo por bloque de una hora y, aunque parezca mentira, en cierto modo The Middle, Suburgatory y Modern Family coinciden por su elemento familiar (aunque Suburgatory parezca que tenga que ir emparejada con 'Awkward' de la MTV). La única que no encaja es Happy Endings, que haría una gran pareja con Cougar Town. A ver qué hacen con ellas cuando DWTS termine la edición de otoño, que también tienen que programar 'Apartment 23' y no encaja (PARA NADA) con Modern Family.