domingo, 6 de noviembre de 2011

La niña sin frenos

Los guionistas por lo general deben vigilar antes de decidir pisar a fondo el acelerador porque, al igual que Thelma y Louise, la cosa se puede convertir en un viaje de no-retorno de final trágico. De la estimulación a la decadencia a veces hay un paso y The Vampire Diaries parece haberlo dado mil veces en sus cincuenta capítulos de recorrido. Pero no. Podría decirse que nació sin frenos, ignora cualquier semáforo y señal de stop, a menudo va en dirección contraria y aún así no se ha dado de bruces con ninguna farola o camión.


Después de una segunda temporada en la que se asomó un atisbo de duda sobre si era capaz de avanzar sin haber agotado al espectador, la serie de Kevin Williamson regresó a sus inicios (y no me refiero a esos dos primeros episodios que tampoco eran tan malos, que la gente es muy exagerada). Para empezar, no hay quien los pare cuando se trata de avanzar en la historia y tampoco se han olvidado de que para que la cosa funcione es de vital importancia que nos interesen los personajes y nos creamos sus conflictos. Para invertir en una trama son fundamentales estos dos principios porque, sin interés, no hay historia; y si nos gustan los protagonistas pero nos inmunizamos a sus problemas, difícilmente nos volcaremos emocionalmente en ellos (algo que temía que ocurriría el año pasado). Por suerte, han esquivado con un golpe de volante estos obstáculos que se antojaban fatales.


El motor de la serie que gira alrededor de la obsesión de los hermanos Salvatore por Elena (y al revés) sigue intacto. Sin que nos chirríe, han conseguido invertir los papeles y “Damon is the new Stefan” a la vez que “Stefan is the new Damon”. Podría sonar conflictivo porque podría perturbar el frágil equilibrio del esquema sentimental de The Vampire Diaries, pero en realidad todos salen ganando. Damon elabora cuidadosamente una tensión sexual romántica, perfecta para una serie de estas características, y Stefan tiene los suficientes obstáculos para que estimule otra vez su historia de amor por Elena, sobre todo ahora que ha quedado claro que, por bondad, tienen los mismos derechos ambos hermanos (¿cuál de los dos ha descuartizado más personas?).


En lo que sí deben vigilar, no obstante, es en la trivialización de la muerte como en su día hizo Heroes, dándose a si misma la estacada final. Las resucitaciones exprés, por ejemplo, quitan algo de credibilidad a cualquier muerte venidera (¿ciertos familiares sí y otros no?) y he ignorado hasta el momento mi principal preocupación, que nadie ampute los miembros de los vampiros muertos, los queme y esparza las cenizas por todo el territorio yanqui por si acaso. Por suerte, la trama fantasmagórica ha sido resuelta de un modo más que satisfactorio (aunque podría haber sido mucho más intensa) y espero que, gracias a ella, Bonnie pueda acercarse un poquito más a Damon, que todos sabemos que nos deben alguna escena de sexo salvaje lleno de odio.


Confío en que por lo menos sean firmes y se limiten a si mismos con la excusa que ha dado Bonnie (“ya no tengo ese poder”, argumenta una y otra vez) porque el siguiente que regrese de entre los muertos podría ser el golpe de gracia para esta niña de la tele que sólo hace que huir hacia adelante y que, de momento, siempre llega a su destino, que básicamente es entretenernos, divertirnos y hacernos sufrir con este drama teen bastante más pasado de rosca de lo que parece a simple vista.

6 comentarios:

davebing dijo...

Esta temporada está siendo a mi parecer la mejor de las 3. La trama de los fantasmas y la vuelta de los muertos ha sido curiosa pero espero que se quede ahí y se centren en la trama de los originales.

luisl dijo...

Hicieron bien con los fantasmas que solamente vuelvan los que tenían asuntos sin resolver.

Y los poderes los controlan bien aca. Sino pasa como en Heroes que los personajes son re poderosos y si quisieran podrían resolver todo en un minuto.

luisl dijo...

Tengo miedo de que va a pasar despues de que terminen estas tramas.

Porque al igual que Supernatural parece que siempre viene alguien mas poderoso. Ojalá sepan mantener la calidad.

Crítico en Serie dijo...

DaveBing, sí, está teniendo una temporada ejemplar. A ver cómo avanza la cosa, que recordemos que el primer tramo de la segunda también fue estupendo.

Luisl, es muy fácil dudar de lo que no sabemos y con otra serie pensaría que con el fin de los históricos ya no podrían igualar el asunto, pero TVD siempre tiene ases bajo la manga. Ah, y sería muy interesante que la serie se quedara con Rebekah, que tiene mucho potencial.

I am sherlocked dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
I am sherlocked dijo...

I am agree with you. Your blog is very interesting.

Anyway I miss in your blog the awesome tv show: ¨Sherlock¨.