viernes, 4 de noviembre de 2011

La calidad de Revenge, el boca oreja y Amy Winehouse

¿Qué define a una buena serie de televisión? Lo pregunto porque el otro día vi que algunos que siguen Revenge ponían en duda de que fuera una buena obra y no puedo quitarme la idea de la cabeza de que a veces hay gente con miras muy estrechas. Sí, tiene cierto aire a daytime pero hacen que un reducido presupuesto luzca (poco dinero y aún así te crees que los protagonistas están forrados), tiene diálogos sembrados que son muy conscientes de qué efecto pueden tener las palabras, también saben muy bien qué escenas nos van a provocar impacto o a divertirnos (cada pelea de gatas) pero aún así no ponen el piloto automático para el resto de contenido del episodio y Madeleine Stowe eleva el producto con una interpretación que te deja con ganas de aplaudir mientras sueltas “‘¡bravo! ¡bravissimo!”. Obviamente no pretende ir más allá del entretenimiento, pero diría que el espectador aún debe acostumbrarse a juzgar los productos televisivos por lo que son. No todo el cine tiene que ser Lars Von Trier y Martin Scorsese, ni toda la televisión tiene que compararse con Los Soprano y Breaking Bad y, dentro de su género, Revenge es tremendamente efectiva. ¿Puede considerarse buena igualmente? Podéis imaginar de qué lado estoy y no, no digo que sea mejor que obras maestras como Mad Men, solamente que creo que dentro del término calidad también caben definiciones menos autorales, contenidas y reflexivas, que con el cine la gente es mucho menos exigente. Claro que, ahora que lo pienso, hasta ni yo sé qué pensar, que también es un pelín casposa y por allí corre un tal Jack que debería replantearse su existencia (y desaparecer de los Hamptons por el bien común).


Esta pregunta (sobre la que me gustaría que os posicionarais) vino a raíz de un tweet que solté sobre cómo el canal ABC está teniendo la mejor hornada desde esa mítica del 2004-05 (protagonizada por Mujeres Desesperadas, Perdidos y Anatomía de Grey). No me refería a audiencias, pero sí a la calidad. Pan Am, Revenge, Suburgatory y Once Upon a Time son productos muy interesantes que han ido bastante a contracorriente y, de momento, la serie de Mike Kelley está funcionando mejor de lo que nadie creía (al igual que OUAT). El 3.0 que se ha marcado esta semana demuestra la importancia del boca oreja, que permite que empiece a ser una serie de visionado obligatorio. Por lo menos son muchos los que comentan que se ha convertido en la cháchara de oficina del jueves por la mañana, así que a ver si se mantiene para no perder este público en vivo. Además, un poco al estilo de las antiguas series de oro del canal, Revenge ha sido una apuesta complicada porque, justo cuando todos los canales generalistas han dejado de lado los dramas serializados, ellos han llegado con algo tan exigente como la venganza de Amanda Clarke (o Emily Thorne, nunca sé qué nombre elegir). Kelley, por supuesto, fue muy inteligente basando los primeros episodios en casos de acoso y derribo, que así no impidió que el público se habituara o acercara a ella (o hasta se perdiera algún episodio).


Lo que no me ayuda a la hora de argumentar que Revenge es un drama digno, sin embargo, es la obsesión de los guionistas por sacar a Joshua Bowman sin camiseta. No vemos a ningún personaje salir tantas veces de la ducha o poniéndose la camisa como Daniel Grayson, el ritual semanal de la serie. Por supuesto, no me quejo y se tiene que aprovechar sus dones abdominales, que hasta una diva como Amy Winehouse cayó víctima de su atractivo. ¿Os acordáis cuando la cantante se separó de su marido y se tomó unas vacaciones en el Caribe? Pues sí, Bowman era el yogurín de 21 años de quien se obsesionó y que se rumorea que le inspiró para grabar un álbum de reggae (que no gustó a los productores). Otra que cayó bajo su embrujo también fue Miley Cyrus, pero me parece de mal gusto meterla en el mismo saco que la británica, que Amy era mucha Amy.

15 comentarios:

ALX dijo...

Que cumpla su función no quiere decir que sea buena. Revenge es un culebrón que ha cogido las normas y reglas propias de este formato y las ha adoptado al pie de la letra. No hay ruptura, no hay revisión del género con una nueva mirada. Esto no quita que sea un buen exponente de un género que últimamente estaba desaparecido de las networks.

Pero más allá, yo no veo grandes diálogos, ni mucho menos interpretaciones especialmente reseñables. Cierto, Madeleine Stowe está estupenda, pero es un oasis entre actores planos y anodinos.

Revenge es un entretenimiento correcto, que sabe lo que hace y resulta muy disfrutable, lo que ya es mucho decir. Pero nada más.

Pero debería decir que discrepo también en la afirmación de que esta temporada tenga algo que ver con la 2004/2005. Mujeres Desesperadas y Perdidos, fueron rompedoras y revolucionarias. Ni Pan Am, ni Revenge, ni Once Upon A Time pasan de ser entretenimientos amables y dolorosamente inocentes.

PD: Realmente, el mejor culebrón que tenemos ahora es The Vampire Diaries.

Crítico en Serie dijo...

He dicho que es la mejor hornada desde la del 2004-2005. Si se te pasa por la cabeza alguna temporada en la que ABC haya tenido mejores series desde entonces, tú mismo y cítalas. Que sí, que me quieres llevar la contraria, pero en esto tengo razón.

(Ah, y no he dicho que sean rompedoras, he dicho que van contracorriente y también es cierto. OUAT y Revenge son muy serializadas para los tiempos que corren en las networks.)

Bastian Schalk dijo...

Esta serie es más compleja de lo que parece. Estoy de acuerdo que hay que diferenciar géneros y estilos, y cada producto debe ser analizado dentro de su contexto, y en este sentido Revenge brilla (y mucho).

Yo, al menos, estoy más que enganchado, y es quizás la serie que más espero cada semana. No niego que tenga fallos, que el guión no sea ninguna maravilla, y que abusen de los fondos creados por ordenador... pero da igual, porque el producto final es efectivísimo.

Eso sí, ¿por qué siguen censurando los besos gays en el primetime?!!! :(

Jaina dijo...

Amy era Amy, pero está unida a Cyrus vía este muchacho, que es británico también. Quién lo diría jeje!

El último episodio emitido, Nolanazo incluido, confirma todo lo zorra y adcitiva que puede ser Revenge como serie. La calidad tiene muchos grados, uno de ellos es la honestidad. Esta serie sabe en la liga que juega y no pretende ir más allá, se recrea muy bien con las armas que tiene y por eso es buena. Personalmente también estoy un poco cansada de tener que buscarle tres pies al gato en la series para poder considerar que es de calidad.

Eso sí, yo quiero que Jack siga pululando por ahí. Todo sea por el bien del drama (SPOILER del 4x07) Ese momento de Emily agarrándose al columpio mientras besaba a Daniel es de un sutil... xD (FIN DEL SPOILER)

Jaina dijo...

"No hay ruptura, no hay revisión del género con una nueva mirada"

Esta frase de ALX, ejemplifica todo lo que quise decir en mi post. ¿Estamos enganchados a que algo sea revolucionario/retordicido para que sea bueno? ¿Dónde se quedan los clásicos entonces?

Y esto reflexión también podría valer para Once Upon a Time. Si sólo juzgamos un obra por su capacidad de subversión u nivel de oscurida, o adultez, es que algo falla.

Dani López dijo...

Yo creo que entiendo a Alx, pero no, Revenge no sólo es una serie que cumple su función porque sino no me interesaría, como no me interesan ya otros muchos "culebrones": es una serie que consigue ser elegante con lo mínimo, que tiene buenos actores, que se apoya tanto en lo explícito como en lo implícito, que tiene personajes a los que siempre puede sacar una vuelta de tuerca y que ha sido inteligente empezando como una serie en la que Emily se iba a ir despachando a la gente sin pestañear en cada episodio para terminar dejando claro que estas cosas no son tan fáciles.

Es cierto que en este género la venganza es algo común, casi obligado, pero centrar la serie en ella, el prometer que cada temporada tendrá su foco en una venganza diferente y el empezar contando "el final" han sido movimientos muy inteligentes.

Yo es de las series nuevas que más estoy disfrutando. Vaya, el panorama es bastante malo en general, pero tanto ésta como OUAT y Suburgatory en las generalistas como Homeland, AHS o Boss en el cable, me están dando algo de lo que esperar episodios con ganas, y eso siempre tiene mérito.

Rubén dijo...

A mí la serie me está encantando. No me sobra ningún personaje. Bueno sí, no trago a Connor Paolo (Declan) ni su relación con hija de Victoria. No sé muy bien qué pinta ni a donde va toda esa subtrama. Por lo demás, la serie consigue lo que pretende, entretener. Sin engañar a nadie, sin pajas mentales. Así de simple.

En cualquier caso, tengo mis temores en cuanto a su duración: si se supone que lo que nos mostraron al principio (el supuesto asesinato de Daniel Grayson) es el final de la serie, ¿cuanto se podrá alargar la trama hasta llegar a ese climax? ¿Da para más de una temporada?. Veremos.

Un saludo y gran blog :-)

Crítico en Serie dijo...

Jaina, adoro todas y cada una de tus palabras.

Bastian, me quedé exactamente igual. Quería ver ESE beso y espero que más adelante lo veamos (quizá consideran que es un elemento que es mejor racionar y ya lo veremos más adelante cuando tengan más confianza). Sea como sea, el 'Nolanazo' (como dice Jaina) me sorprendió sobremanera, claro que ofende bastante.

Dani López, uno de los grandes aciertos de 'Revenge' es que consigue ser muy explícita para algunas cosas y muy sutil para otras. Por ejemplo, yo no creo que esa caricia al banco significara que estaba pensando en Jack, pero el director quiere que pensemos que sí. Bueno, y fue todo tan descarado que hasta tuvo gracia (deben tener planes para Jack a largo plazo y de aquí que sean tan pesados con él). Creo que la serie agradecería mucho que desapareciera.

Rubén, el inicio del piloto NO era el final de la serie. Llegaremos a ese punto en el episodio número 13, así que queda poco. De hecho, hablé de los planes del creador en otra entrada: http://criticoenserie.blogspot.com/2011/10/planes-de-venganza.html

josh-oi-squirol dijo...

Revenge es un folletín. Y digo "folletín" en su aceptción técnica y con todos los respetos. Lo cual no es de extrañar bebiendo de la fuente que bebe ("El conde de Montecristo" también lo era.) Y como folletín es buena, hace todo lo que se le presupone y requiere.

A mí lo que me repatea últimamente es el hecho de que se desprecie a una serie por ser una serie. "Es que no es revolucionaria." Es que no todo debe serlo. Al parecer, ser correcta y entretener es un delito. Es como en las películas, donde desde hace algún tiempo el tener principio, nudo y desenlace es algo antiguo y despreciable.

Y lo digo como alguien que adora Mad Men, Los Soprano o Fringe.

Rubén dijo...

Ok. Leí esa entrada en su momento, pero se me había pasado el detalle. Gracias por la aclaración. Un saludo.

Rubén dijo...

josh-oi-squirol: Amén a todo eso. Completamente de acuerdo. Un saludo

Agent Lorena dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también soy de la opinión de que no TODAS las películas o TODAS las series de televisión te tienen que hacer reflexionar acerca de TEMAS IMPORTANTES. En estos dos maravillosos medios de comunicación también hay espacio para el entretenimiento puro y de calidad. Y eso es algo que necesitamos cada vez más ya que para bazofias como Transformers o Twilight, que tratan al espectador como si fuera idiota, ya tenemos bastantes.

Y como entretenimiento de calidad creo que Revenge cumple y con creces. Los que hacen la serie no te están engañando de que estás viendo un drama shakespiriano y en cambio lo que sí han hecho es crear personajes interesantes, tramas enredadas, y sobre todo dotar a la serie de un aura de que todo tiene consecuencias. Que luego muchas series se olvidan de esto. Como ya lo había mencionado anteriormente Revenge ha sido para mí una de las más gratas sorpresas de esta temporada televisiva y hasta ahora la he disfrutado un mogollón.

Y yo tampoco me he suscrito a la idea de que “porque es de [ciencia ficción, terror, comedia, policías abogados, etc] es mala”. Si hay algo que odio son los prejuicios.

Quizás este sea un buen tema para el podcast.

Muy buen trabajo como siempre.

Crítico en Serie dijo...

Josh-oi-squirol, qué gracia me hace tu anécdota del 'principio, nudo y desenlace'. Tienes toda la razón. No se tiene que ser transgresor, sino saber emplear y/o jugar con las bases del género para hacer un producto decente, correcto. Y Revenge como folletín funciona (también es muy interesante esta observación).

Rubén, ya leíste por twitter que Jaina había contestado que al final retrasaban ese punto de la narración hasta el episodio 15. Supongo que nadie vio venir hasta qué punto la liarían con Tyler.

Agent Lorena, que no nos hagan olvidar las consecuencias de los actos es clave para Revenge. No puede perder esta aureola de trascendencia y de "no puedes dar un paso en falso" (advertencia que también se deben tomar muy en serio los propios guionistas). Definitivamente, la sorpresa del año y tele, tele.
Esta semana ya tenemos tema en el podcast, pero un día de estos creo que pasaré este debate al podcast, sí, sí. :)

Julio C. Piñeiro dijo...

No mentes a Lars von Trier y Scorsese en el mismo enunciado la semana en la que sometí a esa tortura llamada Melancholia (la crítica en mi web explica el cómo).

Yo digo sin miedo ni vergüenza que estoy enganchado a Ringer, que me gusta su cutrez. No hace falta que pienses que algo es supremo para que te guste, y no tienen que ser necesariamente gulty pleasures. La serie de la Gellar me parece válida como producto de serie B idóneo para The CW, de la que no veo ninguna otra serie.

A nivel general, puede ser que sí sea la mejor cosecha de ABC desde 2004. Habías tenido una gran cosecha de comedias en 2004 (Modern Family, Cougar Town, The Middle), pero en el "drama" (vamos, formatos de una hora), se pegaron el grna batacazo con FlashForward, y un año después con V. Este año de momento no hay ninguna obra mestra revolucionaria, pero está funcionando generalmente bien, con propuestas variadas.

Crítico en Serie dijo...

Julio, ya leí esa crítica de Melancholia y me sorprendió, ya que espero lo mejor de esta película. A ver si me resulta tan distante como a ti.

(Y como verás ignoraré que hables de Ringer, como si estuviera al mismo nivel que Revenge. ¡Jamás!)