martes, 15 de mayo de 2012

Las chicas con la lengua sucia

Cuando llega la primavera, los americanos suelen tener mejores cosas que hacer que comprometerse con las series de televisión. Sólo hace falta echar un vistazo a las audiencias para ver que es una época bastante cruel para ellas, justo cuando toca hablar de renovaciones y de concretar cuáles serán las programaciones para la siguiente temporada. Y 2 Broke Girls puede que vayan a seguir en antena, pero puede que el furor que despertaron en septiembre se haya ido apagando progresivamente.
No es únicamente una cuestión de cómo han ido perdiendo espectadores desde que regresaron del parón de Navidad. Al fin y al cabo, nueve millones de espectadores y un 3,3 en los demográficos no son unos datos tan terribles cuando no había giro dramático que pudiera volver a captar la atención de sus seguidores de cara la doble season finale. Lo que quedó claro, sin embargo, era que quizá no está tan madura como para liderar una hora (pues se rumoreaba que podían enviarla a los jueves a las 21h) y que la controversia con el tiempo se fue apagando.
Hay que entender que, a primeras, fue muy gratuita. En enero los periodistas se abalanzaron hacia el co-creador de la serie, Michael Patrick King, por los chistes racistas que soltaba el personaje de Max cada cuatro segundos y la cantidad de estereotipos que se parodiaban, todos bastante ofensivos. Pero también los hubo que simplemente se quejaron de que se explotaran tanto los gags de penes y vaginas y que, en cambio, se desaprovechara tanto el potencial de la pareja protagonizada por Kat Dennings y Beth Behrs, lo cual es tan cierto como que Dennings es la Christina Hendricks de las networks (¿acaso su escote estaba en 3D en el último episodio?).
Puede que a Dennings se le escapen sonrisas continuamente mientras suelta sus barriobajeros one-liners y que Behrs chille casi todo el rato, pero la química entre ambas actrices es tan palpable como el don de ambas para la comedia. Por eso lo frustrante para algunos es comprobar como se han visto atrapadas en una serie que no quiere dar más de sí, que hace la misma broma en cada episodio sobre el secundario asiático, sobre el falo del repulsivo cocinero y sobre la vida sexual de un sexagenario. Bueno, y que encima contrató a Jennifer Coolidge como regular para que hiciera aún más comentarios salidos de tono, que básicamente siempre vienen a decir lo mismo.
En estos meses, lo único que ha quedado muy claro es que su único reto era saltarse los los censores de la CBS con todos los juegos de palabras posibles para decir lo más grosero que se les pudiera pasar por la cabeza (el verbo ‘to come’ aparece en cada episodio y nunca tiene su significado original). Por eso no creo que los críticos puedan quejarse o hablar de ella como “la serie que pudo ser...”. 2 Broke Girls es mala, pero nunca insinuó que quisiera ser lo contrario.

P.D.Podcast: Y la recta final de Yo Disparé a J.R. Esto no significa que no vaya a haber más programas, pero sí que estarán muy influenciados por estas fechas, pues toca hablar de season finales. Esta semana, de las de Vampire Diaries, Castle y Fringe (dos de ellas con Montse Cebrián de ByTheWay). Pero, para que haya algo más de variedad, también hablamos de 30 Rock, su episodio en directo y los curiosos cameos, además de las series que vienen el año que viene y una preview de los upfronts. La guía del programa ya la tendréis en la descripción del podcast que os podéis descargar en la barra lateral o esta web.

2 comentarios:

SavemeBarry dijo...

Mala...si, pero mejor de lo que se esperaba. La vida de 2 chicas pobres intentando montar una tienda de magdalenas, sin chistes de vaginas...seria un coñazo Abc Family.

Les ha salido una serie resultona, graciosa en cada capitulo aunque todos sean iguales. CBS no busca tramas a largo plazo y diferentes en cada episodio...

Yo disfruto como un enano con Max su escote y su sonrisa picarona.

Diego Martínez Fernández dijo...

A mí no me parece mala porque me hace mucha gracia (no lo puedo evitar), sí que me parece simple y que no da para más. Pero estoy de acuerdo en lo que dices de que nunca pretendió ser más.

Por cierto, que yo creo que sí que aprovechan bien la química de las dos protagonistas.