miércoles, 7 de noviembre de 2012

Las cincuenta sombras de Kalinda

Esta entrada contiene spoilers de la cuarta temporada de The Good Wife. Bueno, hablo de la controvertida trama de la señorita de la foto.

Michelle y Robert King fueron a por todas con el personaje de Kalinda. Durante tres temporadas la habían mantenido como un enigma y, aunque hubieran revelado ciertos detalles de su pasado como su relación sexual con Peter Florrick para que le consiguiera una nueva identidad, en esencia seguía siendo prácticamente una desconocida. Lo quisieron remediar explorando su pasado y porqué temía tanto a su marido. De aquí que la despidiéramos en mayo esperando su amenaza en el sofá y que retomáramos su arco en el mismo punto. Y ahora que conozco a Nick, el hombre que se casó con ella cuando aún respondía al nombre de Leela, prefiero que se vaya por donde ha venido. Como la mayoría, según reconocen los King.

En octubre, los creadores de The Good Wife contaron en TV Guide que les había sorprendido la acogida de esta historia por parte del público. Ellos creían que Kalinda era ese personaje con el que podían hacer lo que quisieran después de que en la segunda temporada nos enteráramos de su traición a Alicia (no tanto por acostarse con Peter antes de conocerla, sino por omitir el pecado y hacerse amiga suya). Para ellos eso ya era una misión arriesgada, pues podía destruir los adeptos de la investigadora, y la audiencia respondió.

La exploración de su pasado, en cambio, ha disgustado bastante a los fieles de la serie. Por un lado, como dijo Robert King, “a James Bond no le puedes poner una novia”. Verla sometida emocionalmente a un dominante hombre que no duda en intentar pegarla (mención especial a la lucha en el ascensor, que sí me gustó) no entra dentro del esquema preconcebido que tenemos de Kalinda. Pero, sobre todo, lo que provocó el rechazo fue la temática y la ejecución. The Good Wife es una serie muy sutil cuando se trata de la psicología y las vidas privadas de sus personajes, y la llegada de Nick fue muy excesiva, brutal y sobre todo vulgar.

Conceptualmente, entiendo que los responsables quisieran probar cosas nuevas y profundizar en el personaje más comentado, pero sus resultados dejaron que desear. Hasta les admiro por su intención. Otra cosa es que haya sido impropio para este drama que suele ser elegante incluso en sus evoluciones más oscuras. Si ellos suelen ser sutiles, el tratamiento de esta relación ha sido muy en la cara. En The Daily Beast, por ejemplo, comentaron que Nick parecía salido de Trainspotting y que su presencia sólo incomodaba al espectador. Y lo interesante es que hayan reconocido que no ha encajado y, en lugar de buscar excusas y perpetrarse en su error, han decidido acelerar la trama para que desaparezca cuanto antes. Es curioso porque ya en septiembre confesaron que les había fallado otra maniobra la anterior temporada, la de seguir a Eli Gold sin una gran campaña que manejar.

Robert y Michelle, no obstante, ya han avisado que no piensan echarse atrás cada vez que algo no guste al público, pero de momento quieren dar el mejor material posible a Archie Panjabi (que hace un fantástico trabajo). Y, mientras que tampoco me ha convencido este hilo, puedo decir que este tropiezo solamente es una anécdota, por más que le dedique una entrada entera. Todas las demás tramas y evoluciones están siendo muy interesantes (incluso la divertida demencia de Jackie), pero de ellas ya hablaré otro día. No quiero quemar todos los cartuchos de mi serie favorita en un día.

4 comentarios:

Sopranismo Ilustrado. dijo...

Muy de acuerdo con lo que escribes. Yo al principio estaba ilusionado con este nuevo personaje y sobre todo por el actor. Me encanta en Mad Dogs, el problema para mi es que hace un personaje algo similar y eso en el mundo de The Good Wife no ha funcionado.

Abril22 dijo...

Pues yo debo de ser rara porque a mí si que me gusta. Ha entrado como elefante en cacharrería y por eso no pega en la serie. Pero es que la Kalinda, antes conocida como Leila, probablemente tampoco encajase en Lockhard & Gardner. Para entender a la Kalinda de ahora necesitamos a Leila y su a su marido. Ella huyó de él porque era y sigue siendo peligroso. Por no hablar de ese sometimiento tanto psicológico como físico. A ver qué ocurre porque yo sigo diciendo que aquí tiene que haber sangre. La de Él por supuesto. A ver a quien investiga el FBI...

Alberto CC dijo...

A mí también me está gustando la trama de Kalinda y su marido. Entiendo que es demasiado explícita para una serie como TGW, y que crea incomodidad en los espectadores, pero creo que eso es lo que buscaba el matrimonio King, crear incomodidad, tanto para los espectadores, como para los personajes. Esa sensación de que algo no encaja la tenemos nosotros pero también lo tiene Alicia y el resto de asociados de Lockhart Gardner. Y eso es lo que me gusta.

Crítico en Serie dijo...

Sopranismo, no creo que sea tan culpa del actor como del personaje. Como dijeron los mismos King, "lo hace tan bien que quizá este es el fallo".

Abril y Alberto CC, entiendo que conceptualmente pueda gustar. También entiendo esta óptica de "nos incomoda a todos". Sin embargo, puede transmitir la sensación que no sólo no encaja dentro de ese micro-mundo, sino que sencillamente no encaja en el universo creado por los King. Y lo segundo es un fallo. Lo primero es cuestión de gustos. No sé si me doy a entender.