miércoles, 26 de diciembre de 2012

La excusa de Alex Gansa

Según Alex Gansa, uno de los creadores de Homeland, si el público se hubiera puesto exigente durante la emisión de la primera temporada, también habrían encontrado errores o hechos que pedían una suspensión de incredulidad bastante amplia. De no haber habido tantas expectativas, afirmaba en Vulture, seguramente habría recibido menos críticas.

No sé hasta qué punto se puede desasociar un visionado del ruido que suscita y las ideas preconcebidas de sus espectadores, pero esta explicación no acaba de satisfacerme para justificar todos los “desajustes” de la nueva entrega. Primero porque nunca fui partícipe de las críticas que defenestraron la serie tras un episodio mediocre y también porque, cuando quise defenderla, no encontré razones de peso para hacerlo.

A partir de aquí puede haber comentarios que hieran la sensibilidad de los espectadores que no hayan visto la temporada.

Los primeros episodios, como todo el mundo predicaba, son de lo mejor que hemos podido ver en televisión este 2012. Una presentación relajada que parecía indicar que la trama de terrorismo que investigaba Carrie Mathison iba para largo y de repente unos avances que me hicieron agarrar a la butaca del salón. El vídeo, la revelación, el interrogatorio. Episodios fantásticos, tensos y muy dramáticos que enamoraron a quienes buscaban confirmar Homeland como la gran serie que merecía desbancar Mad Men. Durante unas semanas creí que era una serie ejemplar porque desarrollaba sus arcos tal y como le exigía la historia que contaba. Algo que después se confirmó como falso.

El atropello fue la señal más clara de cómo este thriller podía caer en malos vicios propios de una serie de network como 24, cuya Kim Bauer se metía en embrollos con tal de rellenar minutos. Gansa puede defenderse alegando que era una forma de meter a Dana en una posición opuesta a la de su padre, desencantada tras descubrir cómo funciona realmente el mundo en el que vive. Pero no creo que fuera necesario que estuviera de copiloto en un homicidio. Fue un recurso muy dramático y sobre todo gratuito que, encima, nos obligó a ver una y otra vez el mismo registro en Morgan Saylor, que antes habíamos creído una promesa de la interpretación.

Pero los errores no acaban aquí. Se podrían debatir los planes de Abu Nazhir hasta la saciedad y no llegaríamos a una conclusión, pero se necesita un verdadero acto de fe para creer que alguien ofrecería a una chica con trastorno bipolar uno de los máximos puestos de la inteligencia americana (inverosimilitud es quedarse corto), sobre todo cuando tiene tendencia a saltarse todas las normas por instinto y pulsiones sexuales. Me resulta imposible olvidar que es una kamikaze y resaltaría el papel del compañero en la exploración por el túnel. Una cosa es que ella esté loca y se meta en la boca del lobo y otra que un hombretón entrenado se olvide de seguir el protocolo e inspeccione un lugar charlando como si estuviera tomando un café y sabiendo que hay un alto porcentaje de posibilidades de que se esconda allí el terrorista más peligroso del planeta. Claro que, puestos a hablar de mercenarios, probablemente la palma se la lleva Quinn, el asesino a sueldo que decide no ejecutar una misión porque considera que ese hombre al final no lo merece. Mucho gancho y pocas nueces.

Estas cositas, a las que sumaría la sobre-explotación de muecas de Claire Danes, la falta de ritmo de los últimos episodios y una mala planificación de los giros (demasiados en el primer tramo, pocos al final), impiden que pueda creer que Homeland mantuvo el listón. Al contrario. Los responsables nos querían contar una historia de amor imposible y, no sólo eliminaron cualquier rastro de fortaleza en su heroína, sino que perdieron de vista que esto se suponía que era una narración seria.

9 comentarios:

Ester Vi dijo...

Sobre la "sobre-explotación" de muecas de Claire Danes, opino con todos mis respetos que no tienes ni idea de lo que hablas. Si la tuvieras, no dirias eso. Cualquiera que haya tenido en su entorno a una persona con trastorno bipolar lo sabe. Creo que el mejor critico de su interpretación es alguien que este pasando por lo mismo... y conozco el caso cercano de alguien que literalmente se emociona cuando ve a Claire Danes interpretar su dia a dia en Homeland. Yo entiendo que para alguien que no conozca la enfermedad le parezca excesivo... pero es que esa es la esencia de la enfermedad... todo se vuelve excesivo y descontrolado. Chapo por la Danes, porque es la mejor interprete ahora mismo en la televisión... de lejos.

Richard O`Diana dijo...

Es que puede ser cierto lo que ocurre con una persona cont rastorno bipolar en la vida real, pero lo que ocurre con Claire Danes es los mismo que ocurre con actuaciones como las de Tom Hanks en Forrest Gump, Dustin Hoffman en Rain Man o Daniel Day Lewis en Mi Pie Izquierdo: interpretan a personas con discapacidad y lo pueden hacer fidedignamente, pero es que son actuaciones que se ven tan forzadas para ganar premios que eventualmente los pueden ganar, pero a costa de dar la impresión de ser muy exageradas. Creo que Danes se contuvo durante la primera temporada algo más (y eso que en la primera temporada Carrie caía a los infiernos, y en la segunda supuestamente estaba más controlada). Además, creo que el contraste con Patinkin (tan contenido y tan emotivo) le desfavorece. En fin, creo que el principal error de Homeland esta temporada son dos: gastar mucha chicha durante los primneros capítulos (vrtud y error al no guardar nada para después) y el otro se llama Dana.

Richard

PD: dejo mi podcats con el de un compañero para que lo escuchen. Hablamos de Homeland largo y tendido =)

http://www.ivoox.com/el-stream-mato-al-cable-tercer-programa-audios-mp3_rf_1667117_1.html

manantial dijo...

Estoy de acuerdo con Richard,para mi realmente errores han sido Dana y mala planificación de los giros,pero nada mas.Tambien creo que Claire Danes es la mejor actriz en television y cree que ser exagerada a veces es necesario,ademas creo que los momentos donde mas ha brillado han sido el del interrogatorio o cuando le dice que sabe quien es o la conversacion en el techo con Saul o la despedida en el ultimo capitulo donde ha estado perfecta y para nada exagerada.Lo de ofrecerle un cargo importante yo lo veo normal,ella capturo al mismisimo Abu Nazir,todo lo demas no importa,el acto de Queen tambiem me gusto,le dio mucho matices y tampoco he sentido falta de ritmo en ningun capitulo.

Abril22 dijo...

Pues a mí que no me dejen elucubrar porque no sé por donde van a salir me Encanta!

Sí lo de Dana podrían haberlo llevado de otra forma y eso que al inicio pensé que ella y el chaval darían juego pero nop...

A mí el Final me ha Encantado y por supuesto El Interrogatorio que es una pasada de Capitulazo!

Rubén Gutiérrez Lebrón dijo...

Hola, perdona que te escriba por aquí pero no encontraba el contacto con ningún lado.

Tengo el siguiente blog http://www.seriesybodrios.es y me gustaría aparecer en tu sección "Blog seriefilos". A cambio yo os incluiría en mi blog con un pequeño banner en la sección webs amigas.

Un saludo y gracias

PETER AGULLO dijo...

En mi opinión Homeland ha ido perdiendo fuerza en los últimos episodios de la segunda temporada. Como dices cuando encuentran al super malo terrorista en los túneles es infumable, predecible y hasta infantil. La historia de "amor" entre Brody y Claire llega a aburrir en los últimos episodios. No son una pareja de besitos y "cuanto te quiero"... son una pareja de "aquí te pillo aqui te mato". El final...¡patetico!

PETER AGULLO dijo...

Por cierto las muecas de Claire Danes acaban cansando. El otro día vi una película en la que actuaba ella y hacía las mismas muecas y ponía los mismos ojos de "loca".

Crítico en Serie dijo...

Ester, no estoy diagnosticando a nadie, ni juzgo si su interpretación es buena o mala. Lo que digo es que sobre-explotan sus muecas porque se pasan TODA la temporada con cara de ansiedad al borde de un ataque de nervios y después la proponen como dirigente de la CIA cuando todo quisqui la vio. Nadie en su sano juicio le daría en esas circunstancias un puesto con semejante responsabilidad en la agencia de inteligencia de los Estados Unidos. Y si unimos que querían justificar ese posible ascenso y las muecas de ella, está claro que hay algo que no casa. Puede que la enfermedad sea excesiva y descontrolada, pero no justifica que la trama y la coherencia también se les descontrole.

Richard, a ratos me pregunto qué sería de la interpretación de Patinkin sin tanta barba. :)

Manantial, díselo al pobre chaval, que creía que daría más juego. Ese principio de romance fue bonito, que conste.

Peter Agullo, muy de acuerdo. ¿Y de qué película hablas?

PETER AGULLO dijo...

No recuerdo la película, la vi de casualidad haciendo zaping pero, seguro que en IMDB la encuentras.

Totalmente de acuerdo con la poca credibilidad del ascenso de Carrie a cualquier cargo de responsabilidad en la CIA.

Bochornosas, recalco, las imagenes de los dos últimos capítulos de Carrie y Brody "cayendo en el amor".

Saludos y feliz año a todos !!!