lunes, 17 de junio de 2013

El experimento de 'Arrested Development'

La película de ‘Arrested Development’ prácticamente se convirtió en una broma recurrente de la industria de Hollywood. Siempre había algún miembro del equipo que mencionaba en entrevistas que estaba interesado en el proyecto, pero nunca llegaba a rodarse. Hasta que un buen día la plataforma de contenidos Netflix anunció que ofrecería una cuarta temporada de la serie. Hasta parecía mentira. Y la noticia me pilló desprevenido y con la segunda temporada acumulando polvo en el disco duro del ordenador.

Esta es, como podéis imaginar, la otra serie que quiero retomar este verano sin haber visto todas sus temporadas. ¿Por qué no me puse al día si tenía tiempo suficiente? Por falta de interés. Había adorado la primera entrega, la había recomendado a todos mis conocidos e incluso la colé en mi ingenuo ranking de lo mejor de la década anterior (lista que cambiaría de arriba abajo si la tuviera que escribir otra vez). Respetaba que fuera una comedia distinta a las creadas hasta ese momento. Una comedia con unos protagonistas bastante despreciables y que prácticamente diseccionaba a través de su voz-en-off. Bueno, y que jugaba con la línea temporal, al igual que daba unos avances de episodio tan falsos como tronchantes.

Cuando me puse otra vez con la segunda temporada, no obstante, pensé que el narrador se comía tanto los personajes como las tramas. No sé si había bajado el listón la serie de televisión, pues hacía mucho tiempo que había visto la primera temporada, o había cambiado yo. La cuestión es que no me resultaba graciosa, sino más bien forzada. Echaba en falta que el humor viniera de la mano de las acciones de los personajes, no porque Ron Howard nos lo contaba, como si no pudiéramos entender lo patético y divertido de las situaciones con sólo verlas.

Pero tengo que ver la cuarta entrega por dos razones: todo Dios habla de ella. Netflix está aportando su granito de arena en el terreno de la ficción televisiva y ‘Arrested Development’, al igual que ‘House of Cards’, es una apuesta muy fuerte. Y, sobre todo, porque quiero ver hasta qué punto es verdad que se ideó teniendo el medio en cuenta, como dicen los críticos. Que Mitchell Hurwitz entendió que no se emitiría en la televisión convencional, sino que podría consumirse de un solo bocado y por lo tanto podía permitirse otros juegos y licencias. Y, según se ve, es un curioso experimento que tiene un arranque flojo y va acumulando gracia a medida que pasan los episodios.

Esto se explica por el plan de rodaje. Como los actores tenían agendas muy apretadas, su responsable ideó una trama que les permitiera rodar en distintos días y optó por dedicar cada episodio a un personaje distinto. Así, a medida que avanzan las tramas y los episodios aportan datos que quedaban por desvelar, los gags van cogiendo forma. Un experimento que ha tenido críticas muy entusiastas y otras más bien contrarias. De momento, sólo he visto el primer episodio y sí da la impresión de estar sembrando las tramas del resto de la temporada. Lo cual en una comedia de media hora puede considerarse rompedor, pero también puede considerarse fallido y un error de cálculo. Dentro de catorce capítulos ya os contaré.

(No hace falta decir que, si alguien ya ha visto la temporada entera (lo cual es muy probable), quiero saber qué opina al respecto. ¿Magistralmente cómica o decepcionantemente aburrida?)

5 comentarios:

Alex dijo...

Magistralmente cómica en unas ocasiones, no tanto en otras. Sigue dando momentos cómicos de puro oro pero también es verdad que por diversas razones (duración de los episodios, el formato que se centra en un personaje por episodio, el puzzle que forma la trama) los peores minutos de la serie se encuentran entre estos quince episodios.

Eloi Bigas Vila dijo...

Decepcionantemente aburrida. Esto no es Arrested Development. Para nada. Pero para nada.
Yo me quedo con mi pack de las 3 primeras temporadas (magistrales todas) y haré ver que la 4a nunca existió.

Richard Odiana dijo...

Arrested Development, con el listón un poquito más bajo, sigue dando más risa que las comedias "nomalitas" (las miro TBBT y HIMYM) de la tele. Pero esta temporada, a pesar de haber ido construyendo (fiel a su estilo) grandes chistes y gags ha sufrido por dos grandes razones:

-Rompió la situación que toda la familia, o gran parte de ella, estaba junta, lo cual daba mucha risa: ahora todos graban por separados y esto resiente a personaje como michael, que ganaba mucho cuando tenía a sus locos familiares al costado.

-Hay personajes que aguantan bien capítulos solos, y otros no: los capítulos de AD de Michael, GOB o Tobias son como los capítulos de Locke o Ben en Lost, mientras que personajes como George Sr. o Lindsey me hacían acordar a los capítulos de los coreanos.

Saludos y espero disfrutes la burla a los musicales de Tobias =)

Richard

Podcast de AD: http://www.ivoox.com/stream-mato-al-cable-edicion-n-audios-mp3_rf_2097368_1.html

Eloi Bigas Vila dijo...

TBBT y HIMYM no son comedias normalitas. Actualmente son una puta mierda de series.
Perdoneu, però algú ho havia de dir.

Luciano Sívori dijo...

Interesante análisis!!

Para mí "Arrested Development" sigue siendo una de las series más inteligentes que he visto en mi vida, con un humor muy sutil y tramas geniales.
La 4ta temporada no fue excelente, pero tuvo sus momentos memorables. Me parece genial el intrincado juego de cajas chinas, donde cada capítulo reinterpreta y completa al resto.
Además, no podemos olvidarnos del ¡FAKEBLOCK!, Ben Stiller = Tony Wonder y el humor que sigue sorprendiendo, incluso en sus momentos más oscuros.

Creo que lo que le jugó un poco en contra fue el ritmo (por momentos), la historia que tiene un poco de "relleno" y los cameos de famosos actores mal utilizados

Te invito a mi propio análisis de la 4ta temporada de "Arrested Development" en mi página: http://on.fb.me/1eBVzEv

También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

https://www.facebook.com/sivoriluciano

¡Saludos!