jueves, 6 de junio de 2013

Las opciones de Julian Fellowes

Cinco meses y medio y todavía los medios británicos le preguntan a Dan Stevens por su marcha de ‘Downton Abbey’. Es lo que ocurre cuando interpretas al galán romántico más famoso de la última década y decides abandonar la serie de televisión porque prefieres trabajar en otros proyectos. Tan sólo tres temporadas después y con una muerte que se recordará durante muchísimo tiempo. Más que nada porque Matthew Crawley falleció en un trágico accidente de tráfico el veinticinco de diciembre y le indigestó la comida a más de una.

Esta es la lección que Stevens dijo aprender: “No debes morir en la televisión británica el día de Navidad’. Así rompió con su regla no-escrita de no prestar caso a las preguntas que tuviesen que ver con la serie. Hasta ese momento, había optado por responder con evasivas o sin dar ninguna importancia al asunto, y prefería centrarse en los proyectos futuros o su bolo en Broadway, ‘The Heiress’. Pero, al ver que su imagen público se deterioraba, finalmente abordó el tema y alegó que no fue responsabilidad suya que el personaje acabara como acabó. Él no escribía los guiones y esto concernía a Julian Fellowes.

Ayer, sin embargo, estuvimos debatiendo por Twitter su defensa y, si bien hubo quienes argumentaban que era cierto, yo no puedo evitar decantarme a favor de Fellowes. Ese especial de Navidad donde los Grantham visitaban Escocia y Mary daba a luz fue muy criticado, pero sobre todo porque el episodio era flojo en general. Había ejercido mejor de desenlace el último episodio natural de la serie, con el plano de Lord Grantham y sus dos yernos en el césped durante el partido de cricket. Y el siniestro total era muy gratuito, sí, ¿pero no lo es cualquier muerte accidental?

Fellowes, al fin y al cabo, no tenía muchas opciones. El actor quería irse cuando la historia de su personaje no iba por el mismo camino. El guionista había escrito un romance inolvidable y le debía a Lady Mary y a Matthew un tiempo de tranquilidad. Habíamos estado demasiado tiempo esperando como para pasar directamente a la acción, a una ruptura o una enfermedad después de que Sybil se quedase tiesa tras sufrir eclampsia al parir. Y la serie no tenía sentido sin Michelle Dockery con ella mudándose a la India por compromisos laborales de su marido, por ejemplo. Ni tenía sentido que él se fuese sin ella y no volviese a aparecer, que Stevens se negaba a volver. Él ya no quería tener nada que ver con ‘Downton Abbey’, que en tres años le había convertido en un actor muy popular tanto en Europa como Estados Unidos.

Así que Fellowes le mató de una forma absurda. Puede que la dirección de la escena dejara que desear, pero no tenía elección. Quien sí la tenía era Stevens, se largó y prefirió fingir que Matthew Crawley jamás había existido o que había sido un tropiezo en su carrera. Menudo desagradecido.

4 comentarios:

Liz dijo...

NO ME LO PUEDO CREER. Tambien pense que el especial de navidad fue mas flojo que los anteriores. NO tengo mucha idea de los motivos de Dan Stevens, pero creo que si eres un actor serio debes explicar porqué te vas de la serie al menos. Se lo debes a los espectadores no? NO solo irme y yastá.

COncuerdo con la ultima frase ._.

Alberto García dijo...

Totalmente de acuerdo. el episodio me gustó, aunque solo fuera por la parte que concierne a Thomas, pero este chico podía haber intentado arreglarlo de otra forma. Como mínimo dejar la serie mas paulatinamente, reducir sus apariciones y tal.

Lo que sí le voy a echar en cara a Fellowes es que nos haga otro salto temporal, con lo que me gustaría ver a mí las reacciones de la gente

Abril22 dijo...

Es que el tema es que Fellowes no tenía opciones. Porque igual de tenerlas el primo seguiría vivo. Si el actor le hubiese dicho oye que tengo teatro en Broadway y me gustaría compaginarlo con la serie. Cómo podemos sacar a Matthew y que luego vuelva? Pero es que si le dijo Tengo teatro en Broadway y no voy a volver. Qué hace Fellowes? Pues cargárselo. Pero esto es algo que hacen todos los guionistas/showrunners/productores cuando un actor o actriz le dice que se pira y que no quiere volver. En España también pasa, Anar de Armas quiso irse y dos veces, y las dos veces acabó muerta en dos series. El Duque quiso irse y también murió. Cuando los actores no dejan opciones matar al personaje es la única opción que hay.

Al rico libro dijo...

¿Y por qué no cambiaban de actor como se hacía antes? En Santa Bárbara hubo así como 800 C.C. y no pasaba nada.