jueves, 3 de abril de 2014

La serie que deberías estar viendo

‘Borgen’ probablemente es la mejor serie que no estás viendo. En Dinamarca ya terminó: tres temporadas y se despidió por todo lo alto. Pero la ventaja de las series nórdicas es que no corren las mismas prisas que con la televisión americana o británica. Son atemporales, no hay la necesidad de verla en un determinado momento para poder leer los dos mil artículos al respecto y no tragarte los detalles que preferías descubrir por ti mismo (y sé que algunos de vosotros me diréis que ya la habéis terminado, unos pocos).

‘Borgen’ es tan buena, de hecho, que ni tan siquiera me importa llevarla con retraso. Vi la primera temporada hace más de un año, ahora me he puesto con la segunda y nada me gusta más que la idea de saber que tengo unos cuantos episodios para degustar. Duran una hora y suelen ser perfectos. Siguen a la Primera Ministra danesa, Birgitte Nyborg, y lo complicado que resulta conciliar los asuntos de Estado con una vida privada. Más que nada, el sacrificio que supone renunciar a tener una vida por el bien de unos ideales y lo traicioneros que pueden ser los aliados políticos cuando toca quedar bien delante de los medios.

En esta segunda temporada sobre todo hace hincapié en este conflictos. Ya no es una política ingenua, conoce el precio del poder y no finge que puede permitirse caprichos personales. Y la calidad de este retrato, que comprende a la mujer como un sujeto con muchos ángulos (ambición, profesionalidad, feminidad, maternidad), permite que sea el mejor retrato de una protagonista en televisión después de Alicia Florrick de ‘The Good Wife’. Sidse Babett Knudsen está fantástica y tampoco la desmerecen el resto de tramas.

Los fantasmas personales de su asesor y estratega Kasper Juul (que hasta recuerda a Don Draper con sus secretos, su relación con las mujeres pero le diferencia que es más joven, soltero y acepta ser comandado por la política) y las tramas periodísticas de Katrine Fonsmark funcionan igual de bien. Son casi co-protagonistas, contribuyen al universo mediático, político y personal, y permiten que a los episodios de una hora no les sobre ni un minuto.

La única lástima de ‘Borgen’ es que cueste tanto recomendarla. Es extraordinaria a la hora de mezclar inteligencia e accesibilidad pero es danesa. La política nórdica, los subtítulos, la falta de nombres conocidos y su no emisión por estos lares no ayudan a que sea fácil consumirla. Y la idea de un remake en España es descabellada. Perdería toda la riqueza de la variada política danesa, donde los gobiernos de coalición son una realidad, a diferencia del Parlamento español donde salen gobiernos de un solo color (el popular o socialista).

Pero donde sí funcionaría es en la televisión catalana. Hay tantas fuerzas políticas con peso en el Parlament de Catalunya y son tantos los contactos que tendría sentido ambientarlo en el parque de la Ciutadella y la Plaça de Sant Jaume. Con este clima que se vive hoy en día, además, podría salir algo muy complejo e interesante. ¿Y la idea de un Govern post-independencia? Eso ya sería una locura a nivel dramático. ¿Entrada en la UE o no? ¿Aranceles o no? Y no perdamos de vista el matrimonio, que el bien del país es una cosa y el del cónyuge no es menos importante. Lo veo, lo veo. Y vosotros ved la serie danesa, queráis ver un remake a la catalana o no.

4 comentarios:

León dijo...

La primera temporada me gustó muchísimo y me la ví en maraton. Las otras dos me gustaron menos pero también las disfruté mucho. Respecto a hacer una serie sobre la política catalana me parece buena idea. Por ejemplo aquí en Andalucía donde nos gobierna el mismo partido hace treintaytantos años pues no tendría interés. El parlamento andaluz está más muerto que mi abuela.

Abril22 dijo...

No la emite ningún canal doblada al español?
Apuntada desde que salió pero es que me da pereza leer castellano y escuchar danés...

Molaría mucho ese remake catalán! Y a nivel nacional más que en la Moncloa molaría llevarlo al Congreso /Senado. Ahí están todos los colores y molaría ver qué se cuece ahí...

León dijo...

Enseguida se te hace el oído al danés y es una pena verla doblada porque Birgitte es tremendísima y hay que oirla en su salsa. Además ella habla en algunos momentos en otros idiomas y no sé como quedaría con el doblaje. Saludos

Jordi Falguera dijo...

Borgen es muy buena. Porque es aparentemente sencilla y propone debates de altura con muy pocos elementos.
La idea de ambientar una serie así en España o Catalunya ha pasado por la cabeza de muchos guionistas (post-independencia incluida), pero hoy por hoy ninguna cadena se arriesgaría a hablar de política con un mínimo de realismo.
Viva Birgitte Nyborg.