viernes, 12 de diciembre de 2014

'The Good Wife' como referente

‘Madam Secretary’ nunca será ‘The Good Wife’. Esta idea quiero que quede muy clara porque algunos directivos de la CBS nos han querido vender que así será. Pero, ahora que llevo unos cuantos episodios, no puedo negar que hay unos cuantos parecidos razonables y que la serie de Téa Leoni quiere aprender de la mejor. Otra cosa es que la creadora Barbara Hall no es Robert y Michelle King y, por lo tanto, los resultados de una y otra son dispares por defecto.

Cuando se estrenó, la serie nos contó que hablaría de una madre de familia que comenzaba un nuevo trabajo, el de Secretaria de Estado, cuya naturaleza diplomática se diferenciaba mucho de su antiguo empleo como agente de la CIA. Ahora su cometido es resolver, antes era detectar y ejecutar. Pero también insinuaba en el piloto que había habido una conspiración para eliminar a su antecesor en el cargo, Vincent Marsh, un descubrimiento que podría llevarla a desconfiar de las más altas esferas de Washington y de la diplomacia mundial.

Como pertenece a la CBS, no sorprendió que sus primeros episodios tuvieran un caso de la semana, donde Elizabeth McCord tanto tenía que reconciliar a China y Japón como irse a la India a defender los intereses de los empresarios americanos. La facilidad con la que Elizabeth lo puede resolver todo y siempre con resultados satisfactorios denotaba que no sería ‘The Good Wife’. Donde Alicia Florrick demuestra que con inteligencia y sobre todo dinero puedes utilizar la ley a tu favor y que la justicia es relativa, ‘Madam Secretary’ utiliza simplemente la fuerza de voluntad. Es un planteamiento bastante infantil.

Pero donde sí consigue parecerse a ‘The Good Wife’, aparte de su protagonista femenina fuerte y de un núcleo familiar al que se da importancia, es en su negativa a limitarse a una estructura concreta. Poco a poco genera un clima de desconfianza dentro de la Secretaría de Estado y en la Casa Blanca y, si bien sigue siendo bastante blanca porque tenemos a una Elizabeth inmaculada, hay que admirar que se salga del molde. Es aquí donde se nota que la CBS quería otra ‘The Good Wife’, otra serie femenina que explorase las tramas como sus guionistas creyeran oportuno.

Esto se nota, sobre todo, a partir del noveno episodio, donde finalmente dan rienda suelta a la conspiración y esas sospechas afectan de forma visible al matrimonio McCord (cuando la hija recibe un mensaje y grita de la ilusión, ellos ya creen que algún servicio de inteligencia les ha descubierto investigando). En ese episodio no hay caso y, si se echa la vista atrás, se percibe como se han sembrado las semillas para ser otra serie, una más compleja donde los personajes podrían no ser tan amables como parecían a simple vista.

‘Madam Secretary’ está todavía arrancando, esto está claro, pero podría salir algo decente si finalmente ponen toda la carne en tramas longevas. Los casos de la semana no funcionan del todo por grandilocuentes y resueltos de forma infantil, pero si se centran en detalles diplomáticos mientras desarrollan los personajes y sus viajes personales, entonces sí puede ser un buen sucedáneo de ‘The Good Wife’.

1 comentario:

Abril22 dijo...

Yo también pensé que sería más The Good Wife pero de momento tira más hacia El Ala Oeste salvando las distancias. Ojalá la serie siga la estela Florrick y cada vez sea más compleja porque ganaría muchísimo. Además si la 7aT de The Good Wife es la última CBS necesita otro serión.