lunes, 29 de septiembre de 2008

Cuatro premieres y un funeral

La resaca de la huelga debió impulsar a los guionistas a recuperar el tiempo perdido e intentar volver a captar todos esos espectadores que seguían sus series. De ninguna otra forma se puede entender, sino, que todo esté aterrizando a la televisión en tan buenas condiciones: quizás Fringe no despierte pasiones, pero las viejas glorias demuestran estar en muy buena forma. Y la más grata sorpresa, contra todo pronóstico, es...

Anatomía de Grey
Los sneak peeks y tráilers ofrecidos por la ABC han sido una tomadura de pelo: casi nada de lo que se muestra es real. Pero que nadie se indigne por la expectación que intentaron crear: aunque no habría dado ni un céntimo por la nueva season premiere de Anatomía de Grey, los del Seattle Grace han vuelto por la puerta grande (después de abandonarnos por la trasera). Los guionistas por fin se han esmerado y han conseguido montar una premisa simpática y fresca, algo que le faltaba (y mucho) a estos médicos. Christina fascinada por un médico, el jefe preocupadísimo por el rendimiento de cirugía, Meredith un poco más calmada, Izzie pronunciando diálogos con piés y cabeza (sí, Katherine Heigl, este año podrás mandar tus vídeos a los Emmy), y Callie y Hahn... a lo suyo. Podría decir que he recobrado la ilusión por esta serie que perdió el rumbo a partir de su tercer año. Y, a la espera de ver a Melissa George (Alias) y Mary McDonnell (Battlestar Galactica) entrando al hospital, sólo puedo decir que la aparición de Kevin McKidd no me ha acabado de convencer: que despierte los instintos más animales de la Dra. Yang es un acierto, pero esa actitud militar de "no recibo órdenes de civiles" no hace falta. ¿Soy el único que ha pensado en la Dra. Campbell de Strong Medicine?


House
Wilson y House han estado copando todos los chismorreos acerca de la serie desde que ésta acabó con la catárquica muerte de la zorra implacable Amber. Ya era hora que el oncólogo dejara de seguirle la corriente al insufrible de House y le pusiera los puntos sobre las íes, de la misma forma que los guionistas debían alterar un poco esta relación de amistad tan increíble. Y sí, hay cambios, aunque parece que la quinta temporada irá por los derroteros de siempre: nada de competiciones de internos como antaño. Eso sí, reitero lo que nos hará sufrir Trece con su enfermedad de Huntington: los comentarios del internista hacia ella han sido de lo más duro que haya visto en la serie. No apoyo la opinión de algunos de cuestionarse porqué pusieron a Trece estando ya Cameron. La mirada de Olivia Wilde me mata.


Cómo conocí a vuestra madre
A Ted ni tan siquiera le convierte en entrañable el hecho de ser fan de Star Wars. Es uno de esos fenómenos extraños de la televisión: ¿Cómo puede tener tan poco carisma Josh Radnor como protagonista de una sitcom? Por suerte, esto de tenerlo profundamente emparejado con Sarah Chalke (es fácil intuir qué ha dicho la chica a la propuesta de matrimonio) ayuda a que pierda protagonismo. Barnie es quien ahora suspira por Robin y esta circunstancia promete ser mucho más entrañable y graciosa que lo que nos ofreció el ordinario de Ted. No obstante, quien me preocupa es Jason Segel, que interpreta a Marshall, ya que desde que lo pudimos ver en Paso de ti se me ha convertido en un personaje antipático (¿por qué tanto ombliguismo, Jason?).


Lipstick Jungle
Estas no llevan ni un año en pantalla y, a consecuencia, es distinto reencontrarse con ellas: no hay ni esperanzas, ni las ganas de reencontrarse con míticos personajes, ni el cariño que puede suscitar una serie que lleve años en pantalla. Sin embargo, las paupérrimas audiencias de la primera temporada han contribuido a que, a Brooke Shields, Kim Raver y Lindsay Price, se les unieran Mary Tyler Moore y Rosie Perez. Y mientras que esta última incorporación la aplaudo, pues Rosie es un torbellino y sigue igual de fresca y divertida que siempre, Moore parece sacada del museo de los horrores. Quizás antaño tuvo sus días, pero después de inmovilizarse la cara y tenerla tan estirada que se le pueden ver las muelas del juicio, y una mirada desigual y de susto, ya no se puede hacer nada con ella. Si debe salir en alguna parte, ha de ser en Nip/Tuck. Por otra parte, Lipstick Jungle en si, sigue como antes del verano: prometiendo ser un buen culebrón simpático para mujeres.

Pero no todo han sido llegadas durante este mes de septiembre. El verano suele ser época para series fáciles, entretenidas y agradables: ahí están Swingtown, Burn Notice o In plain sight. Sin embargo, también es la época en la que llega Brenda Johnson y, por lo tanto, este mes ha sido cuando se ha despedido. Aunque nadie se alarme: esto no es exactamente un funeral pues, por supuesto, volveremos a disfrutarla.

The Closer
Esta ha sido la primera vez que la he seguido en versión original y, posiblemente por esto, esta vez haya disfrutado un poquito menos con Brenda. No estoy diciendo que la cuarta temporada no haya estado a la altura, que no me haya divertido con sus miradas a las chocolatinas y que no haya estado tan implacable como siempre en las salas de interrogatorios. Sencillamente, The Closer ha estado un poco más suave de lo habitual y los contrapuntos cómicos no han sido tan delirantes como los de la anterior (el viaje navideño de los Johnson fue memorable). Por otra parte, el reencuentro entre la subjefa y Croellick hizo saltar chispas y el último episodio, con inquietantes terroristas adolescentes, fue la bomba. Además, por primera vez nos dejan con un auténtico cliffhanger y no con un final amable. Te seguiré esperando con impaciencia, Brenda.

7 comentarios:

lucha dijo...

Tienes una buena forma de criticar, eres coherente y objetivo con tus argumentos, no tengo mucha expereincia en esto pero captas mucho la atencion del lector. felicitaciones

ALX dijo...

Lo mejor de Anatomía de Grey fue el discurso del jefe del hospital, en el que Shonda Rhimes pedía perdón por haberse descuidado y nos rogaba que le diésemos un margen de confianza. A ver si cumple con lo prometido.

Crítico en Serie dijo...

cierto, alx. Aunque el hecho que lo haga el jefe... le quita puntos. Quizás uno de los personajes que peor me caen de la televisión (más que Meredith!)

y lucha, muchas gracias por tu comentario. ;)

Amnesia dijo...

a mi lo de lipstick jungle em sona a cutrot cutrot! prejudici pur i dur? SI! ho reconec, però què vols... tanta dona en "la gran ciudad" que es val per ella mateixa amb el "talent i el treball dur" ( com diu a l'anunci de la serie a la cadena fox espanyola) m'avorreix, em sona repetitiu i molt a lo american woman, pisando fuerte.

tan malament estan les dones d'amèrica de la mitjana edat que necessiten una sèrie que els fagi sentir lliures, guays i vives i intrèpides en el món del sexe entre d'altres?

resumint que tinc un prejudici com una catedral: la culpa és de l'anunci! XD
cutrot, cutrot!

petonets

Crítico en Serie dijo...

amnesia, no he vist l'anunci, però està clar que possiblement no t'agradaria. A mi, en canvi, això de l'amistat, moda, homes i bona vida no em sembla un còctel tan indigest. Què hi farem! ;) Això sí, no se't passi pel cap criticar a les dones de Sexo en Nueva York perquè elles estan fetes d'una altra pasta i, quan unes són les primeres i pioneres, tenen un mèrit que no tenen d'altres (i encara no hi ha hagut una altra sèrie tan sexual, apart de la avorridíssima i explícita Tell me you love me).

MacGuffin dijo...

Ya sabes que en Trece no nos pondremos nunca de acuerdo :-). Sigo pensando que "House" tiene que hacer limpieza en el reparto, porque hay demasiada gente. Si Cameron y Chase no van a aportar nada, por ejemplo, que los liquiden (y eso que la faceta borde de Cameron a mí me divierte).

Acabo de empezar con la cuarta de "The Closer", así que ya comentaremos por dónde va todo.

quintamaravilla dijo...

De éstas sólo he visto 'HIMYM' y cada vez me hace menos gracia, está pasando de comedia a drama como quien no quiere la cosa...