martes, 2 de diciembre de 2008

¿Series españolas? No, gracias

Más de un año y medio sin analizar una serie española. 21 meses esquivando algún tipo de reflexión a partir de alguna ficción estatal. Y, por si alguien se había dado cuenta, quizá es hora de dar alguna explicación por esta ausencia en Crítico en Serie.

La razón principal por la que no se empezó a hablar de tetas e internados es porque no sigo la mayoría de estos seriales. Segundo, porque pese a la tentación creo firmemente en la especialización; que cuando alguien entre en esta página sepa qué podrá encontrar: críticas y opiniones acerca de y/o a partir de productos norteamericanos. Y el tercer razonamiento (y el que más pesa) es que la ficción española no vale ni mi tiempo libre ni el espacio gratuito que ofrece esta herramienta de internet.

Muchos millones de espectadores del territorio defenderán la postura contraria, puesto que las audiencias no engañan y sé que ganan en número. Pero es que, por más cualidades que algunos quieran encontrar en internados, hospitales centrales o aídas, las series de aquí son distintas y, a mi parecer, inferiores. En realidad, es una cuestión de gustos y haceres: de la misma forma que no consigo tragarme ni diez minutos de culebrón colombiano, no aguanto ni medio episodio de Cuéntame. El estilo made in Spain escapa a mi capacidad de procesar y, en caso de intento, quedo extasiado con tanto cutrerío, la pésima realización y la insoportable sobreactuación (o nulas dotes interpretativas) de la mayoría de los repartos.

La diferencia de cariz más formal, en la mayoría de los casos, es la duración: alrededor de 70 u 80 minuto (sin contar los anuncios), opuestos a los milimetrados 40-43 minutos del otro lado del charco. Y sí, es el carácter elegido que no tendría porqué perjudicar al resultado final: las raciones dobles especiales provenientes de EE.UU. bien que suelen saldar la operación con éxito. No obstante, aquí es distinto: no es que utilicen minutos adicionales para contar más, porque los necesiten, sino que los utilizan para redundar en las historias, narrar las anécdotas del secundario más miserable y cocinar un potingue que suele mezclar cuántos más géneros posibles en la misma olla. Habrá quien que adore el potaje, pero yo soy de los se habitúa rápidamente a la buena vida y, una vez ha probado el jamón de Jabugo, le cuesta volver al serrano del súper.

Ni tan siquiera los productos que teóricamente apuestan por la calidad se acercan a dicho objetivo. Guante blanco, la que iba a ser la gran baza de la 1, se perdía en los problemas familiares y no tenía ni el más mínimo gancho en cuanto a los robos. Por otra parte, la incombustible Hospital Central es la infumable suma de Urgencias con un serial de sobremesa suramericano. 700 euros es criminal: pura chapucería e ineptitud. Y Aída es una chabacanería suprema que insulta al concepto de humor. Y es que, por más que Zapatero se arrastre todo lo que haga falta para apuntarse a las fiestas de George W. Bush y farde de haber recibido en tiempo récord el agradecimiento de Barack Obama (cual adolescente gritona con un autógrafo del Duque), su lugar está en la cumbre iberoamericana con el verdulero de Chávez. Al igual que las series españolas que, por más pretenciosas que sean y por más elementos que cojan de la ficción made in Hollywood, se acaban asemejando a RBD o Pasión de Gavilanes.

El oasis catalán

No todo el panorama pasado y presente ha sido siempre tan catastrófico. Como catalán que soy, y gracias a TV3, durante mi existencia también he visto productos de gran calidad. Soy acérrimo detractor de los insulsos habitantes de Ventdelplà, la reina de su programación, y ya no siento ningún tipo de apego a los de El cor de la ciutat. Sin embargo, la historia de la cadena ha ofrecido dos grandes series de cuantas puedo recordar: Plats Bruts y Porca Misèria. La primera de ellas, probablemente la mejor sitcom que haya visto y que merecidamente barría en las audiencias. Y la segunda, una dramedia de autor (Joel Joan se lució) que de haber sido en inglés, se podría haber colado en los canales de cable de EE.UU. Era buena por su modestia y a la vez era buena en mayúsculas. Eternamente recomendable.

26 comentarios:

AG dijo...

La de Plats Bruts ya me suena a mí también y no tengo opción de ver TV3.

Por lo demás muy de acuerdo con tu comentario, sobre todo la duración. 7 Vidas en sus comienzos tenía capítulos de 40 minutos y ya se hacían largos. Llegaron a ser de 1h 15, una verdadera exageración y mucho más para una supuesta sit-com

Crítico en Serie dijo...

Tienes razón, mientras que 7 vidas no era un insulto a la inteligencia, era extraordinariamente larga (y excesivamente pro-psoe). Y tenían tiempo de cambiar de opinión 42 veces antes de que acabara el episodio...

Moltisanti dijo...

Me pasa exactamente igual que a ti, no puedo con la ficcion nacional, más que nada porque una vez probado que se pueden hacer buenas cosas para la television, volver a la ficicon patria es muy duro. Actualmente no sigo ni una serie española, de ahí que todavía no haya hablado de ninguna ni siquiera de pasada...

sadscient dijo...

Para gustos colores, pero a mí alguna siempre se me cuela, ahora mismo El Internado, y cuando vuelva Cuestión de Sexo son las únicas que veo, pero 7 vidas y Aquí No Hay Quien Viva también me las tragué, y eso que reconozco los mismos fallos que describes en tu post (actuación y duración por delante), pero tragándome algunos capítulos de One Tree Hill o Private Practice tampoce puede presumir uno de ser un sibarita absoluto, que tampoco en américa es todo Friday Night Lights o Lost.

Crítico en Serie dijo...

Sadscient, yo siempre que puedo dejo Sin Cita Previa por los suelos, pero igualmente, por mala que sea, es mejor que una españolada: por lo menos su realización es impecable.

Y con lo de One Tree Hill... lo mismo digo: por bodrio que sea, supera con creces Física o Química.

Está claro que no todo es Lost o FNL, pero en el terreno técnico superan siempre. Y esto ya es mucho.

MacGuffin dijo...

Plats Bruts conoció una temporada en la que su éxito saltó las fronteras de Cataluña y los medios nacionales le dedicaban reportajes. Incluso creo recordar que alguna tele empezó a emitirla doblada (o las pastillas no me funcionan bien, je, je). Pero es que el doblaje al castellano de series (o películas) en catalán a mí me suena fatal, me resulta muy falso

missmole dijo...

Plats bruts sin duda fue un hito,jeje.

Yo de ficción nacional conservo El internado (porque la empecé a ver y siempre me cuesta dejar algo) y Cuestión de sexo que sí que me parece divertida, pero igualmente están a mucha distancia de mis favoritas en cuestión de series.

titania dijo...

Este tema es complicado... yo cuando no tenía posiblidad de bajar series y las cadenas maltrataban a las series extranjeras, veía españolas. Estuve enganchada a Los Serrano (de la primera temporada, siempre Serranera, nunca de Aquí no hay quien viva que no la aguantaba), veía también Hospital Central, por supuesto Periodistas, 7 vidas, Más que amigos... Después fui libre para poder ver todo lo que quisiera gracias a Internet, y ahora de las actuales españolas, ya no veo ninguna.
Estoy de acuerdo en que ténicamente las americanas superan a las españolas muy mucho... a mí me gustan más, desde luego, pero yo nunca he sido sibarita para nada, sólo me atrae lo que me gusta, me divierte o me transmite, y recuerdo capis de Periodistas que me tenían completamente enganchada, igual que me pasa ahora con True Blood o con Lost. Así que yo no las veo, pero me parece muy bien que las hagan y que tengan audiencia, cada vez hay productos mejores (algunos siguen infumables, pero bueno) y confío y espero que ya irán aprendiendo...

PD: One Tree Hill bodrio???? Os mato...ja,ja.. he de reconocer que un poco sí...je,je,je....

ALX dijo...

Las series americanas pueden ser malas, pero al contar con una realización y una producción impecable pues se disimula. Gossip Girl es un buen ejemplo.

Por mi parte, siempre defenderé Desaparecida, tenía sus cosas malas (la duración), pero consiguieron hacer un buen drama que además no se alargó indefinidamente, con personajes bien construidos y mejor interpretados y con una dirección y una fotografía un poco más cuidada de lo habitual.

Aún así, coincido con un comentario de arriba. Si uno ve Private Practice (te lo dice alguien que no se pierde un episodio)uno ya no se las puede dar de sibarita de series.

ALX dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gotty dijo...

Como comentaba hace algún tiempo con una amiga, la principal diferencia entre las series españolas y de EE.UU. son dos:

- En las americanas se centran en historias especiales (niños ricos, hermanos que matan demonios, kriptonianos, un asesino en serie, etc.) En las españolas cuanto más normal es la historia mejor (la vida en la epoca de Franco, la vida en un bloque de vecinos, la vida en pareja a distintas edades, etc.).

- En target esta muy bien definido en cada serie americana (para adolescentes -Gossip Girl, 90210-, para mujeres -Grey's Anatomy-, para mujeres independientes -Sexo en NY, Lipstick Jungle-, para fans del terror -Supernatural, True Blood-, para hombres -Dexter, Friday Night Lights-, etc.) Aquí en todas las series hay gente de todas las edades: Cuentame, Los Serranos, La que se avecina, Escenas de Matrimonio, etc.

Asi que, si yo fuera guionista español, haría una trama fuera de lo normal, con un target definido en 40 minutos...

PD: a mi las audiencias no me aportan ningun dato, pq si la noche del Jueves solo emiten basura, la gente elegirá un subtipo de ésta para entretenerse...

LUIH dijo...

No puedo más que darte la razón y subrayar cada cosa que has escrito. La ficción en España está muy sobrevalorada y gran culpa de ello la tienen las cadenas, que se niegan a dar el paso definitivo y abrir España al mercado estadounidense.

Dicho esto, me gustaría recalcar que "Aqui no hay quien viva" me encanta, y es una de esas series con las que no puedo parar de reirme. Es la excepción que confirma la regla.

ALX dijo...

A mi me parece bien que las cadenas apuesten por series nacionales y que estas tengan éxito. Lo bueno sería que fuesen un poco más exigentes con su calidad. No veo que sea una solución que solo emitan series americanas.

Unamigotuyoguionista dijo...

Comparto contigo una cosa: la mayor parte de las series españolas me aburren. Alguna veo, muchas ignoro y ninguna me quita el sueño. Pero no sólo son esas su causa. Comparto contigo el problema de su duración: es imposible generar ficción de calidad basándose en la necesidad de producir tantos minutos semanales. Pero eso responde más a una nefasta política de programación basada, supuestamente, en hábitos culturales que a una voluntad artística de los creadores. Intenta vender algo de menos de 70 minutos y, o te vas a cuatro – pensemos también en Lex, en A3 – o te vas a tu cuarto a llorar.

El principal problema es el sistema de producción. Uno y otro están a años luz. Aquí el poder lo tienen productores y directivos analfabetos y faltos de cualquier conociendo sobre cómo crear historias, y la palabra final realizadores que se ven sin tiempo para poder trabajar con calidad. Allí existe la figura del creador. Más que pensar y escribir, es quién mueve realmente los hilos de las ficciones. Decide, cuaja, prevé, ve, manda. Hay una única mano que mueve las ideas y su producción, mientras que aquí el guionista es tan solo un esclavo al servicio de… ¿quien? ¿Producción? ¿Dirección? ¿Realización? Además, la situación actual de la ficción televisiva es posible gracias a una previa y fuerte maquinaria de producción de ficción llamada Hollywood que ha avalado su crecimiento. En cambio aquí, las productoras de ficción se alejan mucho del cine y dudo que la mayoría de ellas hayan tenida jamás ningún contacto con ese mundo.

Por último, hablemos de dimensiones de mercado. Ellos producen para 300 millones de consumidores potenciales. Aquí para poco más de 40. Es evidente que los recursos que se pueden emplear son muy distintos. Más público, más pasta, más calidad. Eso es así. Por eso te invito a que en vez de usar palabras como inferior, te quedes tan sólo en el “me aburre”. Decir inferior te presupone la capacidad de decidir cuales son los valores cualitativos necesarios para establecer un nivel. Y eso en el mundo comunicativo, no lo tiene nadie. Aún así, te aliento a que sigas hablando sólo de series americanas porque son las que te gustan, porque tu blog es interesante tal y como está y porque la especialización en algo ayuda a su profundidad. Gracias por escribir tu blog.

Anónimo dijo...

Unamigotuyoguionista dijo... [...] Decir inferior te presupone la capacidad de decidir cuales son los valores cualitativos necesarios para establecer un nivel.[...]

No, eso le confiere criterio. Sirve para juzgar cosas, con mayor o menor acierto, con más o menos elementos de juicio, pero es evidente que podemos (y añadiría debemos) hacer.

Crítico en Serie dijo...

LUIH, no es que no se abran a EEUU, sino que no todo lo que funciona allí consigue funcionar aquí. También tienen una mayor audiencia. Además, para la economía española, mejor que se produzcan series aquí.

Gotty, tienes razón con lo del target: aquí debe concretarse ni que sea un poco más. No hace falta que todas las series tengan un elenco que cubra todas las edades.

unamigotuyoguionista, muchas gracias por tu aportación, interesante, que amplía el contenido, completamente razonada y con la que estoy de acuerdo. Sin embargo, en un blog donde manifiesto mi opinión, sí que puedo decir que las series de aquí son inferiores. Aquí yo establezco los valores cualitativos y yo juzgo. Distinto sería que fuera una página informativa, pero todo está escrito con mi firma y sujeto a ella.

Anónimo, gracias ;)

lestat dijo...

coincido totalmente contigo, yo solo pongo la tele para ver los simpson, padre de familia ó algun partido. Todo lo demás me lo bajo y es 100% americano.

Pixelwoman dijo...

totalmente de acuerdo.

Hay algunas series que son el oasis en medio del desierto (algunas antiguas que te recomiendo que te descargues, te sorprenderán "Pepa y pepe" y "Chicas de hoy en día".
Las primeras temporadas de 7 vidas y de Aquí no hay quien viva, las salvaría de la quema. Muy buena, lats Bruts, sí :-)

Añade a los truños Plutón Berbenero, una soberana mierda.

Y yo también me pregunto lo del minutaje, no sólo con los "dramas" de 70 minutos, sino que aquí las sitcoms, en vez de durar los 22 minutos exactos de EEUU, duran 40 (Aída, 7 vidas, etc...) ¿A quién se le ocurrió la idea? ¿No conocen el refrán que dice "lo bueno si breve dos veces bueno"? (Mira que es un refrán de aquí)

También hay que reconocer que la inversión aquí es mucho menor, sobre todo en guionistas (suelen coger un equipo de becarios a los que pagan una miseria y los sobre-exlotan al máximo). en House, cada guionista escribe sólo dos episodios por año. Así se hacen las cosas bien, pero, claro, eso cuesta dinero. ;-)

Pixelwoman dijo...

REspondiendo a Gotty:

En EEUU hay muchas muchas series de gente normal, empezando por Friends, Mad men, Las chicas Gilmore, Ho I met your mother, Swingtown, Canción triste de Hill Street... muchos clásicos y actuales.

En cuanto al target sí te doy la razón: las series españolas se esfuerzan por gustar "a todo el mundo" (y te ves en Física o Química y "compañeros" tramas de adolescentes, de jóvenes, de gente más mayor...)

De todas formas, te comento que los guionistan tienen CERO poder de decisión. No es que ellos hagan malas historias, es que las buenas no las comprarán o si las compran, la cadena las cambia para atraer más público. Ellas son las que dictan.
Te lo digo con conocimiento de causa.

Mientras las cadenas no quieran invertir y apostar por algo arriesgado, aquí se seguirán haciendo las mismas malas series. Y ojo, malas no por factura, sino por las historias, los personajes, los diálogos, la dirección y mil cosas.

Crítico en Serie dijo...

pixelwoman, la factura, por más que lo intenten, tampoco nunca es igual que la norteamericana. Guante blanco, por ejemplo, era impecable, pero parecía tener una patina de rigidez encima de la serie, tediosa.

Y yo también salvaría 'Aquí no hay quien viva'. Era cutre-cutre, pero a la vez buena. Cómo me divertía.

Gouel/Nanaif dijo...

Buen articulo, y muy en la linea de lo que yo pienso.

Las series yanquies son mejores, si, por una sencillisima razón, no pretenden ser más de lo que son.

Sin son una comedia chorra para dolescentes pues son eso, una comedia chorra para adolescentes, si hacen una serie de terror la idea es acojonarte todo lo posible, si una serie de accion meten caña, balas y lucha por un tubo, etc etc.

El problema en este nuestro pais es que todos queremos ser "artistas" "innovar" ser "profundos", y,. al igual que en el cine, la cagan a base de bien.

Los hombres de Paco, comenzaron siendo una serie de humor sin más, absurda y ridicula, al poco algún lumbrera decidió darles "profundidad" y se la cargaron, el Internado, pues otro ejemplo, y asi podriamos seguir.

Solo Aida, (si, Aida) se salva, por la sencilla razón de que te dan lo que pretenden darte, una comedia de humor bestia, basto y facilón. No tienen infulas ni pretensiones mas alla del chiste facil.

Y eso, en este pais es de agradecer.

sadscient dijo...

Pues yo creo que El Internado cada vez va más de lo que va, no tiene culebrón (bueno, no más que lost con su "triángulo/cuadrado amoroso", ni intenta ser comedia. Las niñas son un petardo, es lo único, pero el resto va encaminado a contar la historia de misterio, aunque luego te meten un "Bauer" o un "hacker" y nos parece una flipada, cuando en las series americanas nos parecen personajes de los más normal.

ENGADI dijo...

No sé, creo que de todo hemos tenido, y lo que por supuesto no tenemos son los mismos presupuestos... Yo coincido contigo con FNL, con Chuck y con muchas otras, me encantan las series americanas... pero sí veo alguna serie española y últimamente Cazadores de Hombres me ha dejado un buen sabor de boca y el cierre me ha gustado, para mi así queda. Cuando se intentan alargar las cosas porque sí, ya no resultan.

sergio minia dijo...

Tú espera a ver DOC en enero en A3 (aunque vaya caca de cadena). Será maravillosa

Crítico en Serie dijo...

Gouel, lo de Los Hombres de Paco es como para estudiarlo: como fueron cambiando la serie (y mira que no la he seguido, pero solo hace falta ver los tráilers y todo el drama montado alrededor de Lucas).

Sadscient, el problema no es que te metan un Bauer: es que no saben rodarlo sin que parezca una cutrada.

Engadi, pese a tener ciertamente buena pinta, no vi cazadores de hombres. Su argumento era de los que tiraba para atrás.

sergio minia, pues a ver si tienes razón. Es de las pocas series españolas que realmente tengo de ver como quedarán. Tiene un buen reparto y me gusta la idea. Parece que se puede llevar a cabo correctamente (no es particularmente difícil).

alexyaoi dijo...

pues a mi personalmente me gustan las series españolas de comedia y tipo el internado, pero aunque vosotros esteis acostumbrados a series de alta calidad como spartacus, hannibal..., esas series tienen cosas muy fuertes y dificiles de digerir para algunos que tenemos que conformarnos con series de nivel medio como revenge, buffy y mujeres desesperadas y de ese tipo de calidad media-alta que es bastante decente hay varias en españa

cuentame como paso, el internado, el chiringuito de pepe, hermanos y detectives, angel o demonio isabel, y miniseries como proceso a mariana pineda (tve), felipe y letizia, el rey y la de isabel pantoja