lunes, 27 de julio de 2009

Hay de todo en la viña del Señor Disney

Toca pasar por alto, esta vez sí, que las dos series veraniegas de la ABC Family, Make It or Break It y 10 Razones Para Odiarte, sean las enésimas defensoras de la castidad. A partir de ellas se deduce que la pérdida de la virginidad es un paso traumático que sólo puede afrontarse después de adquirir la madurez, al revés de cómo en realidad funciona el mundo, donde la primera vez es justamente un paso más (aunque significativo) en la formación de uno mismo. Pero, a ver, es la cadena de Disney y los moralismos están a la orden del día y se pueden ignorar siempre y cuando no lleguen a las cotas de Vida Secreta de una Adolescente, esa guía de bolsillo cristiana.

Make It or Break It es más bien un relato de superación personal, el de cuatro adolescentes gimnastas que luchan por hacerse un hueco de las Olimpiadas. Es, sólo por la categoría en la que quieren competir, un poco original. El esqueleto de la serie y los giros del argumento ya los hemos visto mil veces (chica pobre y de familia disfuncional intenta encajar en un entorno nuevo y distante), pero si a las piruetas en el gimnasio se le suma una correcta ejecución de las reglas del género romántico-juvenil y también familiar, es un buen producto para el público al que va dirigido. Un entretenimiento soft que por su vertiente dramática tiene tintes de placer culpable y que se puede catalogar al lado de Greek como parte de la oferta digna de la cadena (que no quiere decir que esté a la altura de las zibizís, los omega chis, y los kappas, que gobiernan desde un estrato superior).

En cambio, de 10 Razones para Odiarte no se puede decir lo mismo. Hay una falta de definición en su concepto que chirría. ¿Qué sentido tiene adaptar una superficial película de adolescentes y encima convertirla en algo aún más vacío? Y es que, acogiéndose a un formato de 20 minutos, el remake repasa de puntillas el largometraje de Heath Ledger y todos los tópicos del género con un aire cómico y anecdótico que no aporta nada y que encima peca de rancio. La rebelde de hoy en día ya no viste de artista trasnochada, ni el macarra lleva un look de motorista de décadas pasadas.



Si lo que se pretendía era entrar descaradamente en el terreno de la parodia, que se hubieran contentado con reponer la película de No Es Otra Estúpida Película Americana que lo hizo con más gracia y con unos buenos actores de serie B (Chyler Leigh y Chris “Dios” Evans), algo que no se puede aplicar aquí. En esta adaptación hay un chico de serie que es bastante desagradable de ver (su mirada es perturbadora) y una cheerleader popular que es un retaco vulgar (después de tantos intentos, es evidente que Dana Davis no encuentra su sitio en televisión). Si se entra en un género, aunque sea para parodiarlo, también se tienen que seguir ciertas normas, por superficiales que sean.

11 comentarios:

anade dijo...

Contra todo pronóstico, Diez razones me está gustando. Como suele pasar, no esperaba nada de ella y vi el piloto por curiosidad, pero lo cierto es que ese toque desenfadado, paródico y nada pretencioso me cautivó.

No es la gran serie de la temporada, pero yo me lo estoy pasando en grande con ella. :P

Allegra dijo...

Sorprendentemente 10 razones está gustando a la gente. Me resulta totalmente inaudito porque es como apuñalar la película de forma lenta y dolorosa. Básicamente los actores son penosos y el guión y los diálogos, sencillamente, dan asco. No me gusta usar gratuitamente palabras tan crueles pero he sufrido media hora de agonía al soportar semejante tortura.
Y ahora me has metido ganas de ver No es otra estúpida película americana (cada vez que veo a la chica albina cantando "No tengo pigmentos" me muero de risa). Y si, la pequeña Grey hizo un gran papel.

Crítico en Serie dijo...

anade, sigo sin ver qué tiene 10 razones. La veo tan innecesaria...

Allegra, No es otra estúpida película americana es una gran película. Chyler Leigh con el vibrador... ¡mítico! Pero me quedo (para la posteridad) a Chris Evans con nata en su banana split. Y, por más que desde entonces prácticamente no haya hecho nada remarcable (los 4 fantásticos o Push no entran en esta categoría), seguirá siendo mi hombre-objeto. ;)

Ah, y entra en el post antiguo sobre la película (el link está en el post) si quieres ver cuantos chicos de serie aparecen al lado de Chyler, Evans y la chica albina.

Harmony dijo...

Pues a mi me está gustando más la de las gimnastas que la de diez razones, no se muy bien porque, ya que son más de lo mismo, pero en la primera veo más claro el tema y es un divertimento para pasar un rato simplemente entretenido, en diez razones, pese a que me entretiene, me cuesta más ver hacía donde va la serie y como es de la mitad de duración que la otra aun no he conseguido encariñarme con sus personajes.

jantérez dijo...

Os pasáis con lo de la Disney y su moralina conservadora. Yo creo que sí, aunque el otro día vi un capítulo de 7th Heaven (el séptimo cielo), de la creadora de Diario de una adolescente, en Disney Channel y sí que dieron unos auténticos sermones por mentir unos adolescentes y casi los crucifican. Yo creo que las producciones de Disney Family no son en general así, porque Kyle XY no lo es y es totalmente diferente a eso (no son hippys verdad, pero afortuanadamente no lo son, no nos vayamos al otro lado). Las películas Disney tampoco son así, quizás hay alguna aliazna empresarial con alguna empresa en el canal Disney Family que sí quiera dar esos sermones, pero no creo que sea cosa muy de Disney.

Crítico en Serie dijo...

Jantérez, en cuanto a ficción se refiere (y a ABC Family), sólo Vida Secreta es condenable. Las demás son moralistas pero con moderación. Eso sí, recuerda que Hannah Montana recoge los galardones saludando a Dios en el cielo. Y ella es la estrella del canal.

jantérez dijo...

No te pases con los contenidos sobre moral y los descalifiques simplemente por eso. Los temas sobre moralidad, en un sentido amplio y más serio, siempre están ahí y son tratados por todo tipo de ficción o no ficción. Son condenables cuando dan un sermón, reducen un tema considerablemente para manipularlo o no dan otras alternativas. No vale todo, por supuesto que no, y hay cosas que están bien y otras que no lo son, aunque pocas cosas son blancas y negras. Que nadie diga estúpideces, que queremos quedar como muy listos cuando no es posible saber de todo, y queremos quedar como que tenemos buen rollo y decimos que admitimos cosas que algunos no admiten cuando en realidad ni soprtamos a la persona que tenemos al lado.

Volviendo a Disney, no creo que sea conservadora (si así fuese, ¿qué sería el diario abc de aquí? sería claramente ilegal). Sus películas de dibujos animados (las de siempre y las de ahora) van dirigidas fundamentalmente a niños y los que están en la primera etapa de la adolescencia, aunque también a un público con adultos familiar, y por eso no van de sexo y otros temas más adultos. Sobre los contenidos con moralina de sus series o películas, no creo que tengan demasiados (7th Heaven sí, por lo que vi el otro día, pero creo que es una serie del canal americano CW ni siquiera de Disney). Raven, por ejemplo, no tiene nada de eso, y ha sido una serie estrella de Disney Channel. Y asi muchas otras como Kuzco y demás. Mary Poppins y muchas películas Disney tienen un mensaje contra los que quieren aprovecharse de los demás. No confundamos ese tipo de mensajes con sermones morales o moralina, porque no es lo mismo, y se puede dar ese mensaje o una opinión sobre algo y no caer en el adoctrinamiento moral. Bendito sea el mensaje de Mary Poppins porque es muy justo y verdadero.

Por útlimo, Bisbal también se refiere mucho a Diós y ha sido importante en este país, y hasta los futbolistas que "trabajan" 1 hora y media al día también se refieren a Dios y abren los telediarios de todos los días del año. En serio, para juzgar sobre algo hay que decir algo más importante, y jamás he visto en Hannah Montana un sermón ni nada que se le parezca lo más mínimo sobre lo importante que es Dios o algo parecido.

Anónimo dijo...

Ah, se me olvidó una cosa muy buena sobre el sexo y los niños, a propósito de que las películas Disney pasan por alto este tema.

Hay un capítulo de Mujeres Desesperadas en que con un tono de humor pero tratado de forma seria Parker le pregunta a su madre, Lynette, por la manera en que se hacen los niños. Lynette no le cuenta casi nada porque Parker es pequeño y sólo tiene 8 años, pero éste le dice que un chico de 14 años conocido por ser un poco gamberro se lo va a contar el día siguiente a sus amigos; entonces Lynette cree que es mejor que se lo diga ella y le cuenta algo pero de una forma que evita detalles sobre sexo y le dice que es cuando dos personas se quieren y crean unas semillas que se transforman en el niño. Al día siguiente Parker le dice a la señora McKulskey que quiere introducirle una semilla en su vagina para que nazca un niño; ésta se lo dice a Lynette y le aconseja que no le cuente todo lo relacionado con el sexo a los niños porque no les interesa y van a preguntar mucho ya que no lo van a comprender, y por eso tiene que decirles algo que les dé miedo y que es algo sucio. Lynette ante la insistencia del niño sigue el consejo de la otra, pero el niño se asusta y cree que es algo malo; entonces Lynette le consulela diciendo que no lo es. Al final, Lynette le compra un perrito al niño que le gusta mucho y evita de esa manera que el niño siga preguntando por el sexo ya que es algo que aún no le interesa.

Jose

Crítico en Serie dijo...

Por supuesto que el cine de Disney ha sido ejemplar en muchos aspectos, no me refería ni a los viejos ni a los nuevos clásicos. Y está claro que a los niños no les vas a hablar de sexo ni les dirás que monten bacanales en sus clases.

Pero en Make it or break it, perder la virginidad (y es una serie para adolescentes) es algo ultrapecaminoso. Por no hablar de Vida Secreta. Con esto digo que, aunque no estoy en contra del mensaje de MIOBI (tampoco voy a ser yo quien aboge por el sexo libre a cualquier edad), a veces se les va la mano. Y 7th Heaven puede ser de la CW, pero Vida Secreta es de Hampton, la misma creadora, y creo que incluso va más allá. Si buscas en antiguos post de Vida Secreta, encontrarás uno llamado "Camino a la Salvación" en que trataba su mensaje evidente y doctrinal.

Y por supuesto que en muchas obras se observa cierta noción de la moralidad y no es que esté en contra. Sólo que no se tiene que ser ni tan desconfiado ni tan inocente delante de lo subliminal de los productos.

Tampoco comparemos la presencia de Dios de algunos futbolistas y el concepto teológico de EEUU. Es muy distinto.

Y Hannah Montana es de la rama más rancia de la Disney. Esto sin lugar a dudas. Sino sólo hace falta ver el revuelo que creó su foto entre las sábanas. Es un icono que, además de actuar y cantar, sirve para transmitir el mensaje. Su saludo a Dios en unos premios (literalmente miró al techo y dijo "¡Hola Dios!") incluso fue criticado por Entertainment Weekly.

Por supuesto que Miley Cirus no irá haciendo sermones literales. Es en los pequeños gestos donde está el mayor poder de persuasión. Lo evidente, en cuanto a religión, suele ser contraproducente (claro que los anillos de castidad de los Jonas Brothers no es que sean precisamente una arma sutil...).

Anónimo dijo...

Cuando dije lo de sermones no me refería a un claro y rotundo sermón. Claro que cuentan los detalles, pero sólo los significativos.

Y sobre Disney no me parece significativo lo que hagan o digan en su vida algunos de los pseudo actores que salen en sus series (me niego a llamar actor o actríz a Miley Cirus y los Jonas Brothers, o muchos niños o adolescentes que salen en las series). Para valorar a Disney hay que valorar sus películas y series, sus argumentos, guiones, directores, lo que dicen los actores pero en esas pelis,....,que son más valiosos que cualquier cosa esos chavales que no son profesionales. No sé si Disney exige a sus "actores" adolescentes que sean un poco como santos respecto al sexo o Dios, a lo mejor hay algo, pero también Lindsay Lohan (aunque no es adolescente) acaba de hacer una película con Disney y no es ese su caso.

Está claro que Disney tampoco tiene mensajes anticonsevadores un poco revolucionarios en sus películas, es como de centro y no se moja cuando a veces deberian, pero sí hacen películas y series para niños, los que están en la primera adolescencia y para un público familiar es normal que no profundicen en ciertos temas más adultos. Jant

Anónimo dijo...

Aclaro. Disney también es conservadora. Todos hemos visto, por ejemplo, algo de High School Musical, y no hay un mensaje de tipo conservador claro, pero si miramos el contenido de la peli comprobamos que está muy edulcorado y los temas sobre adolescentes no son así. Pero es que está hecho para niños pequeños, preadolescentes y los que están empezando la adolescencia. Si algunos adolescentes mayores de 14 o 15 años les gusta mucho es que algo les pasa que no está bien. Es que tampoco tiene sentido hablar en un sentido adulto de algo como High School Musical, es eso a lo que me refiero.

Pero series Disney como Kyle XY, Raven y otras muchas series sí son buenas y no imponem un mensaje moral (aunque está el típico tema de la familia, que claro que es importante pero que tampoco es lo más importante). Y películas como 101 dalmatas, Aladdin, El rey león, o las últimas como Toy Story o Ratatouille y muchas otras son muy buenas aunque para un adulto siempre nos parecerán, y con razón, un poco infantiles, porque es que Disney hace eso para que a los niños les guste más.

También quiero dejar claro que las empresas que forman un grupo con Disney, como la ABC, la MIramax, y otras, no hacen lo mismo que Disney. Hay gente que las mete en el mismo saco y no es así porque no tienen ni idea. Esas empresas están avocadas a formar un grupo empresarial para actuar en un mercado muy grande como en el que se desenvuelven, pero lo normal es que cada una de esas empresas conserven su independencia. Y los productos que hacen son el resultado y son muy distintos a los típicos de Disney.

Y lo de Mujeres Desesperadas con lo de Parker, Lynette, la señora McKluskey y el sexo, está muy bien pero no imponen ese mensaje, aunque una vez más aciertan al tratar ese tema y dan en el clavo en ciertas cosas.