lunes, 22 de marzo de 2010

La mirada de Skins

Las miradas de Effy bien merecían un spin-off. Ella y su arma, el silencio, protagonizaron los momentos más poéticos e intrigantes de la primera generación de Skins. Al no saber qué le pasaba por la cabeza, tuvimos que suponer e imaginar qué pensaba. Una cosa sabíamos: ella juzgaba y miraba por encima del hombro. Sin embargo, una vez abrió la boca y llevó a cabo sus propias acciones, nos dimos cuenta que, ante todo, era una niña. Pasada de rosca, de vueltas, excéntrica y drogadicta, pero una niña.


Algunos consideraron que a medida que la fuimos conociendo, Effy dejó de ser Effy. O algunos apuntaron que no era el mismo personaje, aunque su apellido siguiera siendo Stonem. Pero nada más lejos de la realidad. ¿Cuántas veces habéis visto a alguien interesante en una discoteca y, después de saludar a esa persona, ha perdido la aureola de misterio? Pues lo mismo ocurrió con ella.


Tanta distancia y frialdad necesariamente debían ocultar un pasotismo casi infantil. Y, sin entrar en terreno peligroso (o sea, de espoilers), sólo puedo decir que si de algo sirvió la segunda generación de Skins fue para poner palabras a esos silencios. Quizá a algunos no les gustó el discurso que apareció, pero nadie puede recriminar a los guionistas que no redondearan ejemplarmente a Effy. La trazaron con compás.


De hecho, todos los relatos individuales de esta generación de Skins fueron completos y preciosos. En algunos casos (Cook, Effy, Emily, Naomi o esa historia de amor de JJ) incluso superaron o empataron con sus predecesores en Bristol. Supieron hacer resurgir la humanidad que esencialmente transmite la serie y esta vez con una realización de look menos amateur. La fotografía en ciertos segmentos de estas dos temporadas ha sido maravillosa. Pocas veces hemos visto unos parques más bonitos y un césped tan estrambótico.


Pero mientras que fueron muy capaces de crear nuevos personajes de la nada sin que echáramos de menos a los antiguos, no hubo el mismo talento a la hora de seguir con la filosofía grupal de la primera generación. Admiro que decidieran no imitar punto por punto lo que había sido la serie y que incluso se atrevieran con un esquema dramático mucho más convencional, a partir de un triángulo amoroso, pero la pérdida de la esencia coral fue simplemente un defecto. No hay otra forma de verlo. Skins, sin ese componente unificador, pierde puntos.


Por esto me da la sensación que no supieron cómo acabar este segundo tomo sobre la juventud, crecer y también perderse. No había esa inercia que llevó a convergir a Tony, Michelle, Sid, Jal y Cassie y en algún momento los responsables confundieron la libertad creativa con el libertinaje. Y aunque muchos consideren que la anarquía de Skins permite cualquier cosa, el colofón casi final fue tan gratuito como insultante. De aquí que esté escribiendo este artículo sin hacer énfasis en la decepción. Prefiero olvidar el porrazo recibido y así poder recordar la segunda generación por el lado positivo que fue mayor. Eso sí, que no se les vaya otra vez la mano con la tercera, que entonces el error ya no tendrá perdón.

21 comentarios:

Akane dijo...

Buenas reflexiones. Tienes mucha razón en que parte de la magia que destilaba Effy en la primera temporada, o casi toda, era su silencio, el sólo disponer de sus miradas para intentar saber qué escondía detrás.

Y creo que has dado en la clave, la falta de unidad, de grupo, de lazos auténticos entre todos ellos. Eso es el "pero" que a mí me faltaba, a pesar de que al final me ha gustado mucho esta segunda generación. Algunos personajes han sido trazados con maestría y han tenido un buen final, pero me faltaba esa cohesión que los unificara para hacerlo redondo.

anade dijo...

Effy nunca debería haber abierto la boca.

Tengo que reconocer que soy uno de los "decepcionados" (por así decirlo) con Effy en estas dos temporadas. Obviamente no esperaba encontrarme con la Effy de la primera generación, pero tampoco pensaba que el personaje fuera a perder su esencia tan radicalmente. La Effy de ahora no tiene nada que ver con la Effy anterior, aquella que se iba de fiesta a polígonos abandonados y que volvía de fiesta a la hora de comer. Pero bueno, es algo que no me sorprende porque entiendo que el personaje central de una serie no puede estar callada durante una temporada entera.

La verdad es que esta generación, en general, me ha gustado más que la primera, donde había personajes que directamente no pintaban nada como Anwar, Michelle o Sketch (una pena que la desaprovecharan tanto). Va a ser difícil olvidarse de Cook, Naomi, Emily, Katie o JJ, aunque también dijimos lo mismo de Tony, Cassie y Sid y ahora ya nadie se acuerda de ellos.

A ver qué tal la 3ª generación.

Crítico en Serie dijo...

Akane, en ningún momento vimos como natural alguna de las reuniones de la segunda generación. Siempre había un toque artificioso que no se entendía. En la segunda temporada esto lo resolvieron un poco (sin explicarnos cómo), porque de repente Thomas estaba en todas partes y encima siendo un tío muy guay, cuando hacía cuatro días que había llegado del Congo. Pero prefiero centrarme en lo bueno que nos ha dejado esta segunda generación.

Ánade, ¿a quién te piensas que me refería cuando hablaba de los que decían que eran dos Effys distintas? Hablar tanto contigo acaba influyendo en mis escritos ;)
De la primera generación... tienes razón que Anwar no pintaba nada, pero si te fijas nunca tuvo una historia propia. Era un claro secundario. Sketch... nunca me gustó. Y decir que Michelle no pintaba nada me parece surrealista. ¡Y tanto que pintaba! ¡Era la protagonista de la serie!

Estar en las nubes dijo...

Tienes razón, Effy perdió casi toda su magia en la tercera temporada. Hubiera sido todo un reto que continuaran con un personaje tan silencioso que se definiera simplemente por sus acciones.

Crítico en Serie dijo...

Estar en las nubes, si querían que fuera protagonista, debía hablar. Si querían que siguiera igual de enigmática... tendría que haber tenido un papel secundario.
Y 'la solución' que encontraron a sus acciones (el episodio de Freddie en la cuarta temporada) me pareció coherente y total. No parecía una solución fácil, sino causal y consecuente.

Adri dijo...

Ais, qué identificada me siento leyendo este post. siempre dije que, como también ha comentado ánade, Effy no debería haber abierto la boca nunca.

Era esa chica independiente, casi pasota, guapísima para quitar el hipo, con una mirada intensa que lo decía todo... Qué aura de misterio más molona tenía..

... y cómo murió con la tercera temporada de Skins.

Keyra dijo...

Pues debo ser la única a la que no le ha decepcionado la Effy parlante XDD Me ha encantado, reconozco que tuve un poco de "miedo" en algunos capítulos sobre todo de la cuarta, luego caí en que realmente no pintaba mucho en esos capítulos, como tampoco pintaron mucho ciertos personajes en el suyo, al no ser esta generación un grupo unido. Lo mismo no me ha decepcionado porque siempre me la imaginé en cierto modo así, como ha acabado siendo, puede que la parte buena de estar callada y ser enigmática es que cada espectador podía adornar ese misterio con lo que quisiera, pero cuando le toca hablar y descubrirse entonces ya no puedes hacer un personaje "a tu medida" y ya no puede gustar tanto a todo el mundo.

Eros dijo...

Yo, al contrario, discrepo un tanto de las opiniones que he leído con respecto a esta nueva Effy. No soy capaz de entender esa mezquindad hacia la Effy de la 2da Generación. Porque, vamos, ¿qué hizo en la 1era que los conquisto a todos? Probablemente la respuesta sea "Nada. Y por eso nos encantaba". Pero, hombre, pasar de un segundo plano a un primero acarrea sus responsabilidades. Y como han citado más arriba, era ilógico que Effy siguiera en el plan de "Follo contigo y ni siquiera lo notas". Por tanto, yo me decanto hacia esta segunda Effy, porque supo mantener ese hilo mágico de la primera pero llevándolo a la máxima potencia y tomando las riendas de un carro que, de por sí, ya estaba jodidamete bien encaminado.

Aún así, globalmente esta Segunda Generación no supera (personalmente) lo que sentí por la primera, sin embargo mis personajes preferidos se hayan en esta. Un tanto extraño, pero ello encuentra explicación en lo que tú describes en tu entrada, Crítico. Esa sensación de poca compenetración entre unos y otros. Nos dieron maravillosas historias a nivel individual (JJ y Katie en esta 4ta Temporada son el ejemplo perfecto), pero grupalmente lo más destacable serían las fiestas (fuera del set de grabación).

No podía irme sin hacer mención al WTF!? del 4x07. Skins al 300%, superpuesta y más drogada que en cualquier otra ocasión. Repentino y sin avisos previos, tal cual la vida misma.

Sldos, amigo.

Abril dijo...

Realmente, siempre te leo (nunca comento jaja) y siempre considero que nunca estamos deacuerdo, pero éste post me ha parecido fantástico y encima yo pienso lo mismo, excepto en lo de que la segunda generación es mejor que la primera... para mi no hay color! quizá habria personajes nada relevantes... pero no todo tiene que serlo para hacerte sentir lo que te hacia sentir la primera generación, tal como tu dices, la unidad. Para mi lo era todo. De esta segunda generación solo se salva Cook, el personaje que más odiaba al principio pero el que más me ha fascinado esta 2a temporada.

Crítico en Serie dijo...

Adri, yo soy del club "me alegro que Effy hablara". Bueno, tampoco es que me "alegre", pero hubiera sido más inútil que Panda si hubiera seguido con sus aires intrigantes.

Keyra, yo he dicho que la Effy parlante es un personaje REDONDO. Creo que la han solucionado muy bien y que es consecuente con la de la primera generación (aunque su familia, por más que sean los mismos actores, no tenga nada que ver con la de Tony).

Eros, yo soy del club de amantes de Effy, aunque de quien me enamoré fue de Freddie. Luke Pasqualino es de los chicos más guapos que he visto nunca en tv. Y estoy de acuerdo con lo que dices: algunos de los mejores personajes de la serie están en esta segunda generación (aunque creo que en parte también es porque nos hemos olvidado un poco de Tony, Cassey o Jal). Pero en algo discrepo contigo: ese WTF!? fue una mierda pinchada en un palo y no porque adore a Freddie. Incluso Skins debería tener algunos límites o cierta dignidad a la hora de tratar sus líneas argumentales. Podrían habernos preparado con un episodio de antelación y no con un pegote sin mucho sentido.

Abril, ya supongo que tengo unos cuantos lectores que no comentan. Reconozco que es algo que da mucha pereza. Pero me hace gracia esto de "nunca estamos de acuerdo". ¿En todo? Porque si es así, tiene bastante mérito que me sigas ;)
Yo comento que esta segunda generación tiene historias individuales que son fantásticas, pero opino igual que tú: la primera generación fue mejor. Esa unidad que digo que falta en la segunda... como bien dices "lo es todo". He echado de menos esa capacidad mural que tenía Skins. Aunque prefiero quedarme con los aspectos positivos que también ha tenido esta, porque los ha tenido. Siendo inferior a las dos primeras temporadas, sigue siendo una gran serie de adolescentes.

Yorch dijo...

A mí tampoco me ha gustado nada el cambio experimentado por Effy, todo lo contrario que Cook, que ha acabado siendo de mis favoritos de la generación.

También me dejó la misma sensación el final, todo demasiado por la cara.

Keyra dijo...

Critico en serie, lo de parece que soy la unica que le ha gustado lo decia por los comentarios, ya se que a ti te gusta (no es que no hubiera leido la entrada XD).

A mi tambien me pasa que creo que como personajes individuales me gusta mas esta generacion, yo en la primera tenia mis favoritos y como ultra-favorito a Tony, pues en esta lo mio por Effy, Freddie y Cook es una veneracion que solo la veo a la altura de que lo que me gustaba Tony, y eso si que no me lo esperaba... Asi que no me puedo quejar.

Jaina dijo...

Sinceramente yo casi estoy más indignada porque hayan matado a un ejemplar como Freddie que por cosas de la historia en sí jeje! Guapo es quedarse corto.

Effy, que debía ser la reina del cotarro, fue perdiendo cancha en favor de otros personajes (y aquí me quedo con Naomi), pero en general no me disgusta su evolución. Quizá en la tercera temporada el triángulo de marras le hizo un flaco favor al personaje, pero el concepto de ella que nos vendieron en la cuarta tiene sentido dentro de su viaje. Otra cosa es que no lo desarrollaran como debían, y aquí voy al WTF!.

Pienso como tú: que Skins sea anárquica y surrealista en las historias que cuenta no justifica que deba descuidar la forma y motivaciones de sus personajes. Y más cuando tienen una incidencia directa en la trama. Eso es básico en cualquier obra sea del tipo que sea. Faltó construcción dramática en el personaje de Foster para que, a pesar del shock, el trágico final de Freddie no resulte tan sacado de la manga e insultante.

Crítico en Serie dijo...

Keyra, es que a veces me sorprenden las opiniones de alguna gente, que parecen decir el contrario de lo que he escrito. Ya veo que no es tu caso ;) Y lo de Freddie... ay. Pocas veces me he enamorado tanto.

Jaina, gracias. Aunque creía que sería todo lo contrario, muchos han acabado perdonando el giro final, cuando prácticamente es imperdonable. Como bien indicas, faltó construcción dramática de Foster. Y lo de Freddie... ¡Por favor! Si es uno de los mayores buenorros que han pasado por la tv! ¿Qué querían, un club del suicidio 'a la inglesa' para superar la muerte de Freddie? Es que, tengo quince años, y me pilla un trauma de dimensiones catastróficas ;)

Yorch, Cook era gracioso y tenía puntos, pero la suerte que tiene Skins es que es una serie de generaciones cortas. No sé cuánto tiempo más podría haber aguantado sobre un personaje que se niega rotundamente a aprender de sus errores.

Comunicación Viciada dijo...

Bajo nuestro punto de vista lo mejor de esta temporada ha sido Cook, el personaje y la interpretación del actor.

Si bien es cierto que ha habido episodios muy buenos, han habido otros muy mediocres. El final de Carlos Orellana (Freddie), como bien dices, es imperdonable, aunque lo arreglara Cook un poco en la última escena. Además tampoco nos ha gustado el excesivo protagonismo de Paris Hilton (Naomi) y el olvido de Pando.

¿Es cierto eso de que van a hacer una peli con la primera y segunda generación?

Redacción de Comunicación Viciada.

Abril dijo...

en contestación a lo que me has dicho, si en NADA estamos deacuerdo jaja
pero me gusta lo que dices ;) asi que seguiremos leyendote en silencio.. jaja

Bertoff dijo...

creo que seré de los pocos a los que la evolución de Effy les ha parecido totalmente normal y correcta, considero que hasta el final ha sido la que ha despuntado por encima de todos..
Luego lo que apuntas sobre el factor no grupal y el final forzado todos en el cobertizo estoy en parte en desacuerdo, vale que si que fue algo forzado pero al principio de la generación si que eran como un bloque que poco a poco se fue erosionando hasta acabar cada uno por su lado y aún así manteniendo relaciones entre ellos por lo que al final no me resulta tan extraño que se acabaran juntando todos de nuevo, vamos, creo que ante todo la serie es una muestra de la realidad y la realidad sería esa más o menos..

Divine & gossip dijo...

estoy totalmente de acuerdo contigo.
La Effy de la primera generación llamaba mucho la atención, debido a su aura enigmática, a esa sensación de misterio que no se sabía si venía de ella, o de la ausencia de su voz...
en esta generación, creo que la jodieron poniéndole esos problemas mentales...por que eso quiere decir que su personalidad tan distinta es fruto de una inestabilidad mental :(
Creo que se cargaron el personaje :(

Emily! dijo...

Mmm, que lindo encontrar criticas de Skins ... porque no sé puede ver algo porque si y no encontrarle algo de lo que hayan querido decir ...
Con respecto a Eff, a mi no me decepciono para nada con los textos que le pusieron .. Era ella, era así ... no la note como una Eff diferente hasta creo que, el capitulo de Fredds de la cuarta T, en donde tuvo más importancia.. porque practicamente en los capitulos anteriores no aparecio.
Como desemboco el personaje (obvio sin dar spoilers), esta bien puntualizado, su personalidad escondio siempre ese lado oscuro... ese lado que se resistia al amor .. en la segunda temporada ella misma lo dice: - Amor amor amor, ¿para que sirve? . Pero saliendo de esto de su personalidad, no encuentro el punto que hace que ella sea asi ... tenga ese punto de vista. Porque si nos ponemos a pensar, hay cosas en la vida de todos los personajes que los forman de la manera en la que son ahora.. como bien mostraron en el episodio de Cook en la cuarta T . Pero Eff, mm no sé, no le paso nada antes como para decir AA por esto es asi ... no. Tal vez eso fue lo que les falto, una persona no puede accionar como lo hizo ella sin tener en que respaldarse para hacerlo...
Mm, lo voy a seguir pensando...
Espero que sigas exponiendo tus criticas, y que vayas a otros personajes...
Y que podamos hablar de lo que se nos de la gana, y que la gente que no vio todas las temporadas , las vea primero u.u

Aaaaadios !

Segunda generación♥

Anónimo dijo...

skins la mejor serie! yo creo que ya esta bien este final, que cada uno se imagine lo que ocurre despues, y para quien no este contento aver si resuelven el final en la película. Buena crítica

Matt I. Score dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.