lunes, 21 de junio de 2010

Los granizados de la USA Network

Que el estreno de la nueva temporada de True Blood no engañe a nadie: el verano no es buen tiempo para la ficción en televisión. Por cada estreno decente e irreverente que nos proviene del otro lado del charco, tenemos unos cuantos productos descafeinados que, de tan pocas calorías que tienen, son más insípidos que el agua. ¿Pero es que quién tiene tiempo para seguir los horarios de las cadenas si con estas temperaturas estamos obligados a vivir como los vampiros de Bontemps, en la sombra y con aire acondicionado durante el día, y abriendo las persianas y saliendo de casa por la noche?


La mayoría de las series que se emiten, a menos que vengan de la mano de HBO y Showtime, que juegan con otras reglas y con un alud de repeticiones que si no ves un episodio es porque no quieres, reúnen casi siempre los mismos requisitos: no son sesudas, ni serias, ni te darás cabezazos contra el espejo del baño por haberte perdido un episodio. Es por eso que con el calor las audiencias de USA Network crecen como la espuma: en cuanto a series de segunda se refiere, esta cadena es una experta.


Así, mientras su cadena madre, la NBC, agoniza para atraer algo de público a su excepcional Persons Unknown (excepcional porque es todo aquello que no son el resto de estrenos: tenso, pretencioso y cliffhangeroso, un remix de las rarezas del verano pasado, El Prisionero y Harper’s Island), el canal menor cosecha los mejores jueves de ficción del país. Burn Notice (Último Aviso) y Royal Pains barajan más de cinco millones de espectadores y entre un 1.6 y 1.9 en los ratings (que comparados con los tres millones y el 1.2 de Persons, son un éxito considerable). Y hasta In Plain Sight (Al Descubierto), que al estrenarse en primavera va un poco apurada, ha visto como sus cifras subían ahora que la competencia es menor (o, mejor dicho, menos resultona): de merodear bajo mínimos, ha esprintado hasta los cuatro millones.


Los números, como el algodón, no engañan y demuestran que los directivos conocen muy bien cuál es su público (cualidad que hace años que no tienen los de la NBC). Cuando mantienes tu público año tras año con tus veteranas Burn Notice y Psych, con parones de nueve meses (que en el caso de Burn resolvieron con la emisión de siete episodios en invierno), después de la jubilación de la vieja gloria de Monk, del correcto estreno invernal que supuso White Collar, y encima tu hijo pródigo, Royal Pains, supera al McGyver de Michael Westen, señal que vas por el buen camino. De hecho, con esta racha, ni tan siquiera me extrañaría que la cadena fuera capaz de acabar con la reputación de series killer de Christopher Gorham, que regresará a la televisión este julio con Covert Affairs de la mano de la también malograda Piper Perabo.


Este respeto y fascinación que me despierta el ‘todo’ que es su programación, sin embargo, no comporta que las series, una por una, también susciten el mismo interés. Por supuesto que por Piper y Christopher veré la nueva comedia de espías, pero de la misma forma que espero que sea un éxito, ya estoy predispuesto a que no me guste. Y es que las series, como los Frapuccinos, me gustan con todas sus calorías y su nata y el caramelo. Que no se avergüencen de ser la ñoñería que les venga en gana si hace falta (como Drop Dead Diva, por poner un ejemplo). Pero cuando la máxima ambición es ser un poco de todo y nada de mucho, que conmigo no cuenten. Para refrescarme antes me voy a la ABC Family y me tiro a la piscina de Pretty Little Liars o Make It or Break It, que por lo menos tienen la valentía de ir a por todas a por la etiqueta de placer culpable (que es mucho más que quedarse a medias).

7 comentarios:

satrian dijo...

Para mí verano = The Closer.

MacGuffin dijo...

En Covert Affairs no me pillan, me temo. Yo me quedo con Michael Westen, Sam y Fiona volando medio Miami por los aires. Pero, como dice Satrian, el verano es sinónimo de Brenda Johnson, aunque sea de la TNT :)

fon_lost dijo...

Yo me quedo con los estrenos/regresos de HBO (TB y Hung) y de Showtime (Weeds y The Big C). Aunque Persons Unknown y PLL ya me cuentan entre sus filas....

Crítico en Serie dijo...

satrian y MacGuffin, ya lo sé muy bien que verano es sinónimo de Brenda Johnson, pero ya tocará otro día. De hecho, esta entrada pretendía hablar de la filosofía USA Network, compararla con The Good Guys y luego pasar por encima de auténticas joyas veraniegas como The Closer. Pero cuando vi lo largo que me estaba quedando el texto pensé que mejor lo dejaba para otro día ;)

Fon_lost, True Blood es grandeza pura y espero que The Big C no decepcione, pero igualmente el verano es señal de PLL, Miobi, Drop Dead Diva y cualquier placer culpable que me pase por delante ;)

Alejandro A dijo...

he intentado con Burn Notice pero simplemente no puedo, creo que es la cadena de la que nunca vería una serie, bueno es que todas me parecen parecidas o al menos siento que serán como Burn que no me gustó nada de nada

Crítico en Serie dijo...

Alejandro A, a día de hoy yo aún soy incapaz de engancharme a una serie de este canal. Bueno, ahora que lo pienso... veo In Plain Sight, aunque esta tiene más mala leche y es más dramática que cualquiera de sus compañeras de canal. Pero en general todas me saben insípidas y el lema de la cadena, "characters welcome" (o algo por el estilo), me parece totalmente falso. No logran engancharme a pesar de que haya buenas ideas. Les falta subir un peldaño (en seriedad, ya sea dramática o cómica), algo que nunca harán porque la fórmula les funciona (y no se lo recrimino, pues si estuviera en el negocio de la tele no cambiaría de filosofía hasta que los números empezaran a bajar, algo que todavía no les ocurre).

Rebeca Sánchez dijo...

Me encanta USANetwork, monk era una serie estupenda y la echo mucho de menos. Burn Notice me ha enganchado hace nada y disfruto mucho con Fi y Sam. Psych es una de mis series favoritas y nunca me cansaré de verla ni de defenderla.