lunes, 30 de agosto de 2010

Emmys para todos los públicos

No abrir la tele, tener que llegar a Clan TV para ver Bob Esponja sin pasar por ningún informativo y no poder abrir el twitter o algún otro blog ha sido arduo. Habrá quienes no lo entenderán, pero evitar espoilearse los Emmy es bastante complicado cuando tu vida casi gira entorno a la televisión (cuestión, de por sí, un poco preocupante). Pero la espera valió la pena, a la vez que los premios fueran bastante previsibles, lo que no significa que me hayan decepcionado. De hecho, después del remake del año pasado, cualquier resultado iba a parecer original. Aquí una breve lista con los highlights de la noche, una serie de impresiones sobre lo más...


Supercalifragilisticoespialidoso: El número musical inicial era para llorar de la emoción (el Born to Run de Bruce Springsteen es infalible) y aplaudir con las manos y los pies al ver a tanta grandeza junta. No sólo estaban por allí los chicos de Glee (en un sketch que casi me hizo reconciliar con Chris Colfer), sino que también estaba Hurley, la monérrima Nina Dobrev, una muy graciosa Tina Fey (haciendo de Liz Lemon, o sea, de ella misma), y también esa extraña pareja formada por Joel McHale (el destroyer de realities por excelencia) y una muy paródica Kate Gosselyn (la víctima de un tercio de sus bromas). Bueno, y ver a Tim Gunn soltándole un “make it work” a Jimmy Fallon mientras imita la portada del Boss... es un sueño catódico hecho realidad.




Cansino: Que Mad Men y Brian Cranston hayan vuelto a ganar ya huele a rancio. En el caso de la serie porque es tan conscientemente inteligente, sutil y cool que empieza a apestar (y los premios sólo hacen aumentar su ego). En cambio, mientras que por fin he dado una oportunidad a Breaking Bad y me parece excelente, Cranston no me entusiasma. Demasiados tics le veo a este hombre (sobre todo para tener tres emmys en el lavabo).


Refrescante: Por suerte, no se podrá acusar este año a los Emmy de premiar siempre a los mismos gracias a la victoria de Modern Family y el sketch con el cameo de George Clooney probó porqué: es una serie en estado de gracia con un elenco muy compenetrado. Cada gag tiene una brillante idea y ejecución detrás.




Irritante: January Jones no se llevó el Emmy a la Mejor Actriz y seguramente nunca lo hará. Y he aquí porqué: no solamente demostró en el Saturday Night Live que era peor actriz que Tyra Banks, sino que además se comportó como la típica vedette estúpida por enésima vez consecutiva al salir con el equipo a recibir el premio a Mejor Drama. Otra que es de risa floja (y que tiene un Oscar en su haber) y en cambio irradia carisma es Anna Paquin. Sale, sonríe tontamente con sus dos maromos y yo sigo queriéndola invitar a conocer a mis padres.


Emotivo: Por si el número musical no fuera suficiente, los americanos demostraron con los montajes para drama y miniserie que ellos saben de qué va el asunto. Que sí, que era muy sensiblero, pero la emoción con un remix sigue teniendo mérito (y terminar el montaje de comedia con un gag sobre minusválidos tiene coraje).


Merecedor: Después de cuatro intentos fallidos Kyra Sedgwick se llevó el premio a la Mejor Actriz de Drama al que ya debía haber renunciado y sirvió para confirmar que The Closer tiene cuerda para rato. Si alguien debía ganar a Julianna Margulies y Connie Britton era ella. ¿Cómo elegir entre tres madres?


Sorprendente: Aunque actuar sea un oficio (que no necesariamente estigmatiza al sujeto), a menudo pierdo la cabeza pensando qué deben tener en común los personajes y los actores. Y difícilmente me hubiera imaginado que Archie Panjabi sonaría tan dulce (God Bless Her, aunque algunos critiquen su “this is great for my career” con el que terminó su discurso), y que Aaron Paul sería pastado a su personaje, en el recibimiento de premio más vulgar desde que Cuba Gooding Jr salió a recoger su Oscar por Jerry Maguire.


Gay Friendly: En un año en el que se habló demasiado acerca de las limitaciones de los gays en la industria y acerca de la constitucionalidad de los matrimonios del mismo sexo, se agradece que Jane Lynch salga a recoger su Emmy, que Neil Pratrick Harris sea el eterno nominado por hacer de seductor, Chris Colfer ande por ahí (aunque odie a su personaje) junto con Jesse Tyler Ferguson (homosexual reconocido), aunque gane Eric Stonestreet por interpretar a uno sin serlo y también Archie Panjabi por interpretar a la ambigua Kalinda. O que también corra por la sección de miniseries el veterano Ian McKellen y gane a Mejor Dirección de comedia el weirdísimo Ryan Murphy.


Soporífero: Ya sabéis que amo la televisión, ¿pero hace falta que las categorías a Mejor Telefilme y Mejor Miniserie sean tan aburridas? ¿No podrían esparcirlas durante la noche para que ni nos diéramos cuenta de su presencia? Eso sí, me quedó claro que toca ver Temple Grandin y que el mundo debe dar las gracias a la HBO por hacer de la televisión un lugar mejor (¿estaba en los contratos de Claire Danes y Al Pacino lo de adorar a la cadena en directo?).


WTF: Al Pacino haciendo de Al Pacino, las brutales envenenadas bromas sobre Conan O’Brian que tiraron a la NBC (que emitía la gala), el tremebundo traje de Rico 'Manny' Rodríguez, el auténtico asombro del equipo de Top Chef (y la casi caída de una de sus integrantes), la muy rara Julia Ormond (que perdió su característica clase, soltó palabras sin mucho sentido y encima se olvidó de mencionar a su compañera de reparto Catherine O’Hara) y las necesarias apariciones (en el montaje de realities) de Danielle Staub, Rob Mariano y Snooki. Ellas por ser de lo peor de América; él por ser lo mejor de Boston.


Y hasta aquí el resumen de este año. Ahora la pregunta es cuándo empezará la promoción de Friday Night Lights para Mejor Drama del año que viene, después de ver que finalmente el duro trabajo de Connie Britton y Kyle Chandler rinde sus frutos (que el próximo año podrían materializarse en estatuillas), si Mad Men seguirá ganando enemigos con su éxito crítico (¿os imagináis que El Señor de los Anillos hubiera ganado el Oscar a la Mejor Película durante tres años consecutivos?) y si The Good Wife y Julianna Margulies seguirán al pié del cañón y recibirán el cariño de una Academia que solía amar los procedimentales.


(Ah, y si no he mencionado a Betty White en ningún momento es porque gala tras gala (y cameo tras cameo) quizá también bajará a los infiernos de los cansinos. Acepto que está mayor, pero tampoco hace falta que la exprimáis tanto por miedo a que muera cualquier día de estos. Que se nota.)

7 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Sin lugar a dudas, lo mejor de tu post, el apartado final para Betty White, es cierto que la mujer ya comienza a cansar, y que dios me perdone por decirlo (quien dice dios, dice Buda, Mahoma, el espagueti gigante o lo que sea que haya, si es que hay algo xD)

Saludos!

ALX dijo...

Casi muero de alegría al ver a Tim Gunn en el vídeo de apertura. Y me hace gracia ver como han colado por ahí a Nina Dobrev.

En cuanto a los premios, reconozco que este año no tenía grandes favoritos, por lo que me han dado bastante igual (ya podría haber ganado True Blood, eso sí habría sido divertido)

MacGuffin dijo...

Con Mad Men, muchos críticos están diciendo que, aunque les encanta, es hora de que deje paso a otras series, y estoy empezando a leer cierta tendencia anti-Matthew Weiner en los mismos críticos que idolatran la serie.

El gag musical inicial fue muy grande (a Jon Hamm que le den una sitcom, que este hombre es un punto). ¿Y te diste cuenta que los nombres de Chandler y Britton fueron de los más aplaudidos cuando salieron entre los nominados? El año que viene Bryan Cranston no participa porque el estreno de Breaking Bad se retrasa al otoño de 2011, así que por fin tendremos ganador nuevo.

Mina Harker dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo en lo de Betty White. Que sí, que ya, que Betty White mola. Pero coñe, si sale en todas partes acaba cansando... Y ahora mismo está tan pluriempleada que parece eso, que tienen miedo de que se les muera y no la hayan sacado lo suficiente.

Y la intro fue estupenda. A mí me mataron con la aparición de Tim Gunn (mi momento favorito xD), y me hizo gracia ver a la Dobrev por ahí...

Crítico en Serie dijo...

Telespectador, ¿el espagueti gigante? Aún no he conocido a nadie de esta religión ;)

ALX, Nina Dobrev ha subido unos cuantos enteros desde su aparición aquí. Tanto con esta chica, que es la nueva Mischa Barton.

MacGuffin, ¿y qué dicen de Matthew Weiner? Quizá, curiosamente, empezó a caer mal cuando se puso 'tonto' con la cadena por querer reducir la serie a 42 minutos como todas las series en abierto. O sencillamente porque le ven arrogante. Y sí, también noté que Chandler y Britton recibieron un buen aplauso. Esto les abre las puertas a una posible renominación y... ¿mejor drama? Esperemos que sí.

Mina Harker, a Betty White sólo le perdonaré su próxima aparición en Community (porque es Community), pero realmente está muy sobreexpuesta. (Mala) suerte que sabemos que no estará por mucho tiempo.

MacGuffin dijo...

Crítico, de Weiner vienen a decir que igual está un poquito encantado de haberse conocido, básicamente.

Alejandro A dijo...

yo también pensé eso de Aaron Paul cuando recibió su Emmy, me pareció estar viendo a Jesse!!, aun así creo que se lo merece mucho, ver a Bryan Cranston conmovido porque ganara Paul hace pensar que son muy cercanos y me ha gustado, al igual que se llevara por tercera vez consecutiva el Emmy, creo que dio otra gran actuación esta temporada, de Mad Men este parecía ser el año de que no se lo llevaba y lástima no fue así porque con la calidad de sus contrincantes fue algo injusto

saludos