sábado, 28 de agosto de 2010

Sesenta minutos

Esta entrada contiene spoilers de la última semana de Big Brother. Ya sabéis que si queréis leer otra opinión os debéis pasar por el blog de mi amigo Anade.


Los giros de la casa de Big Brother (como también ocurre en Survivor) son más bien injustos, ya que en el fondo no dejan de ser alteraciones ajenas a las estrategias de cada uno y que pueden cargarse un juego personal sin saber desde donde les ha caído tal maldición. El Coup d’État del año pasado, por ejemplo, hizo que tuviéramos la mejor edición del programa, el Diamond PoV nos obligó a tragar a Matt unos días más y la doble expulsión de esta semana hizo que el único personaje decente que quedaba en el programa se fuera por la puerta trasera. A nadie pudo sorprenderle que terminara fuera. No había tiempo para la reflexión, la paranoia que en las horas muertas empieza a dominar a los concursantes no tenía cabida, y aquello que es obvio es lo que acaba saltando a la palestra. Qué le vamos a hacer. Aguantó como nadie esperaba que hiciera y Estados Unidos acabó amándolo.


Head of Household

Britney es un buen personaje, no una buena concursante. Semana tras semana, aquí estoy esperando a que haga un buen movimiento y ella es incapaz de actuar en consecuencia. Si aún está dentro de la casa es, básicamente, porque Lane es su amigo (y esta excusa poco tiempo más le durará). Y sus nominaciones fueron cobardes, como ya es habitual en ella. Decir que nominaba a Brendon porque éste la quería fuera... es una falta de respeto, cuando él pudo nominarla al lado de un Brigade y al final no lo hizo. Un poquito de por favor, Britney, que tu odio te impide ver la realidad del juego.


Power of Veto

Y como venía siendo costumbre, Brendon se hizo con el poder y Britney no tuvo otra opción que nominar a Matt (repito: por cobardía). Que conste, también, que el genio diabólico se había lucido. ¿Tan inteligente y aún no se entera que vender a tu único amigo aún suscita más rechazo? ¿Cómo va a fiarse alguien de ti? De haber optado por una estrategia más amigable y llena de promesas, quizá hubiera sobrevivido. Pero su problema siempre fue el mismo: se creía tan por encima de todo el mundo que no creía necesario fingir ser humano (sus miradas eran de lo más turbio que ha pasado por la casa) ni hacer promesas en firme. Y toca rendirse a los pies de Brendon por hacerse con el Veto, que era de esos cojoneros.


Expulsión

Como también ha comentado Anade, el montaje ya podía hacernos creer que había un empate estratégico entre Enzo y Matt, pero cualquiera que hubiera leído algo acerca de los feeds sabía que Matt tenía ya los dos pies fuera. Se había cavado su propia tumba. ¿Y no le notasteis extremadamente incómodo delante de Julie Chen? El problema de los genios: que cuando les bajas de su pedestal se dan directamente de morros contra el suelo.


Y otro Head of Household

Que, como ocurrió en la primera semana, le tocó a Hayden. Y digo tocar... porque tampoco hacía falta currárselo mucho. De los más arbitrarios de cuantos hemos visto. Eso sí, era lo que tocaba si en 60 minutos querían expulsar a dos personas. ¿Os imagináis que España intentaran hacerlo? Ya veo a Merceditas gritando a todo Dios en el plató, cuatro horas de programa y encima el único expulsado acabaría siendo el montador.


Y otro Power of Veto

Que se llevó Ragan y significó la muerte televisiva de Brendon. No tuvo tiempo de comerle la cabeza a Hayden para que sacrificara a Britney (que por otra parte es una amenaza mayor porque puede fracturar su alianza). Una lástima, vaya.


El Semáforo

Brendon: Al principio fue un coñazo y al final se erigió en el concursante que los otros le presuponían. Ganó vetos como Homer se come rosquillas y también un HoH, y fue hostil cuando quise sacrificarse en nombre de Rachel. Y tras la expulsión de su amada, demostró ser un tipo muy sociable. ¿Qué habría sido de él sin Rachel? ¿Y qué habría sido de Rachel sin él? Son preguntas que nunca podremos responder pero que por parte de ella seguramente dilucidaremos en la próxima edición que probablemente será un All-Stars. Aunque, tras el rendimiento de Brendon, quizá volvamos a tener a la parejita junta y muy revuelta que, por cierto, terminaron siendo mucho más queridos de lo que algunos pudieran pensar. El problema era que la escoria que les rodeaba les hacía sacar lo peor de ellos mismos.


Ragan: Le odio pero dos vetos cuando más los necesita le dan cierta notoriedad como concursante. Eso sí, de poco le habrán servido si ha sido incapaz de crearse una alianza fuerte. Otro gallo cantaría, en cambio, si él y Britney hubieran hecho tratos con Brendon. Pero ya sabemos que cobardes, estos floaters, lo son un rato.


Enzo: Cuando estaba como elemento decorativo quedaba bien con sus comentarios de guido analfabeto de Jersey, pero la cosa ha cambiado. Como dijo Julie Chen en su blog, deben haber pasado pocas personas por el programa que sean menos coordinadas que él y encima se pasó las normas del programa por el forro. ¿Sabíais que no cumplía con las reglas de los have-nots y que tampoco siguió las obligaciones que conllevaba el traje de pingüino? Pero lo que me pone más de los nervios es ese rollo que últimamente hemos visto en todos los concursantes: esa actitud de “todo es un juego” hasta que su nombre suena y de repente “mis rivales han cometido el mayor error de la historia y me lo apunto”. Por favor, Enzo, ¿a quién tenía que nominar Britney?


¿Qué será... será?

Cuando quedan tan pocos, la deriva de la historia es bastante complicada y la única posibilidad que tiene Britney de salvarse es que Ragan no gane el Power of Veto. Porque, sin la loca insoportable como expulsable, ¿quién queda? Esto te pasa por no mojarte. Eso sí, si dejaras de lado a tu prometido de fuera de la casa y te enrollaras con Lane, tendrías posibilidades de fracturar The Brigade. Tu misma.

1 comentario:

anade dijo...

El primer movimiento estratégico de Britney ha sido nominar a Matt. Al fin y al cabo, era el rival más fuerte de la casa y toda una amenaza de llegar al final three. Tenía que irse cuanto antes si el resto de concursantes querían tener opciones de ganar esta edición.

Y aunque hubiese habido tiempo entre una expulsión y otra, te aseguro que Brendon hubiera acabado igualmente eliminado. ¿Llevan detrás de él ocho semanas y le van a dejar escapar ahora para expulsar a Britney? No lo veo. Además, era imposible que tanto Ragan como Lane votasen para echar a la rubia.

A ver qué pasa esta semana, porque está claro que el eliminado será Britney o Ragan. Lo peor es que la prueba del PoV será con total seguridad la típica de mezclar caras y adivinar de qué concursantes se trata (siempre se hace en el final five), y aquí creo que Ragan podría volver a hacerlo muy bien.

[b](SPOILERS Head of Household)[/b]

Eso sí, ¿qué crees que pasaría si Enzo/Hayden y Britney son los nominados definitivos? Habría un empate y el voto de Lane sería el decisivo. ¿Echaría a un miembro de su alianza (sabe que ninguno de ellos le llevaría al final two consigo) o votaría a su querida Britney?