miércoles, 11 de agosto de 2010

La suma que resta

Dicen que de la unión nace la fuerza, pero no siempre es así. La CW aprendió la lección hace ya unos cuantos años cuando UPN y WB se fusionaron para darle forma. Ambas tenían un perfil similar, el juvenil, y esperaban crear una programación más sólida, con menos competencia y una audiencia el doble de seductora para los anunciantes. Pero lo que en el papel era un win-win, en la realidad fue un fracaso. Las parrillas convergieron con los mayores éxitos de cada canal, surgieron nuevas propuestas, pero los números no cambiaron: ni los grandes éxitos crecieron a pesar de tener un vacío en la competencia directa, ni los productos noveles se afianzaron.


Año tras año ha quedado claro que es más difícil salir de este agujero que del del cuento de Lewis Carroll. El modo de ver la televisión ha cambiado desde entonces, pero echarle toda la culpa a internet es pecar de ingenuo. En la cadena se propusieron atraer a las “mujeres jóvenes de 18 a 34 años” y optaron por series superficiales y frívolas, alejadas de la calidez de sus antiguas insignias familiares. Pero con la directa campaña a por su target comercial impidió que sus espectadoras pudieran sentarse en el sofá ya fuera con su familia o con su pareja, algo que sí permitían Everwood o Las Chicas Gilmore. Y es que la publicidad funciona, en parte, si tienes a alguien con quien comentarla y sobrevivir durante las pausas.


Y todos sabemos que cuanto más lejos caes, más cuesta después volver a subir. De aquí, por ejemplo, que Life Unexpected (más allá de su bodriez) no se estrenara con las cifras de antaño y que los nuevos realities se estrellen. Se toman demasiado en serio, a la vez que tampoco valen nada. Y con tanto despiste ha habido dos cadenas que han sabido aprovechar los pequeños nichos de la televisión juvenil: la ABC Family y la MTV.


La antigua cadena de videoclips, que ahora de musical solamente tiene los premios, supo ver el filón de la telerrealidad basurófila y ni tan siquiera intentó maquillar su condición de guilty pleasure. Con programas sobre madres adolescentes, los mil y una vueltas que han dado a los realities de citas (desde Tila Tequila a Next), hasta los ahora superexitosos chicos de Jersey Shore (que demuestran lo bien que funciona que hablen mal de ti), han aprovechado un campo en el que la CW no daba ni una (de la creación de America’s Next Top Model hace ya siglos). Y ahora, por más que lo intenten con algo insustancial y entretenido como Plain Jane, ya no hay nada que hacer. El público está en la competencia.


La ABC Family, en cambio, le arrebata espectadores por otros senderos: la Disney tiene en la ABC a la mujer madura, en Disney Channel a los niños y niñas, pero le faltaba cubrir el terreno post-HannahMontana. Y con The Secret Life (que es terriblemente cristiana y básica), Greek y Make It or Break It está intentando ser el escenario del paso de una edad a la otra. Aún está en proceso de formación y sus cifras tampoco son para tirar cohetes (aunque sus presupuestos también son más humildes), pero de momento Pretty Little Liars le habrá dolido a la CW.

7 comentarios:

Adri dijo...

Pues sí. Qué más se puede decir a este tema. CW ha sido un fracaso absoluto y hemos salido perdiendo todos. Primero ellos por lo que cuentas y luego nosotros, que tenemos que ver a series como Veronica Mars, Las Gilmore o Everwood dejar paso a series como Gossip Girl o 90210.

Mina Harker dijo...

Es verdad que lo de PLL les ha tenido que doler a los señores de la CW, porque la serie grita CW con cada escena... y les ha funcionado estupendamente en ABC Family.

La verdad es que se echan de menos series como las Gilmore, que desde luego ya no tienen demasiada cabida en la CW. Nada más hay que ver el desastre que fue Life Unexpected, que intentaba tirar por ahí al mismo tiempo que se intentaba mantener en el estilo que tiene la cadena ahora. Lo que acabó siendo surrealista y cansino.

NEWS SOCIETY NETWORk dijo...

Lo de CW es una historia de nunca acbar, y es que pese al exito de Vampire Diaries la temporada pasada la cadena necesita con urgencia nuevos exitos para relvar a las viejes serie que ya no dan más. Esta temporada tenia muchos pilotos que pintan bien pero se decidieron por lo pero, y no hablo de NIKITA que tal vez les funcione, hablo de Hellcats que veo como un fracaso rotundo. Pienso que otos proyectos como Wyoming Project y hasta la serie de medicos podria haber dado buenos resukltados a la cadena, pero ya sabemos que la presidenta de la cadena le encantan los dramas de niños rico. ¿que esperan los señores de Warner y CBS para despedir a esta mujer que claramente no a podido sacar a flote la cadena?

MacGuffin dijo...

La ABC Family les ha robado la cartera a los de The CW limpiamente. No parecen tener muy claro lo que quieren, si seguir el modelo Gossip Girl o el de Everwood, y para más inri, Syfy les quita la lucha de los viernes.

Crítico en Serie dijo...

Adri, es que Gossip Girl debería ser una de muchas en la programación, no el modelo a seguir (90210, Melrose). Veronica Mars, Las Gilmore, Everwood... por lo menos buscaban audiencias más amplias y permitían ver la TV acompañado. Gossip Girl es una serie individualista.

Mina Harker, ya sabes que Pretty Little Liars no me entusiasma, porque soy consciente que es malísima y tiene unas actuaciones pauperrísimas. Eso sí, te da lo mismo que Gossip Girl y de forma mucho más barata. Esta semana han llegado a los 3 millones. Me gustaría ver cuánto tiempo lleva GG sin llegar a estas cifras. Probablemente desde septiembre pasado.

NSN, Vampire Diaries les funcionó porque supieron tener dos ojos y ver que tocaba aprovechar el filón de Crepúsculo (que interesa a mucha más gente de lo que parece a simple vista). Y lo triste es que los pilotos elegidos (¿Hellcats? ¿En serio?) no permitirán cambiar el rumbo de la cadena. Nikita sí, pero sin un cambio más sustancial en el resto de huecos de la programación, no tendrá mucho sentido. Pero el post sobre su nueva programación y como queman literalmente sus viejas series (Smallville le rinde muy bien en viernes... pero sin pasar de los tres millones. Y veremos qué tal lo hace Supernatural).

MacGuffin, entiendo que los viernes era un agujero negro. ¿Pero por qué no hacen como su competencia y buscan algún reality que les salga más barato que la ficción? Porque poner Smallville, cuando aún tenía grandes audiencias, es algo que no entiendo en una programación tan patética como la suya. Era un lead-in perfecto y hasta esto se cargaron. De acuerdo, no tengo un máster en programación, pero lo de la CW siempre ha sonado a incompetencia pura y dura.

ALX dijo...

Lo peor del desastre de CW, más allá de perder su audiencia, es perder su imagen. WB era adolescente, pero también entrañable. En cambio CW ha buscado la superficialidad como imagen y se ve que no les está marchando muy bien.

HellsCat parece un intento de pillar una audiencia un poco más mayor, aquella a la que iba dirigida la fracasada Melrose Place. Pero no se yo si lo conseguirán.

NEWS SOCIETY NETWORk dijo...

ALX yo creo que Hellcast busca más al publico de Glee, no se porque , pero tego la impresión de que habra muchos numeros musicales y todo eso.

En fin , a pesar de sus errores debo reconocer que prefiro a CW, no soporto el exceso de moralidad y buenas costumbres de las series de ABC, aunque debo reconocer que Pretty Little Liars no esta tan mal, por lo menos entretiene.