jueves, 29 de julio de 2010

Pretty Little Bitches

Un argumento:

Cuatro amigas que van a un instituto con club de castidad son amenazadas de muerte y chantajeadas vía sms por un anónimo que se hace pasar por su antigua mejor amiga que era una zorra de cuidado y murió asesinada el verano anterior después de que ellas se llevaran mal y juraran “no contar jamás lo sucedido”.

Ahora podéis leerlo por segunda vez, que seguramente no os habréis enterado de nada.

(...)

Vaya, what the fuck, ¿eh?


Pues esta versión psicópata de Gossip Girl que podría haber soñado la beata de Candace Cameron durante una pesadilla inspiradora (al estilo Meyer) mientras veía Sé lo que hicisteis el último verano seguida de una reposición de la primera temporada de Veronica Mars vendría a ser Pretty Little Liars.


Lo sé, ni con todos los astros alineados podría haber salido algo verdaderamente bueno de esta mezcla implosiva. Pero, a ver, está claro que tampoco era su intención. Lo que la ABC Family quería era ir a por todas a por el público de la CW con el placer culpable del verano. Y con lo que quiero al Team Kmetko y a las ZBZ, dos joyas teléfilas, lo que más me molesta es que me decepcionaran. Es tan mala que en comparación los upper-east-siders son casi dignos y Chace Crawford sólo un actor mediocre.


Mi predisposición, que conste, estaba allí. No obstante, esta serie basada en otra saga teen, quizá por tener un referente o porque la saga de por sí ya era un bodrio, no sabe narrar con interés las desventuras de las cuatro protagonistas y todas ellas quedan al otro lado de la pantalla, con sus pésimas actuaciones y unas historias personales sin el más mínimo interés. Nunca un rollete con el profesor de literatura había tenido menos química (que aprendan de FoQ), ni seducir al cuñado había tenido un halo tan poco pecaminoso, ni un lío lésbico había tenido tan poca miga. Desaprovechar por desaprovechar. Y cómo ocurre en los productos de esta cadena, los secundarios tampoco son introducidos con las más mínima sutileza y sin que se les note claramente como parte de un engranaje (o directamente como espantapájaros, como cualquiera al que acusen de ser la imitadora de su difunta amiga). Tampoco ayuda que, episodio tras episodio, no se avance en la única trama que intriga un poquito al espectador.


Bueno, y como malas chicas que fueron el verano anterior... ninguna de ellas abrirá el pico acerca de nada. ¿Que entran en sus casas y les pintan el espejo con pintalabios? Bueno. ¿Que les mandan grabaciones de ellas mismas hablando en casa? A callar como putas. ¿Y qué las amenazan con matarlas? Uy, que la policía no se entere.


Y diría que en todo este tiempo no había visto una invidente menos ciega que la del bastón que se pasea por allí.


Podría parecer que no tiene desperdicio... pero lo tiene (y mucho).

10 comentarios:

Natalia815 dijo...

No pensaba verla, pero el finde pasado mi primo me empezó a contar que la estaba viendo y me he picado.

La tengo en la recamara, cualquier día me da el venazo y la veo :D

Té la mà Maria - Reus dijo...

donant una ullada el teu blog
una abraçada des de Reus

Vanessa dijo...

A mí me ha parecido horrible. Tengo a "otras 4 amigas" (las Slayers) enganchadas. Me la recomendaron y ante tal despliegue me la descargué, dispuesta a encontrar una nueva The Vampire Diaries (por lo de teen) con la que alegrarme el verano. Pero nada de eso, no pude ni terminar el segundo episodio. ¿Sabes cuando una serie te da dolor de estómago? No sólo eso, sino que también me da arcadas.

Podría estar un buen rato escribiendo sobre el cuerpo de perro del cuñado, las interpretaciones lamentables incluso de los adultos, las cejas de Aria y el hecho de que la que está luchando por estar delgada no deje de darle al alcohol... ¡¿no saben que eso es lo que más engorda del mundo?!... Pero no, no vale la pena.

Me limitaré a decir que es uno de los bodrios más heavies a los que me he enfrentado. Y me lo paso bien criticándola sin piedad, porque para mí, no merece ninguna.

satrian dijo...

Yo estoy enganchado, el porqué, ni idea, pero sigo las andanzas de las cuatro mentirosillas.

fon_lost dijo...

me ocurre como a Satrian, esta serie tiene un algo que me tiene bastante "loquico". Está siendo mi placer culpable del verano. Y que así sea por más veranos (aunque una vez finiquiten la trama...qué les quedará? una nada considerable).

Mina Harker dijo...

Será todo lo mala que quiera, pero a mí me tiene enganchadísima xD (de hecho, ha sido el único estreno del verano que ha conseguido engancharme).

Eso sí, no sé si me parece más fascinante el tamaño de la cabeza de la chica que hace de Aria (que puede que parte de la culpa sea de los estilistas y los peinados que le pone, pero el parecido con las dichosas Bratz es asombroso xD) o el hecho de que la ciega de la serie se pinte los labios mirándose descarádamente en la puerta del ascensor. O la publicidad "subliminal" de Toyota xD.

Pero vamos, que la sigo religiosamente cada semana y me lo paso pipa con ella.

Crítico en Serie dijo...

Estoy alucinado con todo el mundo. Todos estáis enganchados a esta serie que, si fuera la mitad de lo que intenta, podría llegar a estar bien. ¡Pero no! Más que nada que hay un punto en que es aburrida y la lesbiana debe ser peor actriz que mi perro (y eso que no tengo).
Vanessa, como ves... estoy de acuerdo contigo. Yo la sigo porque no veo cualquier cosa teen. Pero esta etiqueta de placer culpable le queda demasiado grande a algo tan fallido como esta serie.

AL dijo...

¡Qué fijación tienes con las actores que interpretan a ciegos este verano! La de esta serie ciertamente es poco creíble... pero al nivel que están sus compañeros de reparto, tampoco se le puede pedir peras al olmo. Lo de Christopher Gorham es harina de otro costal. He visto el cuarto capítulo y su interpretación es impecable... ¡Así que no seas tan duro!

psd: Estoy contigo en que la que se lleva el Razzie es la que hace de lesbiana... ¡entre lo mala actriz que es y que no tiene ningún juego con la otra chica!. Y la que hace de "sexy" hace que consiga que la actuación aberrante de la insoportable de la Gellar en I know what you dit the last summer me parezca digno de pasar a los anales de la historia del cine, en comparación... (por cierto, yo también tengo intención de seguir viéndola... haha... es una placer culpable con mayúsculas, debe ser cosa del profesor de literatura... o una suerte de enganche a lo decadente).

Paula Andrea dijo...

Todos aquí de repente son guionistas y productores.

Paula Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.