lunes, 18 de octubre de 2010

Con la copa en la mano

El género de la comedia suele ser bastante despreciado, ya sea en cine o en televisión. Su corta duración, por ejemplo, ya es un punto en contra. También que no quiera retorcerte con sus giros en el sillón de vez en cuando, o que no suelan necesitar montajes imposibles y efectos visuales como CSI. Pero, justamente, creo que es al revés. Para tener un drama decente, con una buena mezcla de los factores a veces adquieres resultados. Sin embargo, para tener una buena comedia necesitas también entrar en estado de gracia. Y esto no es moco de pavo.


Cougar Town, por la que nadie daba un duro cuando se estrenó, ha conseguido que los astros se alineen y que cualquiera de los matices que la conforman cobre sentido. Es una locura de serie con doscientas frases que podrían no hacerte reír. Pero con sus tonterías, las sobreactuaciones, y la única y magnífica química del reparto han configurado la comedia más agradable de la televisión (sólo Community le podría disputar el puesto). No se trata de si sus actores son mejores o peores, si tiene más o menos líneas hilarantes (o más bien delirantes) por capítulo, sino que han conformado una pandilla de amigos (con sus manías y tradiciones alcohólicas) de la que uno se siente partícipe cuando la ve.


La crítica norteamericana, aunque no sea de forma unánime, también se ha ido prendiendo de Jules, Ellie y Andy. Hay quienes defienden que su concepto evolucionó con el tiempo y dejó correr la premisa de la divorciada cuarentona que busca chicos jóvenes por el colegueo que tan bien les funcionaba. Tienen razón. Pero también es cierto que la idea inicial, la de la devoradora de hombres, incomodaba a parte del público con sus estridencias sexuales. Sigue teniendo el mismo humor, sólo que lo canaliza de otra forma apta para alguien más que mujeres al borde de la menopausia. Y el de antes, aunque no me sintiera tan incluido, también les funcionaba a su estrambótica manera.


Este cambio de rumbo condujo a que este verano se especulara sobre un nuevo bautizo. Sus defensores opinaban que el título jugaba en su contra y daba una impresión equivocada de lo que proporcionaba la serie e incluso Courteney Cox y Busy Phillips pidieron perdón públicamente por un nombre “tan horroroso”. Se dijo, por ejemplo, que podría volver como Friends Without Benefits o Jules and Friends (sí, como que iban a hacer algo tan obvio y monicagelleriano). Pero no, regresó en septiembre con el mismo nombre y un poco más de guasa. En lugar de poner el título a secas, llegó como (Still) Cougar Town. Al tercer capítulo pasó a ser Badly Titled Cougar Town. Y al cuarto ya ha pasado a ser Not What The Show Is: Cougar Town.


Si algo sabemos, de momento, es que no recibirá ningún premio en los próximos Emmy, pues precisamente no aman a la tan-mala-que-es-buena Courteney Cox (que dicen que está enrollada con algún actor del reparto), y tampoco recibirá ovaciones públicas de los gafapastas que la analizan al otro lado del charco, pero se está ganando a pulso a un público fiel integrándolos en sus rituales vespertinos. Ellos, con su copa de vino, beben a las doce de la mañana porque ya es mediodía. También a las cinco de la tarde porque es la hora del té para los ingleses. Se inventan juegos para sacar el corcho y por cada anécdota beben un sorbo. También beben porque están deprimidos y abren otra botella si ya están contentos. Y si tú traes la botella de vino, no te preocupes que seguro que te dejan beber con ellos.


Curiosamente, los propios actores han reconocido que sus vinícolas botellones no distan mucho de la realidad y que el equipo de realización hasta les tuvo que pedir que rebajaran el nivel de alcohol en vena durante el rodaje de los seis primeros episodios de la nueva temporada; que ya estaba bien esto de pasarlo bien en el rodaje, pero que tampoco hacía falta pillar borracheras entre lectura y lectura de guión. Y es que, por lo que se ve, con una copa en la mano no hay quien los pare.

4 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Toda la razón, no se llevará ningún premio, pero hay que reconocerle que cada capitulo están haciendo las cosas mejor, con una química envidiable y un humor diferente que hace de Cougar Town una de las comedias imprescindibles del momento. Lástima que no atraiga a un poquillo más de público...

Saludos!

fon_lost dijo...

Cougar Town es la comedia de la temporada, sí o sí. Comenzó flojita, pero es que a partir de la visita de Lisa Kudrow no dejó de crecer. Esos momentitos cougar habría que incorporarlos a nuestro día a día. Y no hay un solo capítulo que no deje un detallito y una frase célebre.

Crítico en Serie dijo...

Telespectador, yo no pierdo la esperanza porque su público últimamente ha crecido. Modern Family suele tener siempre la misma audiencia y Cougar Town, en cambio, ha subido cuatro décimas en las últimas 2 semanas. Señal que más gente decide no cambiar de canal cuando ven a Jules.

Fon_lost, es de las pocas series con la que me veo obligado a repetir una y otra vez ciertas escenas. Me pasa con esta, con Community y The Good Wife. ¿Un ejemplo? Cuando Busy Phillips le restriega por la cara a Ellie su jugarreta con la canguro y le dice algo como "like playing chess with a monkey... BITCH!".

manganxet dijo...

Pues tendré que replanterme verla, esta temporada voy bastante mal de comedias y me gustaría ponerme con alguna.