martes, 2 de noviembre de 2010

La prole de Expediente X

Si oyes la palabra paranormal, automáticamente todas las miradas se centrarán en Expediente X. Da igual si te pareces a ella como un huevo a una castaña: al haber marcado un antes y un después en la televisión, erigirse en producto de culto (expresión que se ha vaciado de significado con el tiempo) y haber sido adorada por la crítica, cualquier serie que tenga esta palabra desparramada en algún punto de su argumento será comparada con ella.


A Fringe ya le convino. JJ Abrams sabía que al estrenarse en la cadena Fox (la de Mulder y Scully) y con la estética sobria y fría, dirían que su nuevo proyecto era ‘la nueva Expediente X’. La publicidad gratuita no le iba mal. Y si a ello le sumaban que también era hija del creador de Perdidos, el mix sería irresistible para los nerds teléfilos. Pero a veces los referentes que son tan claros dejan de tener su razón de ser y hacen perder la perspectiva de qué es exactamente el producto en cuestión. Con Fringe de repente un buen día nos dimos cuenta que tenía tanto de Expediente X como Anatomía de Grey tiene de Urgencias, cuando en realidad estábamos ante la hermana de Sydney Bristow. Los descendientes de Chris Carter, sin embargo, estaban allí fuera, pero con otras formas y más o menos camuflados.


No hacía falta ser un erudito para ver que Supernatural era uno de ellos. Aunque su enfoque era juvenil, las similitudes ya aparecieron en su estreno, pero por la razón equivocada. La palabra sobrenatural asomaba directamente por el título (a la que emparejamos rápidamente con paranormal, ovnis y todo aquello fantástico y propio de la ciencia ficción), pero las semillas de Mulder y Scully se notaban mucho más por dónde se situaba la acción y cómo planteaban los casos.


Los ambientes lóbregos, la filosofía de motel de carretera, los inadaptados que conocen por el camino, los escenarios siempre distintos y la distancia que hay entre los hermanos Winchester y el resto de la sociedad era lo que hacían de Supernatural un vástago natural de Expediente X en sus primeras temporadas. De hecho, no cuesta mucho imaginar a Sam y Dean llegando a algún pueblo medio aislado de la 1ªT de Expediente X para estudiar algún caso que se saliera de la norma. La única diferencia sería que, en lugar de investigar una abducción extraterrestre o un complot militar, deberían luchar contra un espíritu vengativo y quemar unos cuantos huesos (y Fringe, por su parte, bebería de ellos en la forma de empezar como procedimental y hacer una recta final completamente seriada en su segundo año).


No obstante, el parecido razonable que no me puedo quitar de la cabeza desde que he empezado mi revisión de X Files (que veía medio tapándome los ojos de pequeño), son los paralelismos entre Mulder y Scully y Booth y Brennan. En el mito uno encarnaba al creyente y la otra a la escéptica, pero la visceral fijación de Bones por la ciencia (que a menudo le impide ver the whole picture) recuerda a la incrédula rectitud del personaje de Gillian Anderson, de la misma forma que el infantil instinto de Booth se asemeja al de Mulder. Y la tensión sexual entre la antropóloga forense y el agente del FBI, a pesar de estar en un primerísimo primer plano, bebe tanto o más de la ficción de Chris Carter que las series mencionadas al principio (y eso que, a primera vista, no podrían ser dos ficciones más distintas).

7 comentarios:

satrian dijo...

Me temo que va a ser muy difícil que tengamos otro Expediente X, otras Urgencias, u otra Alias, tendrá alguna faceta de estas series pero no será lo mismo, o nuestra nostalgia puede que no nos deje calificarlas igual :P.

Mpmx dijo...

Yo tenía miedo de volver a ver Expediente X pensando que mi cariño por ella era simplemente producto de la nostalgía de verla a duras penas durante los 90s en Telecinco tirando de VHS y que no aguantaría bien el revisionado, pero nada más lejos de la realidad.

Ni Perdidos, ni Los Sopranos, ni 24. Fueron Mulder y Scully los que revolucionaron el mundo de las series y la televisión.

PD: Por el título pensé que el post iría sobre la de caras conocidas de la actual televisión que pasaron por la serie durante sus nueve temporadas, lo que daría para largo.

MacGuffin dijo...

Y ahí tienes a Booth diciéndole a Brennan en el piloto de Bones que podrían ser como Mulder y Scully, a lo que ella responde, evidentemente, "I don't know what that means" :).

Sí, Fringe es más Alias que otra cosa, pero ha tenido algunos capítulos que eran expedientes X en toda regla y de sus mejores tiempos. Porque Expediente X era mucho más que marcianos.

titania (Verónica) dijo...

¡Y tanto que Expediente x era algo más que marcianos! fue una de las primeras series que seguí fervorosamente, como dice Mpmx con el VHS grabando los capis(que algunos aún conservo) y comiéndome las uñas por saber qué pasara. Todavía odio a Tele 5 porque lo que le hizo, pero ese es otro tema.
Lo de Supernatural no acabo de verlo mucho, más que nada porque los Winchester (por muy guapos que sean) no significan para mí nada parecido a Mulder y Scully, pero lo de Bones lo veo y lo comparto (ya en el piloto lo dejaban caer, como dice MacGuffin).
Yo quiero revisionarla de nuevo también y sé que no perderá ni un apice de su encanto, en Halloween vimos un episodio de la sexta temporada y volví a replantearme verla otra vez.
No lo olvidéis, la verdad está ahí fuera... :-P

Crítico en Serie dijo...

Satrian, eso es el factor nostalgia. No entiendo por qué, por ejemplo, Fringe no puede estar en el mismo pedestal. Todo es cuestión de tiempo.

Mpmx, yo empezé X Files desde el principio este año (me he quedado trabado a mitad de la primera temporada, pero porque llegó una avalancha de estrenos) y se puede ver perfectamente. Y eso que David Duchovny debe verse peor actor ahora que antes ;) Y si tuviera que ver con las caras conocidas que han pasado... empezaría por una Felicity Huffman antes de operarse. ¡Qué rara se la veía!

MacGuffin, sabía que si hablaba de Expediente X aparecerías por aquí ;) ¿Así que hablan de Expediente X en el piloto de Bones? Ya decía yo que el parecido era demasiado obvio...
Y sí, Fringe ha tenido mucho de Expediente X también. Lo sé. Pero quizá era porque esperábamos que fuera X Files 2.0 que el parecido con Alias empezó a asombrarnos. Bueno, básicamente porque Olivia podría ser la hermana que Sydney nunca tuvo. Pasaron por algo muy parecido.

Titania, los parecidos con los Winchester no está en cómo son los dos personajes, sino que son 2 y están aislados de la vida social. Y también creo que beben de Expediente X en la filosofía de motel de carretera y de cada día nos vamos a un puesto y nos aislamos aún más de nuestras vidas desaparecidas.

titania (Verónica) dijo...

Sí, si en eso tienes razón, los parecidos son innegables, pero hay tantísimas series que han bebido de alguna forma de xfiles que ya no me sorprende.
Supongo que me he dejado llevar por mi gusto personal y como Supernatural para mí está muy por debajo de xfiles... pues eso.
:-)

luisl dijo...

En la 6ta temporada hay un capitulo parodia de X Files que es genial jaja