jueves, 30 de diciembre de 2010

Descartes y omisiones

Las listas están hechas para la polémica. Son un burdo intento de racionalizar los productos del año y fingir que se pueden comparar unas con otras, cuando sopesar un drama adolescente y una elitista serie ambientada en los sesenta es pecar de pretencioso (o ingenuo, aún no lo tengo claro). Pero sólo hay una realidad más evidente que esta: queramos o no, amamos las listas y nuestras vidas siempre giran alrededor de ellas. Las tenemos para ir a la compra, para decidir quién invitamos a una boda, para apuntar los pros y contras de futuras parejas, para entrar en una universidad... Y en estos ejercicios siempre acaba habiendo descartados u omitidos, que raras veces se aclara porqué se quedaron a las puertas y por ello muchos pueden mal interpretar las elecciones.


La apuesta zombie de la AMC, por ejemplo, se quedó a las puertas más por lo que le intuí que lo que realmente fue. Tras un arranque brutal, The Walking Dead pareció mostrar signos de cansancio. La sensación que muy lejos no podía ir, que por algo las ficciones audiovisuales de zombies siempre han sido películas y no series de larga duración. Por ello, hasta que no demuestren que pueden tener una segunda temporada en condiciones (y con unos personajes con más interés, que de momento me da igual a quién le coman los intestinos) no la podré incluir en alguna lista.


Otros casos tienen más de circunstancias personales que hechos catódicos. No he terminado las temporadas de Boardwalk Empire y Treme ni he llegado a la tercera de Breaking Bad, y hasta que no me paguen por ello, seguiré organizándome las series como me plazca. Las omisiones de las dos primeras, sin embargo, tampoco son casuales. Si por algo no me enganché a Boardwalk a la primera de cambio fue porque vi mucho esfuerzo de producción y poca implicación emocional, algo que siempre pido a una serie. Pero el caso de David Simon es distinto. Quizá estaría en el top10 si me hubiera acordado de ella, pues con diez minutos entiendes claramente el concepto de su nueva serie y los episodios que he visto me han parecido mejor que notables. Pero también es verdad que había competencia y que The Wire dejó el listón demasiado alto, porque era más o menos lo mismo (cambiando las drogas y Baltimore por la música y Nueva Orleans) pero sin ese punto extra que da un objetivo claro como la investigación policial. Al fin y al cabo sólo hay diez huecos y las diez elegidas también tenían sus motivos para entrar.


True Blood, en cambio, se quedó fuera porque su tercera temporada no estuvo a la altura de su propia grandeza. Tenía los personajes pero no una trama suficientemente fuerte. Después del asesino del primer año y las orgías del segundo, ese caserío en el que se reunía toda la fauna (porque ese mundo es un pañuelo) no tenía el factor inquietante que requería. Era como si hubieran cogido la serie de Alan Ball y la hubieran pasado del primetime a la sobremesa y ni tan siquiera la inmensa Anna Paquin, que ella sola hizo de la temporada algo decente, pudo colarla en el top. Ella es mucha Sookie, pero tampoco puede compensar las tramas que nunca prendieron (Sam y su familia, Alcide y su ex, Jason y la enigmática chica). Demasiados tiros desperdiciados. Y lo mismo ha ocurrido con la cuarta de Big Love, la peor de las emitidas hasta la fecha (a la espera de que la quinta nos quite el aliento como final entrega que será), que no con Sons of Anarchy. Esta fue, como ocurre con muchas otras, una cuestión de espacio porque la tercera temporada, a pesar de no ser tan potente como la segunda, a diferencia de muchos otros me pareció buena, en la línea.


En el terreno de las comedias tampoco fue fácil. Siempre he preferido los dramas a las sitcoms, de tal forma que es normal que reserve un solo puesto a este género. Pero fue por Cougar Town por dos razones: Community ha sido excesivamente irregular este otoño, con poquísimos episodios a la altura de la primavera y Modern Family no tiene esa proximidad que sí le veo a los amigos de Courteney Cox. Pero, de haber tenido que hacer sitio a una de las dos, me hubiera quedado con los Dunphy. Incluso sus peores episodios tienen grandes momentos. No obstante, con 30 Rock ya no ocurre lo mismo. Puede estar renovada para una sexta temporada, pero soy demasiado consciente que si la cancelaran no me sabría mal. En el momento en que empiezas a odiar a Jack Donaghy está claro que el idilio con la niña rebelde de la NBC ha terminado.


Y después de elegir Friday Night Lights como la mejor serie de la década pasada, su omisión tampoco es producto del azar. ¿Su mayor inconveniente? Que los mejores episodios de la cuarta temporada fueron en 2009 y el principio de la quinta parezca el letargo antes del explosivo final de la serie. Esto no significa que haya cambiado de parecer acerca de la excelencia de la serie. Cuando tengamos el producto terminado, estoy seguro que la recordaré por los siglos de los siglos.

7 comentarios:

Eloi dijo...

Muy buen artículo.
-The Walking Dead: Por fin encuentro alguien que le pasa lo mismo! A mi me gustó mucho el arranque de la serie, pero creo que se fue deshinchando a medida que pasaban los episodios. Yo confío en que la 2a temporada (he leído que será de 13 capítulos) sea mejor. Ayer me compré los cómics 1 y 2 en los que está basada la serie (hay 13), y tienen diferencias.
-Boardwalk Empire: Me gusta, pero no acabo de engancharme.
-Breaking Bad: Te pido que comiences YA la 3a. En mi opinión, de las 5 mejores series que he visto nunca.
-True Blood: Estoy a punto de acabar la 2a temporada. No es la primera vez que oigo esto de que la 3a temporada está por debajo de las otras. Pero tranquilos, que (según los libros) tienen hasta 11 temporadas para enmendar el error (o estropearlo todo aún más).
Saludos!

ALX dijo...

Aquí ando bastante en desacuerdo.

Si algo le veía a The Walking Dead, era un futuro prometedor (narrativamente hablando) e infinitas posibilidades.

La tercera temporada de True Blood me ha parecido la mejor de las que llevamos, porque han abrazado su naturaleza y la han llevado hasta el límite. Nunca True Blood fue tan divertida, ni estuvo tan pasada de rosca.

Con Treme lo intenté con el piloto, pero se me hizo eterno. Le daré otra oportunidad más adelante, que se que a David Simon hay que darle tiempo. Mientras, me he puesto con Generation Kill, que con dos capítulos vistos, me va convenciendo.

satrian dijo...

Yo he disfrutado muchísimo con Treme y Boardwalk Empire, y yo si me he implicado emocionalmente con esta última, sobre todo con Mr Thompson y Miss Schroeder.

fon_lost dijo...

Treme es una serie a la que cuesta entrar, pero una vez te metes de lleno en ella, es difícil salir. Y Boardwalk es que me ha tenido muy muy contento. Sólo ha tenido un capítulo pocho (el tercero), pero el resto me ha encantado.

titania (Verónica) dijo...

Me encantan estas reflexiones que haces. Por partes...
- The walking dead: a pesar de que yo sí que he disfrutado mucho con estos seis capis, entiendo que no merezca estar en tu lista. Yo le tengo mucha fe, me he leído el cómic y me gusta que no lo estén calcando y es que además siento una especial debilidad por los zombis así que...
- Broadwalk Empire y Treme: no he visto nada de ninguna de las dos, me da un perezón tremendo, sobre todo cuando leo comentarios por ahí que siempre dicen que cuesta entran en las series, que son poco emocionales, que bla bla bla...
- True Blood: yo la amo desde el minuto 1 pero no está entre mis favoritas tampoco. En esta temporada la verdad es que las tramas han estado un poco menos logradas, aunque lo de reirse de sí misma lo tiene controlado. Con pocas series me he reído tan a gusto como con esta, en serio, lo del vampiro loco con el móvil todavía hace que suelte una sonrisa..
- Big Love: me vi las tres primeras del tirón y me encantaron, y sí que es verdad que la cuarta tuvo un bajoncete, pero espero con ansias esta quinta.
- SoA: a mí también me ha gustado mucho esta temporada, a pesar de lo que se dice por ahí.
- Cougar Town: no la veo, lo sé, pierdo puntos, me la apunto para cuando acabe Being Erica, que es que me está encantando.
- Friday Night Lights: grande, muy grande, pero la temporada pasada dejó el listón muy alto aunque yo tengo fe en que esta última será muy parecida, vamos, inolvidable fijo.

PD: de Breaking Bad, uff.. yo no sé si es que soy rara o qué, pero a mí ver la tercera me costó un dolor, no avanzaba ni para atrás, muy poco interés por ella. Es cierto que tiene algún capítulo trepidante pero hay otros que me parecieron un verdadero coñazo. Me sigo quedando con la season 1.
PD2: Feliz Nochevieja!

Crítico en Serie dijo...

Eloi, diría que los libros de True Blood los están adaptando bastante rápido. Las tramas están aceleradas y uno de los personajes principales diría que debería estar muerto desde el desenlace de la primera, pero lo mantuvieron en vida porque había funcionado tan bien en la serie. Eso sí, igualmente es la mar de entretenida la tercera tanda.

ALX, no estoy para nada de acuerdo con tu visión de True Blood y siento llevarte la contraria en una cosa: a ti nunca te gustó TB al principio por lo que era, tuviste que hacer prácticamente terapia, así que si ahora te gusta quizá es porque no es tanto TB como debería ser.

Satrian, a ver si me ocurre lo mismo, que como he explicado estoy a medias ;)

Fon_lost, curiosamente no me pareció difícil entrar en Treme, sobre todo porque después de conocer The Wire ya sabemos cómo funciona el señor Simon.

Titania, feliz 2011 a tú también. Y te contesto en pocas líneas:
- TB ha tenido poquísimas tramas interesantes. Lo dicho: Anna Paquin salva la función pues sabe dar una profundidad y proximidad a Sookie que raramente vemos en TV.
- La 5ª de Big Love será uno de los acontecimientos de 2011. Termina una gran serie.
- Cougar Town te encantará. Si te gustan las series femeninas y con puntos de conexión directos con el espectador (te incluyen) disfrutarás como una alcohólica con una copa de vino en la mano. Entenderás la comparación cuando la veas ;)

Drake dijo...

De todas estas series la única que sigo es True Blood asi que veamos.

Estoy de acuerdo en que esta temporada tardo demasiado en calentar y al final no logró el boom de las dos primeras, en mi oponión a la gran cantidad de historias secundarias que no lograron entrelazar a la principal, los werewolfs,la tematica gay,Jason y su pantera,Tara la casi vampiro, king & queens,Sam y la familia Manson etc, etc. y claro la cuestión "mágica" que por ratos se les salió de las manos a los escritores.

El asunto de las hadas no me termino de agradar, prefiero a Sookie "dientes chuequitos" Stackhouse tal como es una mind reader humana y ya, no veo para que deshumanizarla más. Para mi que traigan de regreso a Maryann, estaba loquisima y volvia locos a todos,je,je.

Bueno esperemos que la cuarta este mucho mejor, claro no se puede decir que la tercera fue una abominación, pero si desmerecio a comparación sus predecesoras.