miércoles, 29 de diciembre de 2010

Los realities del año: el Top3

Cuando toca hablar de telerrealidad yo mismo reconozco que me da miedo. Los puntazos que más gracia tienen también son los que peor reputación le dan al género, que es tan amplio que ni tan siquiera se le ven los límites. Pueden ser programas de seguimiento de personajes públicos, docusoaps, concursos de convivencia, de talento, reportajes 'con chicha' y de cariz social... Por eso es hora de poner los puntos sobre las íes y resaltar los tres grandes programas del año, cuyas bases del formato ya son infalibles. He aquí los tres grandes programas y la Miss Reality 2010:


Artistas bajo presión

Pedir a un grupo de artistas que se amoldaran a unas normas y obligaciones tenía sus riesgos. La urbanita no podrá amoldarse a la natura y la mayoría no te podrán ilustrar la cubierta de un libro “porque tú le pagues”. Cada artista tiene su visión, como se comprueba en este vídeo, y no debe modificarse. Pero el resultado de Work of Art, que sigue paso por paso la estructura de Project Runway, igualmente fue sublime. Donde haya un proceso creativo que se pueda seguir con interés y encima se pueda opinar desde el sillón del comedor, está claro que hay miga (a diferencia de Top Chef y varios concursos culinarios donde no se puede contrastar). El cásting, además, fue sensacional y aunque no tuviera unas audiencias bestiales la cadena Bravo ha decidido confiar en él y ha encargado a su productora, Sarah Jessica Parker, otra tanda de bohemios. Lo dicho: lo mejor del año.



Gretchen

Parecerá una chorrada, pero pocas polémicas ha habido tan sonadas como la decisión del jurado de la última edición de Project Runway. La mayor parte del público rechazó el veredicto, que yo defendí en su momento, pero lo más interesante fue comprobar en el juicio final quién tiene la última palabra. Era hora de que pusieran a Heidi en su sitio, que tiende al mal gusto y a mostrar demasiada carne, y que Nina Garcia y Michael Kors demostraran quién manda, que por algo son la editora del Marie Claire y un diseñador de mucho éxito en el país respectivamente. Que Heidi fuera a buscar a Tim Gunn a modo de apoyo (algo que nunca se nos mostró en el episodio) demuestra que, como cliché de modelo que es, es una niña consentida que cree que por su aspecto y gracia natural se saldrá con la suya. Bah. Esta mujer que se quedó embarazada de Flabio Briatore sólo para tener una vida de lujo asegurada no se merece mi respeto, pero Project Runway no deja de ser uno de los mejores programas que hay en televisión ahora mismo.



Naonka y la coja

Al igual que no se puede juzgar un libro por su cubierta, tampoco se puede juzgar un reality plural como Survivor por una sola concursante. NaOnka, una supuesta profesora de colegio, estaba medio p’allá, tenía cero educación y una mala leche como poca gente ha pasado por el programa. Pero, qué queréis que os diga, he conocido gente así. Por ello, mientras sea una minoría (representativa) en el programa, no se puede renegar de él. Además, nos dio los momentos más bestias y ordinarios, como esta lucha con Kelly B, que tenía una pierna ortopédica y ni así ella se privó de derribarla al suelo. A esto se le llama no discriminar a nadie. Por cierto, Nicaragua no habrá sido la mejor edición, pero igualmente sigue siendo un gran programa del cual no concreto mucho más pues aún nos espera una sorpresa para un día de estos.




Miss Reality 2010: Bristol 'The Pistol' Palin

Reconozco que tengo una debilidad: me cuesta no sentir fascinación por esos personajes que se pasean por la televisión cuando no es su medio natural y han acabado allí por azares de la vida (y sin un verdadero afán de notoriedad). Este fue el caso de Bristol Palin, que sintió la necesidad de lavar su imagen por culpa de la carrera vicepresidencialista de su madre y aceptó la proposición del concurso Dancing With The Stars de participar en la última edición. Lo que no debía esperar es que tantos espectadores la amaran a la vez que generaba cada vez más odio entre sus detractores. Era de lejos una de las peores cinco bailarines y le hubiera tocado irse a la tercera semana, pero dicen las malas lenguas que fueron los republicanos más recalcitrantes aquellos que la mantuvieron. También puede ser que mucha gente se sintiera identificado con esta niña que se encontró con media América juzgándola por un error de juventud con el que ahora tiene que apechugar (y feliz que debe ser, que conste). Ahora toca ver qué hace con su fugaz fama o si realmente su paso por el programa fue para allanar un poco más el camino de su madre hacia... ¿la cabeza del Tea Party? ¿ser la Oprah blanca? Los caminos de Sarah son inescrutables... Aquí os dejo una de las mejores actuaciones de Bristol:


3 comentarios:

ALX dijo...

Reconozco que no continué con Work of art porque me molestaba que fueste una fotocopia tan clara de Project Runway.

Respecto al programa de Heidi Klum, tengo entendido que esta edición ha recuperado el nivel perdido en sus últimas ediciones, por lo que en cuanto pueda, me hago maratón con todo el año (y mientras, te insisto para que te veas la primera edición, que por ahora, sigue siendo mi favorita).

En cuanto a Survivor, Naonka fue un personaje y quizás, por ello, también una decepción lo que terminó sucediendo con ella. Todavía tengo que ver los tres últimos capítulos y ver si finalmente la edición da lo que promete o se me queda a medias.

Dieguiko dijo...

Pues... el tal 'Work of art' me llama la atención. ¿Se podrán encontrar subtítulos en español por algún sitio?

Drake dijo...

Una sorpresa de Nicaragua??,aún mas??,ja,ja. Déjame adivinar...ah ya, Chace & Brenda salen juntos??,je,je