lunes, 7 de febrero de 2011

La vida sexual de los huesos

Nadie debe contarnos que Brennan y Booth terminarán juntos en Bones o separados e infelices para siempre, con una espina clavada por el “y si...” que tanto tortura a los amantes, ex amantes o aquellos que nunca lo fueron pero debieron. La verdad es que, como nos encontramos ante una serie de casos bastante tontorrona, me decanto más bien por la primera opción. La cuestión es si las historias de amor acaban cuando los amantes se juntan para siempre o si, al contrario, es justo cuando empiezan. Está claro que, de momento, Hart Hanson no se atreve a averiguarlo. ¿Pero quedará algo de chispa cuando se decida a dar el paso?


Al final de la quinta temporada separó a Temperance y Seeley por las ambiciones laborales de ambos, que querían seguir creciendo como individuos. En otras palabras: no sabía cómo esquivar la inevitable fornicación por resolver que tanto ha quitado el sueño a sus fans. Y con la separación física y temporal el creador pudo escribir una situación adversa de cara a la nueva temporada. Esta adversidad, para ser exactos, se llama Hannah. La novia de Booth es una periodista intrépida, guapa, simpática, valiente y más joven que Huesos. Podría ser perfectamente la horma del zapato de Booth. El problema está en que Brennan sigue por ahí, ahora en modo melancólico por la vida sentimental que se está perdiendo, y como dijo MacGuffin, no deja de dar la impresión de que “está de prestado”.


Esta inconsciente rivalidad con Brennan, por más que ambas se esfuercen en tener una estúpida amistad, impide que se le pueda coger aprecio y apremia aún más la necesidad de que los dos retocen entre las sábanas. Si hay algo que perjudica una tensión sexual no resuelta es que el espectador se dé cuenta de las maniobras que hay detrás. Y mientras que en Castle se critica los forzados y demasiado visibles guiños a la atracción entre Richard y la detective Beckett, en Bones se notan demasiado las estrategias para mantenerlos separados. Con esto lo único que están consiguiendo es que la relación entre ambos haya perdido fuelle, por aburrida, repetitiva y sobre todo porque lucha contra toda lógica, y en consecuencia la serie también se ha resentido.


Ya hemos visto todos los tipos de miradas posibles y hemos escuchados varias confesiones amorosas, directas o indirectas. Y una cosa es que los espectadores estemos de vuelta de todo y la otra es que también lo estén los protagonistas. David Boreanaz ya tiene 41 años y Emily Deschanel tiene 34. Los actores no son unos niños y ya se les nota (especialmente a él, que cada vez está más viejuno), sobre todo tras observarlos con su tira y afloja durante seis años.


Por eso, antes de unirlos cansados, como dos viejos que se han pasado la vida mirándose tras la ventana sin mover un dedo y ahora se lamentan por la vida que podrían haber tenido juntos, que Hanson resuelva la situación. El fin de una tensión sexual no resuelta no tiene porqué significar la muerte. Claro que si el camino a seguir es el de Angela y Hodgins, que se comportan como dos relamidos tortolitos que van a dar a luz al nuevo Mesías, quizá sí que Bones fallecerá en cuanto los cuerpos de Brennan y Booth se toquen. Para tener que soportar otra relación tan insípida, mejor que él haga las maletas y se vaya con Hannah.

10 comentarios:

Brinstar dijo...

Totalmente de acuerdo, pero también creo que no solo ha decaído el nivel por este exceso de tensión entre ellos sino porque además los casos son cada vez menos interesantes. Creo que sería el momento ideal para "arrejuntarlos" aunque esto significara también el final de la serie.

satrian dijo...

Ay que duras son las tensiones sexuales no resueltas, cuando se deben resolver, como, como afectarán a la serie, desde luego esta temporada, salvando un par o tres de capítulos está muy floja, así que más vale que se pongan a ello, los guionistas y Booth y Brennan, para bien o para mal, pero ya es hora.

MacGuffin dijo...

Los casos nunca han interesado lo más mínimo en Bones, así que cuando el resto del edificio no está bien conjuntado, todo se resiente. Ay, la gran duda de las tensiones sexuales no resueltas. ¿La resolvemos al final, antes, fuera de cámara, cómo seguimos una vez lo hayamos hecho? Ahora mismo, mi principal curiosidad es ver cuándo se desharán de Hanna y qué pasará entonces.

Y últimamente, mi rasero para medir los episodios está en Brennan. Si ella está divertida o interesante, I'm in, aunque es cierto que no ha habido tantos capítulos de esos.

Labekoa dijo...

Genial lo del nuevo Mesias y que cierto es que dos secundarios tan interesantes como Angela o Hodgins se han vuelto insulsos desde que son pareja. En cuanto a la serie en general para mi esta pasando una fase tan horrible que para mi puede ser la ultima, todo lo bien que me lo pasaba en otras temporadas con la complicidad de los protas, ahora se ha convertido en aburrimiento viendo como no saben que hacer con una pareja quebrada por un personaje que se les ha ido de las manos, hablo de Hannah, que en vez de ser la rival odiable de Bones, la vemos como alguien interesante y sin los constantes cambio de opinion que sufre Brennan, menos mal que siempre nos quedara la Dr. Saroyan, tan elegante como divertida.

Un telespectador más dijo...

Yo no soy seguidor de Bones, pero entiendo lo que comentais si tras 6 años siguen sin dar el paso.

El mejor ejemplo de que se puede resolver la tensión sexual y seguir igual de bien o mejor (bueno, no le mejor, pero es el primero que me ha venido a la cabeza)es el de Chuck. Desde que se ha dado el paso (dos temporadas y media me parece un buen numero para marear la perdiz)me gusta todavía más.

Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Es que, como comenta por aquí la señorita MacGuffin, los casos de Bones no tienen ningún interés más allá de la interacción de los protagonistas. Por eso, si la relación falla, también decae toda la serie en sí.

Adri dijo...

No esto de acuerdo con una cosa: Yo creo que sí que han conseguido que Hannah se haga querer a pesar de ser el obstáculo de B&B... y a mí personalmente me jode :P

Todo lo demás, totalmente de acuerdo. Lo bueno de Bones siempre fue su plantel de personajes y la química entre todos y este año no sólo Booth y Brennan están a la baja. Están todos como descuidados y muy poco interesantes.

torpe dama dijo...

Yo directamente he dejado la serie. Que alguien me avise cuando vuelva a estar interesante. Y no me refiero solo a la relación entre B y B, sino a todo. La serie siempre ha sido malilla, pero es que ahora es un rollo directamente, me gustaron las temporadas con un caso como hilo conductor (el enterrador, etc.), y aunque siempre he detestado a Angela, el resto de personajes se me hacían simpáticos, pero ahora ni eso... Y voy a crear una plataforma contra las tensiones sexuales no resueltas, ¿es que no pueden ser amigos y seguir adelante? Qué tostón, por dios, vivan Jack y Liz...

Crítico en Serie dijo...

Creo que me sumaré a la iniciativa de Torpe Dama: dejaré la serie hasta que haya algún episodio interesante y avisen de que la cosa ha remontado. Sin una buena química entre los personajes, Bones se queda en nada. Pero Dama, Bones y Brennan no pueden ser simplemente amigos. Deben ser algo más, porque la serie sino perdería todo el gas. Y como toda la faceta de TSNR ya ha sido demasiado explotada... ¡que los arrejunten y a vivir la vida de pareja!

Drake dijo...

Esta serie la vi durante sus primeras dos temporadas, pero me harte de esperar el romance Both-Brennan y le perdi el hilo, salvo unos capitulos sueltos por ahí y por allá, vamos que parece que queiren destronar al Mulder-Scolly jajaja.