viernes, 29 de abril de 2011

El efecto 'Danair'

El éxito de una serie ya no es como antes. No solamente se trata de las cifras que cosechan al día siguiente de ser emitidas, sino que hay otras formas de valorarlas. En el caso de Gossip Girl, por ejemplo, se trata de la repercusión social y mediática. Da igual que la audiencia que consigue en Estados Unidos sea para echarse a llorar. Mientras Blake Lively y Leighton Meester aparezcan en las revistas, se hable de sus trapos y en las cenas entre amigas siga saliendo el eterno debate de Chuck, Chuck o Dan (porque ni Dios es #TeamNate), se puede seguir hablando de éxito con muchos, mucho matices (porque no tiene razón quien grita más fuerte, ni voy a entrar en el debate de si el eco y las descargas justifican la renovación).


Este hype, sin embargo, siempre ha sido algo completamente desmesurado (in my opinion, que dirían en Lockhart & Gardner). Hay series que juegan con ventaja en este campo y las juveniles (como las de ciencia ficción) tienen el público entregado a las redes sociales y a exponer sus opiniones sí o sí. Y este, el de los upper-east-siders, se podría dividir más o menos en estas categorías: las adolescentes fanáticas de toda la vida que hasta se tragarían un remake/secuela/spin-off de FoQ (o el equivalente yanqui), las pijas ya creciditas que disfrutan recordando sus viejos tiempos como zorras de colegio privado y las que no se dan cuenta de su masoquismo mientras suspiran por un maltratador no-físico como Chuck (o casi, que recordemos que casi viola a Jen en el piloto). Diría que la excusa de “la veo por la ropa” se fue al traste el día que Lilly se casó con el señor Bass: sólo de recordar los estropajos que llevaban todas por vestido ya me entran escalofríos. Blair y Serena ya pueden hablar de clase y elegancia todo el día, que han tenido patinazos más graves que los de Helena Bonham-Carter en la alfombra roja (y de la época tetona-slut de la Van der Woodsen ya ni hablo). Claro que quién soy yo para juzgar, que tampoco he tenido nada mejor que hacer en estos últimos cuatro años que seguir una serie que me parece insulsa.


Eso sí, si Gossip Girl dedicara a los personajes la mitad de tiempo que se pasa eligiéndoles los vestidos, quizá (solamente quizá) sería un producto un tanto digno en la categoría de los guilty pleasures. Pero cuando deciden no perfilar a su protagonista porque Blake Lively desprende carisma a borbotones (pobre Serena, dando bandazos desde el primer día), ni a Nate porque suponen que Chace Crawford ya es lo suficientemente guapo (que guapo es, morboso cero), y los caracteres de los demás cambian cada equis episodios (aún no tengo claro si Jessica Szhor y Taylor Momsen interpretan siempre los mismos personajes. Al final pensaré que son bipolares), nada puede ir a ninguna parte. Sin personajes, por más giros que haya, no hay trama que valga y menos si son tan inverosímiles como las de Gossip Girl.


Por eso cuando se empezó a desarrollar la atracción entre Dan y Blair y encima les funcionó me quedé de piedra. ¿Cuánto tiempo hacía que la serie conseguía convencer con alguno de sus arcos? Esta historia, el último lío posible que les quedaba por contar y que creía que jamás de los jamases se atreverían a abordar, ha dado en el clavo cuando tenía todos los puntos para restar aún más credibilidad a esta serie que ya estaba bajo mínimos. Pero la atracción se palpa en el ambiente como en sus mejores tiempos también lograron con Dan y Serena (romance que nunca han sabido llevar) y está creando las situaciones más divertidas en mucho tiempo. Quizá se debe a que son los dos únicos personajes claramente definidos (si ignoramos a Chuck que hace años que es una parodia de si mismo) o a que Badgley tiene un don para tener química con las tías buenas (aunque él sea un tanto raro). Da igual. Lo importante, al fin y al cabo, es tener una excusa para seguir viendo una serie tan mala como Gossip Girl, que hacía tiempo que se merecía un ultimátum. Cómo lo desarrollen a partir de ahora, sin embargo, es lo que me da miedo.

6 comentarios:

Adri dijo...

Madreee... ¿Dan y Blair juntos? Mira que dejé la serie a mitad de la segunda, vi un par de la tercera y la abandoné definitivamente (con lo que me gustó a mí en su primer año)... y con esto me estás dando ganas de verla de nuevo xD

Un telespectador más dijo...

Yo ya estoy al borde de abanadonarla, qué cansado estoy de todas las vueltas, de todas las relaciones y traiciones, siempre hay uan fiesta en la que tramar algo y donde todo saldrá a la luz. A The Vampire Diaries se lo paso, porque pasan tropecientas mil cosas y dentro de lo que cabe más o menos coherentes, pero con Gossip Girl ya no puedo más.

Reconozco que a mi no me gustaba la relación Blair-Dan cuando la insinuaron en verano, pero lo han llevado muy muy bien.

¿Lograré bajarme por fin del carro? Porque todos los años lo digo y aqui sigo...

Saludos!

Donnie Darko dijo...

Yo hace tiempo que pasé de ella, a mitad de la segunda, pero me encanta cómo la pones verde xDDD

Y muy, muy grande el guiño a The Good Wife, bueno, in my opinion claro xD -por cierto vaya finalón el del último capítulo, que esta semana hay parón ¬¬-.

Un saludo!

Deyre dijo...

Cuando empezaron con lo de Dan y Blair pensé "lo que me faltaba por ver", pero creo que al final es una de las pocas "relaciones" que me creo de la serie. Han conseguido que me crea que puede haber feeling entre ellos, algo que me parecía insólito. Ahora mismo es lo único que me interesa de la serie, aunque hay que reconocer que es mala mala.

mely dijo...

es que Dan y Blair ahora mismo es lo único interesante de la serie, Serena y Chuck van dando tumbos por todos los capítulos y delos otro ya no hablar.

ojala sepan sacarle provecho porque de verdad han salido situaciones muy divertidas con estos dos personajes.

Crítico en Serie dijo...

Adri, tienes que ver únicamente las escenas de estos dos de los últimos episodios. Tienen una frescura que no veíamos desde hace tiempo.

Telespectador, en TVD pasan muchas cosas y, menos en el caso de Damon, los demás personajes tienen cierta lógica y coherencia en su desarrollo (con Damon digo que no hay demasiado porque todo el mundo parece haber olvidado que es un maldito psicópata). Además, hay un mal mayor. Pero en Gossip Girl... hay demasiadas cosas que no cuadran, ya desde el principio.
Como yo, estarás subido en el carro hasta que termine la serie. Eso sí, yo los episodios los veo en veinte minutos. Prefiero obviar toda la paja y los arcos estúpidos.

Donnie, gracias ;) The Good Wife es la mejor serie de la TV actual y ese paseíllo de Alicia le tiene que dar el Emmy a Julianna Margulies. Im-presionante.

Deyre, es eso: parecía imposible que entre estos dos ocurriera algo. Pensaba que sería la única opción que nunca se iba a tocar en esta serie y curiosamente (y a pesar de que todo el mundo se ha enrollado con todos) funciona a la perfección. Chapeau.

Mely, el recurso actual es darle al botón de avanzar cada vez que veo la cara de Chuck. Es ridículo este personaje desde que dejaron el instituto. ¿En serio con 18 años y sin estudios conseguía llevar el multimillonario negocio de su padre? Too much.