miércoles, 25 de mayo de 2011

El delito sin cuerpo

Se rumorea que era tanta la desesperación de la ABC para cosechar un único éxito este año que se gastaron 50 millones de dólares en promocionar Body of Proof. El objetivo era lavarse la imagen tras ser incapaces de generar una sola serie que mereciera preservarse de cara a la temporada que viene. La jugada, como se ha podido comprobar por las audiencias, no ha salido del todo mal con más de once millones de espectadores y siendo el programa más visto de su franja. Tampoco del todo bien puesto que la media de edad es muy alta, poco apetecible para los anunciantes. En definitiva, podía ser peor y encima lo tenía todo de cara: una gran inversión publicitaria y uno de los lead-ins más correctos de la cadena, la gala de resultados de Dancing With The Stars.


Ahora toca, sin embargo, comentar un poco más lo que se cuece dentro de la serie, que para presentaciones ya escribí otro post donde hablé más de sus posibilidades de triunfo que de lo que realmente demostró. Y si tengo que ser sincero, hay algo que no logro aclarar: cómo es que la doctora Megan Hunt, la ex-cirujana que ayuda a la policía a resolver crímenes, va todo el día con los detectives preguntando a los familiares y a los sospechosos. Es de esas premisas que entiendo que debes aceptar sin preguntar demasiado, pues es un caso especial y el personaje de Dana Delany es la repanocha de la medicina, pero lo incomprensible es que los policías sean simples comparsas de la médico, como si todo su trabajo fuera quejarse, gruñir y comportarse como funcionarios poco motivados. Ver a Sonja Sohn reducida a esto, tras conocerla como la detective Greggs en The Wire, es bastante deprimente. Todos sabemos que Kima, por más defectos que tuviera, nunca se hubiera quedado de brazos cruzados detrás de una doctora un tanto repelente.


De hecho, este es el principal inconveniente de la serie. Por más que los episodios hayan pasado, todos los secundarios siguen siendo muebles decorativos. Es, sin lugar a dudas, un intento de Bones con sus ratas de laboratorio, el compañero de Hunt y una jefa que busca mantener el equilibrio vigilando que la estrella del equipo no se pase de lista. Pero la intención de configurar un producto desenfadado gracias a la interacción de estos personajes no es suficiente, como tampoco ha funcionado en Bones esta sexta temporada, con una tensión sexual en coma y un ambiente descafeinado. Es el problema de tener una serie de asesinatos donde los casos importan poco: las piezas tienen que estar muy bien engrasadas para que entretenga a la parroquia. No hay bastante con una Delany interpretando un personaje que no está a su altura (ni Jeri Ryan, que reconozco que sube el nivel de interés con cada aparición).


He leído por alguna parte que los episodios se han emitido en Estados Unidos con un orden distinto al mercado extranjero. Una posibilidad es que al retrasar tanto el estreno tengan episodios de sobras y quieran mostrar sus mejores cartas en estas últimas semanas de la temporada, ya que dentro de poco bajará aún más el consumo televisivo. Pero si los emitido son los buenos, no quiero ni imaginarme cómo serán los malos. De momento, ni la aparición de Christina Hendricks ha sido motivo suficiente para querer seguir con Body of Proof, quizá porque su personaje tonteaba con un freaky del laboratorio tras ver a su hermana muerta en la sala de autopsias (¿en qué estarían pensando los guionistas). Y, la verdad, creo que aquí me voy a quedar. Mirad que me he viciado a productos lights, pero este lo es demasiado. Además de mala y barata, que me olvidaba.

3 comentarios:

MacGuffin dijo...

Lo único divertido de eso es que el friki del laboratorio es el marido en la vida real de Christina Hendricks :)

Crítico en Serie dijo...

¡No me digas...! Qué fuerte me parece. Esto demuestra que realmente hay mujeres que prefieren otras cosas al 'guapismo' (bueno, y algún hombre también debe haber).

Lairén dijo...

Yo he aguantado los 13 capítulos completos que se han emitido aquí en España. Si no fuera por Dana Delany no hubiera aguantado .... pero ha mejorado bastante en los últimos capítulos (con nuevas relaciones entre los personajes).

Pero con las decepciones que me he llevado este año con los estrenos, y especialmente con los fiascos de la ABC, yo la seguiré apuntando en mi calendario de series la próxima temporada.