miércoles, 11 de mayo de 2011

Las responsabilidades del trono

Optar por adaptar a la televisión la saga de Canción de Hielo y Fuego (comúnmente conocida como Juego de Tronos, aunque este sea tan sólo el título del primer tomo) es una operación mastodóntica. Para ello se necesitan recursos, coraje y caché (que no cualquiera puede hacer la traducción), y en las tres la HBO se sale. El matrimonio perfecto, se creyó desde un principio, y el estreno levantó tanto interés, pasiones y adeptos que yo sentí la necesidad de permanecer callado. No porque estuviera sin habla o porque no quisiera ser redundante, sino que tenía serias dudas sobre lo que se nos acabó presentando.


En una labor de estas características, por ejemplo, es necesario hablar de esfuerzo de producción, de aciertos de cásting, sobre hasta qué punto han sido fieles al texto original y cómo afecta esto a la obra audiovisual (que puede ser muy distinta a la literaria porque por algo son dos disciplinas diferentes). La cuestión, sin embargo, es que tengo la impresión que lo que debía empezar con un explosivo y muy potente piloto fue algo más parecido a un experimento, como si no supieran como enfocar la serie. La atmósfera, también, fue algo un tanto diluido. Y los actores finalmente elegidos, un tanto literales (que no necesariamente acertados). Pero comencemos por lo primero: ¿De qué va Juego de Tronos? (Si ya lo sabes, te puedes saltar el siguiente párrafo)


Este primer tomo de la aún inacabada saga de George R. R. Martin cuenta las trifulcas por el poder de los Siete Reinos. Robert Baratheon, el Rey Usurpador, tiene sospechas sobre su propia integridad y por eso pide a Lord Stark que se traslade con él a la capital del reino con sus dos hijas. Atrás deja en su tierra, Invernalia, a sus tres hijos y también al bastardo, Jon, que se refugiará en el Muro que separa su civilización de los salvajes. Lo que entonces entenderá Lord Stark es que el mayor enemigo de Robert puede que esté en su misma cama, pues Cersei Lannister, la reina regente, siente mucha más afinidad por sus vínculos de sangre que de matrimonio. Pero esto no es todo. Apartada por el mar, Daenerys Targaryen, heredera de la antigua dinastía que reinaba en los Siete Reinos, planea su regreso mientras más allá del Muro las fuerzas oscuras parecen estar preparándose para el interminable invierno (que puede que dure hasta generaciones) y para superar la barrera que los separa de los Siete Reinos. Y pronto irán descubriendo todos los protagonistas, uno a uno, que las leyendas e historias sobre hechicería, poderes y seres sobrenaturales no son solamente cuentos. La magia, al igual que el invierno, también está llegando y esta vez para quedarse.


Solamente porque es un mundo nuevo inundado de leyendas, dinastías, historias y costumbres propias, adaptar esta obra es algo que se antoja imposible, aunque Peter Jackson demostrara que en realidad todo se puede llevar a cabo y encima con magníficos resultados. El problema, sin embargo, es que se necesita mucha claridad, saber exactamente qué contar, cómo y cuando, y tener claro tu imaginario visual. En este aspecto, Juego de Tronos cumple a medias. Lo quiere contar todo, lo quiere contar de golpe y, aunque la imagen que nos venden se ciñe a la de los libros, no tiene una entidad visual fuerte. En mi opinión Juego de Tronos no debe tener una dirección pausada, disimulada y hasta cierto punto funcional como obras magnas de la HBO como The Wire. Debería tener la garra de proyectos más modernos como Breaking Bad, jugar mucho más con la luz (puesto que la de los interiores está muy poco lograda) y apostar por unos planos y unos montajes mucho más cautivadores.


La atmósfera, que es uno de sus aspectos más importantes, se queda en agua de borrajas, en una falsa intentona que se queda más en los aspectos superficiales (vestuario, atrezzo) que en la voluntad de introducirnos en ella. Y algo parecido ocurre con los propios actores (un tanto literales como Joffrey y Viserys) y los personajes. Hay tantos siglos detrás de todos ellos que suceden demasiados momentos forzados de “te voy a colar una clase de historia” o “aquí te cuento mi vida antes de empezar la serie” como la conversación entre Eddard Stark y Jon Nieve en el cruce de caminos o la discusión de Robert Baratheon con Jamie Lannister. Además, con la dirección impersonal y su negativa a hacer énfasis en arcos episódicos claros (a veces echo de menos la voluntad de las networks y el cable básico de estructurar los arcos con puntos de inflexión cada diez minutos y buscando las situaciones dramáticas) no se puede permitir ciertos momentos emotivos que solamente van dedicados a los lectores que ya saben qué pasará en el futuro (y de estos hay muchos), pues entonces se olvida de su vocación audiovisual, de contar una historia por si misma.


No obstante, al igual que me despierta dudas, también se merece el beneficio de la duda y tiempo para rectificar. Esto es el principio de una larga saga: la producción de Choque de Reyes, el segundo tomo, ya está asegurada y aún quedan seis episodios por emitir (y a mí otro más por ver). A ver si con el avance de los episodios la inmersión en los Siete Reinos puede suplir algunas de las carencias y nos brindan más personajes interesantes como Arya (fantástica elección la de Maisie Williams), Daenerys (su hilo es el más difícil de adaptar y el que mejor resuelto está, en parte gracias a la mirada de Emilia Clarke) o la malvadísima Cersei. Al fin y al cabo su materia prima tiene mucha miga y la historia tan sólo acaba de empezar.

16 comentarios:

MacGuffin dijo...

Tengo curiosidad por ver cómo se resuelven los cuatro o cinco últimos capítulos, cuando en el libro la historia se ha desatado y ya no hay quien la pare. Veremos entonces hasta dónde pueden llegar.

Sergio dijo...

Por ahora, como espectador "virgen" (no me he leido el libro), estoy disfrutando bastante la serie. Realmente en algunos momentos, el trabajo de fotografía y arte no estan a la altura, a mi me escocio el tercer capítulo un poco. Pero en cuanto a tramas y personajes, por ahora me doy por satisfecho y seguire la serie con curiosidad.
Pregunta al aire. que os parece la elección de John Nieve? Hay muchas críticas, pero a mi no me disgusta.

ALX dijo...

Creo que has acertado a la hora de destacar que tiene momentos que parecen pensado para los que ya nos hemos leído los libros. Yo la estoy disfrutando enormemente (pese al cartón piedra de algunos de sus decorados), pero en gran parte es por el bagaje de la novela, no se si diría lo mismo si no hubiese leído la saga.

En cuanto al casting, diría que es lo más acertado, pero es cierto que hay que esperar a que lleguen las grandes escenas de muchos personajes para valorar si están a la altura.

satrian dijo...

A mí los decorados y vestuarios me están convenciendo, pero de acuerdo en que la iluminación no está siendo la correcta.
Algunos atajos e incorporaciones al guión me gustan, pero otros no tanto viendo donde se dirigen más tarde los libros, obvian muchas cosas que luego deberán apañar para que cuadren.
Estaba clarísimo que nos iban a tocar diálogos explicatorios, pero eso era normal, de momento no estorban.
De momento me convence en su conjunto.

Crítico en Serie dijo...

MacGuffin, el primer libro por lo menos tiene un final claro. Ya visualizo la última media hora. Lo que no sé cómo se lo montarán es en la segunda temporada, que los personajes están todos disgregados y no hay forma de que se encuentren por los Siete Reinos.

Sergio, Jon Nieve me deja un poco frío. Era mi personaje favorito en los libros y en la serie no me convence. En el libro no se lo notaba tan resentido con el mundo ni tan prepotente. Quizá era un poco de esto, pero sobre todo denotaba integridad y valentía de héroe, algo que nos falta por ver.

ALX, lo que me molesta es que los decorados me gustan y el factor 'cartón piedra' se podría disimular si la luz no estuviera tan currada como la de Army Wives (puedes intuir que no es un halago).

Satrian, estoy abierto a dejarme llevar, pero le falta garra. Pero soy al revés que tú: no me molesta si están dejando alguna cosita de lado. Me preocupa mucho más que quieran contar demasiado y con demasiados personajes involucrados. Cuando vi que Eddard se reunía con el consejo del Rey pensé: "Pobres espectadores que no hayan leído el libro. Todos los maestres, nobles de baja alcurnia y demás se les estarán haciendo una montaña".

El Malvado Ming dijo...

Como fan del libro me da un poco de penita ver a los huargos tan de refilón y que historias como la de El Perro y la Montaña se queden en un chismecillo.

Y respecto a Emilia Clarke a mi su mirada me recuerda un montón a la de Julianna Margulies aunque igual es que este fin de temporada de The good wife me está volviendo loca.

Rebeca Sánchez dijo...

Yo estoy bastante contenta pero, siempre hay un pero, entiendo que aquellas personas que no han leído los libros se pierdan, conozco algunos casos. Es mucho lo que contar, muchas historias, muchos personajes, mucho pasado... y es complicado. A mi no me importa porque lo he leído pero hay momentos que patinan porque no se esfuerzan en dar a los espectadores la información necesaria. O al menos a mi me lo parece.

En cuanto al casting, John Nieve no me acaba de convencer, Sansa tampoco pero a este personaje le tengo un odio especial así que no puedo ser objetiva. Me encanta Arya, Bran tampoco está mal. En cuanto a los adultos, Ned Stark está muy logrado, Jaime y Tyrion Lannister más que acertados y me ha sorprendido mucho Daenerys.

Perse dijo...

Yo estoy aún con los libros, de la serie solo he visto el primer capítulo pero me parece bastante fiel, aunque me pasa lo mismo que a ti con Jon Nieve. Y se echa de menos a los huargos, cierto....

Abril22 dijo...

A mí el Piloto me Encantó y no sabía mucho de esta serie más allá de que adapta unas novelas y son 7 Reinos luchando por conseguir el Poder... Tanto me moló el Piloto que tengo ya mi idas de olla sobre quién es en Realidad Jon Snow, que a medida que pasan los capitulo es uno de mis personajes Favoritos junto a Arya, Tyrion Lannister y Stark. Si tiene fallos están a tiempo de corregirlos seguro hay mucha serie por delante.

Crítico en Serie dijo...

Malvado Ming y Perse, supongo que han dejado el tema 'huargo' para más adelante, sobre todo de cara a la segunda temporada. Nos han dado a entender que son más que 'algo parecido a un perro' pero expondrán su verdadera condición cuando la trama lo pida. Pensad que sobre todo cogen importancia a nivel argumental a partir del segundo tomo (a ver, siempre sabemos que serán importantes, pero cuando aportan más es entonces).

Rebeca, Sansa es para darle de comer aparte, así que tu manía quizá tiene más que ver con el personaje que la actriz. Quien me parece exagerado, sin embargo, es Joffrey. Vale que Sansa lo ve guapo porque es príncipe (y luego le parece tirando a feo), pero el actor que han elegido es casi desagradable de ver. Ni tanto ni tan poco :)

Abril22, pues algún día ya me dirás quién es Jon Snow porque yo llevo dos libros y pico y aún no lo tengo claro ;)

Abril22 dijo...

Sobre los Huargo van dejando pinceladas para que no nos olvidemos. La manera que tienen de encontrarlos, Cómo defienden a Bran y Arya, el Despertar de Bran... Y si dice el dueño del Blog que son importantes a partir del 2º libro y vamos a temporada por libro en la 2a nos vamos a cansar de verlos si es que esto es posible...

Sobre mi ida de olla sobre quién es en Realidad Jon Snow y para no decirlo provocando un gran spoiler son 3 escenas. La primera charla a Solas entre Stark y el Rey en una especie de cueva en el Piloto... Ahí lo vi muy claro. La segunda y tercera escena que me reafirmaron mi gran ida de olla son cuando Cat le dice a Stark que no se vaya con el rey en el cuarto de Bran justo después de la despedida de Snow en el cuarto de Bran y la charla Rey-Stark camino de Desembarco cuando hablan de la guerra y sus amantes... Ais para estas cosas debería poder poner cosas ocultas xD!

Eloi dijo...

Todos los actores son buenísimos, excepto los 3 hijos Stark varones. La elección de cásting para los papeles de Jon, Robb y Bran es horrible.

Respondiendo a lo del penúltimo párrafo: Si no introducieran conversaciones como estas, los espectadores que no se hubieran leído el libro no entenderían nada. La serie tiene que estar orientada tambien al público que no haya leído la saga. (Yo la he leído, eeh)

Crítico en Serie dijo...

¿Por qué desapareció el post en que respondía a gran parte de los últimos comentarios? Espero que alguien lo leyera.

Eloi, ya sé que los no-lectores necesitan explicaciones... pero hay maneras y maneras. Sencillamente las que utilizan a veces me parecen un tanto chuscas.

Labekoa dijo...

No soy un gran fan de la HBO, en general me parece una cadena de mucha calidad pero que no me acaba de atrapar.
Cuando lei sobre la adaptacion de Juego de Tronos, me intereso la noticia pero desde luego no era la serie que mas esperaba.
Una vez que se ha estrenado no tengo claro a quien debo adorar, si a la cadena, o al escritor, porque la historia me esta maravillando.
Los actores son increibles, mencion especial para todos los Lannister y para mi amado Boromir, perdon, Stark. Pero sin duda lo que mas me esta atrapando es que lo que yo esperaba que fuera un mundo de fantasia, es en realidad un mundo en el que la busqueda de poder se mezcla con conspiraciones y traiciones. Y lo mejor de todo es que cada escena no hace mas que darme pie a soñar con lo que queda por venir. Si es la mitad de lo que espero puede que sea una de las mejores historias que he disfrutado.
Gracias HBO.

Crítico en Serie dijo...

Jon Paul, te puedes imaginar que esto irá hacia los límites y más allá. Yo llevo dos novelas y media y estoy boquiabierto con la que tienen montada. ¿No te has planteado leer la saga? Quizá la disfrutarías aún más. El visionado no sería tan y tan placentero pero la historia de por si (la novelesca) sí (y más).

Abril22 dijo...

Parece ser que hubo un problema con blogger porque afectó a otras páginas que miro...

Sobre mi ida de Olla sobre Jon Snow. Mira el piloto una charla que tienen el Rey y Stark en una cueva y lee entre líneas. Y sino es posible que cuando veas el 5º capitulo intuyas quién es el chico en realidad!