jueves, 19 de mayo de 2011

Subir al cielo en ascensor

Dicen que este año acabará el embrujo de Mad Men en los Emmys y que Boardwalk Empire devolverá la HBO al trono, que ha visto arrebatado el título de cadena con más series aclamadas estos últimos años. Yo diría, sin embargo, que la verdadera corredora de fondo de estos premios es The Good Wife. Puede que tenga la supuestamente anticlimática cifra de 23 episodios por temporada, hecho que dificulta estructurar las tramas, y encima está en la CBS, una cadena que se caracteriza por arriesgar cero en contenidos. Y, aún así, hasta diría que puede colocarse en cabeza. Es lo que tiene ser rematadamente buena, que puedes acallar toda crítica que se te eche encima.


Cualquiera que haya visto la segunda temporada se habrá dado cuenta que The Good Wife es cualquier cosa menos sencilla. Es tan intrincada que, vendiéndose al principio como una serie de abogados, nos ha hecho un magnífico retrato de la política entre bambalinas de Chicago, las batallas de poder internas en una firma como la de Lockhart & Gardner y encima nos ha brindado uno de los dramas familiares más bien hilados y realistas de la televisión, además de un romance. Y nada de esto lo ha ofrecido de forma simplista. La vida y milagros de Alicia Florrick, como la de todos sus compañeros, está tratada con cariño y sobre todo con mucha inteligencia.


Si en algo demuestra esta cualidad es en las miradas que nos regalan todos sus actores protagonistas. Los textos son la mayoría de las veces inmejorables, pero siempre dejan espacio para que los intérpretes aporten su granito extra. Julianna Margulies, Archie Panjabi, Christine Baranski, Josh Charles o Alan Cumming tienen la gran facultad de dejar al espectador con la duda de si sus intenciones se corresponden con las acciones que hemos visto. El matrimonio King sabe muy bien el poder que tiene la palabra, siendo todas siempre muy medidas, pero también es consciente del poder que tiene la ausencia de ésta.


A partir de aquí hay espoilers del final de temporada.


Ha sido en estos momentos de silencio, por ejemplo, cuando mejor nos ha expuesto The Good Wife los verdaderos sentimientos de los protagonistas. En el primer tramo de temporada se nos mostró la faceta más shark de la serie, con las conspiraciones en el bufete, pero en el tramo final se nos ha desvelado la faceta emocional. Y lo han hecho a partir de las miradas de Kalinda, tras ver que la seguridad escondía culpabilidad; las de Alicia, que se nos cayó a pedazos delante nuestros ojos mientras andaba por el pasillo, para convertirse en la esposa vengativa; (después vino el desmorone de Kalinda en el ascensor, igual de impactante; ) y por fin el leve tacto entre Alicia y Will y un viaje en ascensor donde quedó claro que, si algo sobraba, eran las palabras. Ese viaje, que ejerció de clímax de la serie (porque cuánto más atañe en el plano personal a nuestra protagonista, más afecta al espectador), demostró por enésima vez la excelencia de este drama, cuya sensibilidad no tiene límites, y la elevó por encima del resto de ficción contemporánea. Tras ver la escena, no sabía si llorar, reír, gritar o las tres cosas a la vez.


Pero todo esto podría preocuparnos si no supiéramos que The Good Wife comprende que toda conclusión no es otra cosa que el inicio de un nuevo capítulo, que no hay fines sino medios para avanzar. Ahora tendremos, por ejemplo, a Alicia y su marido en bandos opuestos, en pleno proceso de separación y con una psicología de divorcio (¿puedo inventarme este concepto?) extraordinariamente elaborada y comprensible; a Alicia navegando por las aguas turbias de Eli Gold, que piensa más en el futuro de ella que el de Peter; a Kalinda en modo hermético y expiando sus pecados; Peter y Cary formando su pequeña liga de villanos; Will perdiendo su aureola de soltero de oro y aún nos falta saber qué opinará Dianne de todo esto y qué tiene exactamente en mente Eli.


Dicen por allí que el invierno será largo, pero yo tengo un nudo en el estómago sólo de pensar cuán de largo será el verano sin ver crecer a Alicia Florrick, The Good Wife, el reparto coral y todos los matices que la componen.

16 comentarios:

torpe dama dijo...

Aunque, en mi opinión, ha habido algún resbalón en los casos semanales, esta segunda temporada ha confirmado que es una GRAN serie. Y este último episodio ha abierto varios frentes muy interesantes de cara a la próxima temporada. Larga vida a The Good Wife.

Crítico en Serie dijo...

El de Hugo Chávez nunca existió, ¿vale? ;)

Emilio Doménech dijo...

Aplaudo el post, como siempre. 'The Good Wife' me ha regalado los mejores momentos seriéfilos de la temporada.

Todavía me queda la duda de saber qué significa exactamente la mirada risueña de Kalinda a Alicia al final del penúltimo capítulo. Revisadlo y explicádmelo, porque yo no entiendo el mensaje jaja.

Crítico en Serie dijo...

Emilio, al principio esa mirada me dejó muy inquieto. No sabía si tenía planes ocultos o no. La impresión que tengo ahora es que su mirada, un tanto desafiante, quería decir "no renunciaré tan rápidamente a dejar de ser tu amiga y estar a tu lado". Supongo que se dio cuenta de esto cuando su única otra posibilidad de empleo (buena) era irse a su rival más obvio, Peter. O por lo menos espero que sea esto, que Kalinda en el fondo es buena, aunque le cueste reconocerlo.

Saúl dijo...

¿Y lo que me encanta a mí leerte cuando hablas sobre The Good Wife especialmente? :DDD

Ha sido una temporada monumental. No le quitaría ni le añadiría nada. Y el sabor de boca que nos dejó la finale fue la guinda del pastel.

Yo por mi parte, soy feliz.

WATANABE dijo...

Personalmente me gusta más Boardwalk Empire, pero no seré yo quien se queje demasiado si este año se lleva el gran premio gordo The Good Wife.

Yo soy Sam dijo...

Y a mi que me gustó hasta el de Hugo Chávez... :D

torpe dama dijo...

Nooooooo, el de Hugo Chávez hay que borrarlo de la faz de la tierra, y alguna otra pequeña torpeza ha habido por ahí, pero ha sido compensada con creces por la maravilla de temporada que hemos tenido.

Y ya estoy salivando por la próxima temporada. Dado que Alicia es un personaje público y que se ha puesto el mundo por montera y le ha importado un pimiento toda la gente que la ha visto en el hotel, ante el ojo público va a pasar de buena esposa a mala perra en menos que canta un gallo. Peter se va a enfadar (y Eli y Diane también), sobre todo porque ha faltado a una cena con sus hijos, Owen y la abuela por echar una canita al aire, y además con Will.

Demasiadas complicaciones como para que la relación con Will continúe; de hecho, veo a Alicia teniendo que refugiarse en su única amiga: Kalinda.

Aaaaahhhhhhhh, estoy deseando que llegue el otoño.

MacGuffin dijo...

Fanesia con el capítulo de Hugo Chávez, como con la segunda temporada de Friday Night Lights :)

Kalinda en el fondo es un trozo de pan, y por Alicia tiene debilidad.

freddyvoorhees dijo...

A mí sólo hay dos cosas que me han molestado un poquito esta segunda temporada (también a la genialidad se le puede buscar algún pero!): Algún caso semanal discreto. No ya sólo el de Hugo Chávez. El del millonario informático muy a lo facebook también me chirriaba un poco... Y lo segundo es ¿Cómo es posible que vea más química entre Alicia y Eli que entre ella y Will?

Pixelwoman dijo...

Escena final antológica, para tomar apuntes :-) Casi sin palabras y cómo logran que en tres minutos pensemos que va a pasar, que no, que sí, otra vez que no y al final... perfecto.

Lairén dijo...

Espectacular final, temporada i sèrie!! Jo la segueixo desde el principi i cada dia n'estic més enamorada.

Vaig patir molt amb els rumors de cancel·lació (no podria viure sense Lost i TGW) però finalment renovada!

L'únic "però" ... potser em vaig quedar amb les ganes de veure una mica el que passava a la suite presidencial no???? Però si comença la 3a temporada com la 2na, hauria de començar al mateix moment exacte no??

Anyway!! Quin estiu més llarg que ens espera (sort que tindrem True Blood!!)

Yo soy Sam dijo...

True Blood y Breaking Bad! Siempre hay algo bueno para paliar las esperas. :-)

ainho dijo...

¡Qué de reviews para leer ya tan temprano! (lo sé, están la mayoría desde ayer, pero yo no las había podido ver)

Pese a lo de Chavéz y la ausencia de Peter pensé que ese capítulo era el mejor que había visto, por todo lo que nos enseñó, lo que nos dijo y lo que pudimos ver en cada uno de los personajes, pero sin duda el último fue un gran final para una gran temporada.

Me ha dejado con un montón de teorías que sé que tengo que dejar aparcadas en un rincón porque de otra manera va a ser un verano interminable, y no me va a dejar disfrutar de otras series.
Como decía @MissMacGuffin en su blog, ese final tiene hasta toques cinematográficos (algo que yo pensé, porque lo había leído en un link que me pasó ella misma y como vi esa peli también, vi claro el paralelismo que pretendía noséquién que lo escribió).

Lo de los premios no es algo que me preocupe en exceso. Katey Sagal lo merecía desde el minuto 2 de SOA y lo recibió este año -que fue la peor temporada de las tres, "in my opinion"- y dejé de ver 'Glee', que es el fenómeno del año, después de 7capítulos.

También es cierto que no veo tantas (o tantas candidatas a ser premiadas. 'Little Mosque on the Prairie' nunca se llevará nada, ni nominaciones siquiera. Es canadiense, además) como para decir que ésta se lo merezca más grupo es fantástico y da credibilidad (a pesar de que a mi Kalinda, ni siquiera en estos capítulos, no me transmita nada de nada) a cada caso que nos plantean.

Crítico en Serie dijo...

Saúl, a veces necesitamos leer lo que queremos oír, ¿eh? Que tenga algunos defectos no impida que haya tenido una temporada perfecta, aunque pueda parecer una contradicción.

Watanabe, Boardwalk Empire tuvo, en mi opinión, un inicio de temporada muy pesado. Cinco episodios de puro tedio que sólo soportaba por Mrs Schroeder. Cuando vea la segunda temporada decidiré si es tan buena como puede ser, porque sí que tenía una segunda parte de temporada muy correcta, entretenida y emotiva (gracias a Schroeder, el personaje estrella).

Sam, yo amaría a Alicia aunque vendiera perritos calientes en la calle. Lo reconozco.

Torpe Dama, tengo curiosidad por si irán por esos derroteros. No sé hasta qué punto irán contra ella después de lo que pasó por culpa de su marido. Otra cosa será lo que hará su marido desde la fiscalía o cómo alguna gente cercana de los juzgados podrá recriminarle algo, pero no veo un cubrimiento mediático tan contrario teniendo en cuenta las informaciones de Kalinda que tampoco le conviene a Peter que salgan a la luz.

MacGuffin, es muy poca fanesia. Hasta me gusta para ver que The Good Wife es una serie humana que tiene sus pequeños errores para levantarse y ser magnífica. Como ves... modo fan fatal total ;)

Freddy, reconozco que el de FB me encantó. Me gustó ver las puyas que lanzaban a Aaron Sorkin, que no es santo de mi devoción. Pero no estoy de acuerdo en esto de los casos discretos... Sencillamente había episodios demasiado densos como para elaborar casos muy buenos. Ha habido episodios que casi ni han aparecido.
(Ah, y yo sí que veo química entre Alicia y Will...)

Crítico en Serie dijo...

Lairén, a vegades és millor insinuar que ensenyar. Vaig estar molt content amb el pla final i llavors nosaltres ens podrem imaginar què va passar allà dins. Està clar que no va ser tan gràfic com el cunnilingus que li va practicar en Peter a l'Alicia aquesta temporada.

Ainho, lo que dice MissMacGuffin siempre va a misa, aunque muchas veces no coincida con ella (en este caso sí, claro).
Pues, quizá porque la vi a modo maratón, la 3ªT de SoA me gustó igual que las anteriores. Era distinta, en el sentido que construía un clímax de forma descarada y con un dilatado letargo previo.
Por cierto, debes ser la primera persona que leo que no es pro-Kalinda :)