miércoles, 17 de agosto de 2011

La tragedia de los hombres lobo

Cuando uno siente predilección por cierto tipo de productos, la esperanza es lo último que se pierde. Sólo así puedo explicar que haya aguantado hasta el final de la primera temporada de Teen Wolf. Me gusta el género, había ideas interesantes en este remake, pero esto no quita que el aburrimiento se adueñara de la función. Surgió a remolque de The Vampire Diaries y se olvidó de copiar un punto esencial: transmitir la trascendencia de la tragedia que rodea a los protagonistas. Esta es la clave de cualquier drama para adolescentes.


Todo joven quiere creer que es el centro del universo, que sus problemas están a la misma altura (o más) que los de los mayores y que, por más que la experiencia les diga lo contrario, el mundo termina cada vez que sufren algún revés. Y The Vampire Diaries sabía cómo comunicarlo. Para empezar, cualquier lío y mito sobrenatural gira alrededor de Elena, ella es la solución para todo y encima ni podía confiar en los mayores porque no podían llegar a entender lo que sufría. Pero Teen Wolf se confundió. Como si estos puntos fueran propios de Kevin Williamson y no pudieran emplearlos al pié de la letra (aunque en realidad son de dominio público) quisieron teñir la serie de un halo propio e informalizar un poco el ambiente. No critico el humor, pero además de avanzar deben saber plasmar la trascendencia del acto, de los reveses que surgen y suscitar interés por los personajes (y no crear un malo tan plano como Jackson y contratar al insulso Tyler Hoechlin como tipo duro).


Compro, como he dicho antes, que hayan querido añadir unas gotas de humor. Dylan O’Brien es la auténtica revelación de la serie y gracias a su interpretación también es el único personaje con carisma. También me divierte la obsesión de la serie por descamisar a los protagonistas. Y me ha gustado, por criticable que sea, el excesivo uso de la música, con unas elecciones poco predecibles que han brindado escenas estupendas (que las ha habido pocas) como la de los preservativos.


Sin embargo, Teen Wolf no ha rendido cuando más lo necesitaba. El episodio donde Scott y sus amigos quedaban encerrados en el instituto desaprovechó totalmente la situación, que con una capa extra podría haber sido el mejor episodio de la temporada (y no un rollo), y demostró que ha sido una serie que no ha sabido explotar los momentos de tensión y no ha sabido dar la relevancia necesaria a los avances. Sólo se filtró parcialmente la esencia trágica en la season finale con una realización terriblemente afectada (cómo debe ser), cuando la serie hubiera agradecido el empleo de este tono en toda la temporada. Y cuando no queda claro que hay un riesgo (The Vampire Diaries hizo muy bien al liquidar a una protagonista a las pocas semanas) y tampoco hay una imparable caída a los infiernos (hasta nos sirve de ejemplo Marissa Cooper), poca emoción puede haber, y eso que la clásica historia de amor entre dos personas de mundos distintos casi siempre triunfa en este subgénero.

4 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Coincido plenamente contigo. Acabo de hablar de ello en el blog y practicamente decimos lo mismo, con una salvedad, creo que el episodio 7 (el del isntituto) y el 8 son lo mejor que nos ha dejado la serie, pero lamentablemente es poquísimo.

Necesitan mucha mitología para hacer de Teen Wolf un producto decente.

Saludos!

NEWS SOCIETY NETWORk dijo...

Definitivamente una serie con un potencial mal aprovechado, al igual que a ti me costo un mundo terminar la temporada... Solo espero que logre mejorar en su segunda temporada porque de lo contrario sera desterrada de mi disco duro.

Lo que si espero con muchas ansias es el estreno de The secret Circle, y es que si kevin williamson logra hacer con esta serie la mitad de lo que hizo con Vampire Diaries habrá ganado en mi a un fiel seguidor. Siempre y cuando logre crear una historia original y separada lo mas posible de los chupa sangre como a prometido.

Crítico en Serie dijo...

Telespectador, yo hubiera necesitado haber 'invertido' más en los personajes para que me pudiera gustar el episodio del instituto. Diría que mi favorito, de momento, ha sido la season finale. Por lo menos era pseudotrascendente.

NSN, todos esperais grandes cosas de The Secret Circle y puede que sea lo que nos ofrezca. También debo decirte que no estoy muy seguro. Las brujas no son vampiros, claro que Williamson es quien es.

urderkesthai dijo...

ya, bueno, es que esta serie no tiene nada que ver con TVD, claramente sigue la estela de buffy, acompañando a un grupo de jovenes a lo largo de su paso por el instituto-universidad? y creciendo a medida que crecen ellos.

la primera temporada es ligera, simple y algo tontuna (la primera de buffy es aún peor,aunque la nostalgia la convierta en otra cosa XDDDD)

la segunda está dando pasos hacia adelante, preocupandose por ir perfilando y profundizando en estos personajes pero paso a paso, como buffy. Serie que además, davis menciona en varias ocasiones como su principal referente.

sin ser un gran salto, se nota el cambio. la segunda tiene otro tono, aunque mantiene la inmadurez del amor teen del protagonista, todos los demás están adquiriendo otros trazos.

Stiles sigue siendo lo mejor pero tambien los demas chicos estan actuando mejor. Jackson no va de malo ni derek tampoco. en esta temporada se ve mucho mas claro que esto es como con Spike por ejemplo, aparecen como antagonistas pero son parte de esta "familia" disfuncional.

tiempo al tiempo, pero apuesto a que durante la tercera y cuarta temporadas, si es renovada, dará la sorpresa y los seriefilos no dejarán de hablar de ella. XD

(ah y un apunte interesante, Jeff davis pretende que la serie transcurra en un entorno no heteronormativo,, asi te encuentras con la reaccion orgullosa por sentirse halagado de scott cuando otro chico le tira los trastos, el que el mejor amigo del capitan del equipo de lacrosse sea gay y además popular y éste bromee con él sobre cuantas veces han dormido juntos, stiles quiere saber si es atractivo para los gays, jackson baila con un chico y una chica a la vez en plan sensual y asi hasta el infinito, la verdadera fantasia en Teen wolf está en ese mundo ideal en el que un personaje no es hetero hasta que se demuestre lo contrario sino justo al revés, XD