miércoles, 23 de noviembre de 2011

El príncipe de Samcro

Con el legado del padre de Jax Teller empezamos Sons of Anarchy y con él aún estamos en esta cuarta entrega de la serie. No hace falta ser un lumbreras para comprender que esta es la razón por la que esta temporada está siendo espléndida. Este regreso a los orígenes satisface porque es otra muestra de que el relato es algo cíclico y planeado de antemano, nos exige menos como espectadores a la hora de situarnos y, sobre todo, nos premia con emotividad.


Si a esto le sumamos que Kurt Sutter disfruta arrancando las temporadas con calma para acelerar hacia un clímax apoteósico, las intenciones son claras. El creador quiere que Sons of Anarchy sea lo mejor del año, sin peros que valgan. Lo intentó el año pasado con una maniobra fragmentada que no le dio los frutos que esperaba y esta vez no quiere volver a fallar el tiro. Sutter pretende ir al moll de l’os y quiere adentrarse en el corazón de Samcro para dejarles (y dejarnos) hechos añicos. Él no es de los que se anda con medias tintas y, si son consecuentes, la banda motera no volverá a ser la misma después de la season finale.


Es gracioso, sin embargo, ver cómo hay una especie de corriente que le tiene una manía a Charlie Hunnam que inevitablemente afecta a Jax Teller. Estoy de acuerdo conque el actor fuerza la voz para sonar más viril y cuando debe gritar se le escapan los agudos y también el acento británico. Aparte de esto, hay que reconocer que ha permitido que le veamos como el Mesías que Sutter ha escrito desde el principio y la estrategia les ha funcionado. Al fin y al cabo de él depende la serie y, por más que Gemma fascine, Jax es la piedra angular, quien nos deja simpatizar con estos traficantes porque sabemos que en el fondo tiene un buen corazón (esto no quita que la matriarca también sea imprescindible).


Si nos tomamos ciertas distancias, le ocurre algo parecido a Nina Dobrev en The Vampire Diaries. Se puede debatir acerca de sus faltas como intérprete, pero la verdad es que se comprende que el mundo gire a su alrededor. Dobrev acaba teniendo un encanto que justifica que los vampiros Salvatore estén obsesionados con ella, de la misma forma que Hunnam enamora a Tara y el resto del club tiene las esperanzas depositadas en él. Es el príncipe (motero, danés) y, por defectos que tenga, le debemos lealtad como espectadores.


Bueno, y quien decida despreciarle irremediablemente, que está en su total derecho y además tiene sus argumentos, que nos cuente como puede comprar el argumento cuando Jax es el eje del relato. Tiene que ser muy insoportable ver Sons of Anarchy bajo estas condiciones.

9 comentarios:

satrian dijo...

A Jax creo que le hizo mucho daño la temporada pasada, más que las filias o fobias por Charlie Hunnam, esta temporada tanto él como Gemma están recuperando enteros con respecto a la pasada.

davebing dijo...

Esta temporada está siendo de lejos la mejor de la serie. Esta ganando méritos para alzrse con el premio de serie del año y resarcirse de la floja temporada anterior.

ALX dijo...

Los buenos comentarios sobre esta temporada me están decidiendo para hacer un esfuerzo, retomar la tercera y llegar a la cuarta. Con lo que adoré a los Sons en sus dos primeras temporadas no puede ser que les tenga abandonados.

Me hace gracia que menciones a Dobrev y entiendo las antipatías de la gente por Jax, dentro de lo que cabe no está a la altura, en lo que a caracter se refiere, de otros como Gemma o Clay.

Vanessa dijo...

Me he dado por aludida con esto:

"Es gracioso, sin embargo, ver cómo hay una especie de corriente que le tiene una manía a Charlie Hunnam que inevitablemente afecta a Jax Teller".

No creo que sea una corriente, por lo menos, yo no la he notado. Yo lo que siento, lo que percibo, es que el actor no está a la altura. Ni más, ni menos. No he notado lo del acento británico, pero sí lo de la voz forzada sin éxito y sobre todo, sobre todo, los gestos, las expresiones faciales... que me dan ganas de partirle la crisma o de pedirle a Sutter que le coloque un casco integral con cristal tintado y nos libre de sus dientes apretados y sus resoplidos de mula durante todos los minutos que sea posible.

Para mi, Charlie Hunnam no está a la altura ni del personaje que tiene entre manos, ni del resto del elenco. Quedando por completo a la sombra de Sagal y Pearlman, Hunnam no es más que una (presunta) cara bonita.

Filias y fobias personales aparte, esto no quita que la serie efectivamente haya vuelto a los orígenes con esta cuarta temporada. Ah, qué bien queda y qué bien sienta esto de "vuelta a los orígenes"... siempre y cuando tus orígenes sean dignos. Y para SoA lo son, con dos primeras temporadas espectaculares y una tercera que me esfuerzo por olvidar.

Por último y respondiendo a tu pregunta: la historia tiene suficiente fuerza y peso como para obviar lo que me molesta del actor protagonista, porque a mi su personaje me gusta, sólo que probablemente me gustaría más si lo interpretase otro actor. Pero como eso no puedo saberlo, virgencita que nos quedemos como estamos.

Un petó!

OsKar108 dijo...

Pues a mi me gusta mucho Jax, y Charlie Hunnam, quizá solo un poco las idas y venidas de la 3ª temporada me disgustaron algo en él, pero bueno eso es cosa de que la 3ª temporada me pareció menos acertada. Y que tenga al lado a Ron Pearlman, que está francamente bien
y la poderosísima actuación de Katey Sagal a lo mejor puede hacerle parecer algo peor, pero repito, a mi me gusta.
Esta 4ª temporada está siendo brillante, a falta de ver la doble season finale.

¡Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Satrian, Jax tuvo algún giro que no me gustó, pero no soy de los que opinan que la tercera temporada fue terrible. Me gustó. Diría que le echo en cara otras cosas, pero no la lentitud de las tramas o que Gemma se fuera de Charming para cuidar a su padre.

Davebing, a ver lo que nos tiene preparado Kurt Sutter. Deberá andarse con ojo y ser muy inteligente porque está llevando las tramas personales al límite y hay personajes que no pueden desaparecer para la quinta temporada. Me pregunto qué habrá planeado.

ALX, deberías retomar la tercera y engancharte a esta última. La mejor, posiblemente.

Vanessa, claro que debías sentirte aludida ;) Curiosamente no eres la única que odia a Jax o a Charlie Hunnam. No sé qué pasa que justo estos días he leído unos cuantos comentarios en contra de este chico y/o personaje.
Pero ya veo que lo tuyo ha llegado a un terreno personal. No sabía que Jax te hubiera matado el gato ;)

OsKar, Pearlman me horroriza tanto físicamente que me impide ver lo buen actor que es. Siempre me he quedado con Katey Sagal e incluso con Maggie Siff. Quizá es una actriz limitada, pero su personaje tampoco es fácil. Siempre anda más o menos por allí mismo y ella debe hacérselo suyo (que lo hizo y de qué manera).

Vanessa dijo...

¡No le conozco personalmente! Si le conociese personalmente, haría dos cosas:

1. Pedirle que me presente a su suegro (o ex suegro, no sé cómo estará su relación con Liv Tyler actualmente) y...

2. Hablarle bien de ti :)

Eloi dijo...

Jo, pues a mi la 3a temporada me gustó mucho. Vale, sí, es la más floja de todas, pero estaba muy bien.
El problema es que el comienzo fue demasiado lento comparado con el final explosivo de la 2a temporada, y el final tampoco fue tan bestia como para compensarlo.

ainho dijo...

Vanessa dijo:
"Para mi, Charlie Hunnam no está a la altura ni del personaje que tiene entre manos, ni del resto del elenco. Quedando por completo a la sombra de Sagal y Pearlman, Hunnam no es más que una (presunta) cara bonita"

No podría estar más de acuerdo. A mi Jax me engañó cinco episodios (como mucho), pero ya no. Se ha quedado atrás en todos los aspectos, por detrás de todos los protagonistas. Es una pena. Ojo que no digo que sea malo como actor ni poco atractivo (esta foto es mejor de lo que él es, de todas formas) pero parece que siempre está intentando llegar a los demás.

No sabía, eso sí, que había más gente que no le veía como el gran protagonista que se supone que debería de ser.

De la tercera temporada no voy a opinar. Casi dejo la serie, se me hizo eterna y no consiguió transmitirme nada de lo que se supone que pretendía. Aunque bueno, las terceras temporadas después de las segundas grandiosas son difíciles de ver. Me pasa con alguna serie ahora... (que no diré para que nadie me chille jaja)