sábado, 17 de noviembre de 2012

Caídas en combate

El caso de The Mob Doctor tiene bastante frustrados a los analistas de las audiencias americanas. Se estrenó con unos datos desastrosos (1,6 en los demográficos y sólo ha ido cuesta abajo) y, mientras que entró en todas las quinielas como la serie con más posibilidades de ser cancelada, la guadaña aún no le ha cortado el cuello. Al principio parecía una cuestión de orgullo, como si FOX no quisiera asumir públicamente su fracaso, y finalmente la comedia Animal Practice de NBC se llevó el dudoso honor de ser la primera cancelada de la temporada. Lo raro, no obstante, es que también la hayan adelantado Partners y Made in Jersey de CBS y Last Resort y 666 Park Avenue en ABC, dos de sus proyectos más ambiciosos. Todos los canales ya han movido ficha y FOX, en cambio, se mantiene impertérrita ante la evidencia.

No hace falta comentar que la calidad muchas veces ha tenido poco que ver con el éxito o fracaso de estas producciones y había otras variables que incluso ayudaban a presagiar las cancelaciones incluso antes del estreno. Por ejemplo, la crítica podía tenerle ganas a Animal Practice porque tenía a un mono de co-protagonista, pero su mayor obstáculo era que empezaba una noche sin ninguna clase de ayuda en un canal que pocos veían, a diferencia de los otros estrenos de la NBC (Go On y The New Normal, no nos engañemos, sobreviven gracias a The Voice); Partners fue víctima de las altas expectativas de la CBS, que pide un porcentaje de retención brutal a sus comedias, y ni tan siquiera en su estreno picó suficiente la curiosidad; Made in Jersey fue estrenada en viernes, donde las ficciones ya tienen poco futuro; Last Resort se emite en la franja de la muerte de la ABC; y a 666 Park Avenue sí que diría que se le dio la espalda por culpa de una promoción que no presagiaba nada bueno y un piloto sin gracia y peor de lo que cabía imaginar. Claro que tampoco debió ayudar que el huracán Sandy se llevara por delante parte de los decorados.

Estas cancelaciones, no obstante, puede que sólo sean la punta del iceberg. Los estrenos de este año no han funcionado muy bien y, si nos atuviéramos estrictamente a las audiencias, muchas otras podrían haber caído, incluyendo alguna veterana. Para ser exactos, Ben and Kate, Mob Doctor y The Mindy Project en FOX, Happy Endings y Don’t Trust the Bitch in Apartment 23 en ABC, The New Normal, Guys with Kids, Parks and Recreation, Up All Night y Chicago Fire en NBC, y Vegas y The Good Wife en la CBS (y esto si ignoramos los ridículos números que barajan Fringe y 30 Rock en sus anunciadas últimas temporadas).

Lo insólito es que algunas de estas novedades, a pesar de ser conscientes de sus moderados datos, han recibido encargos de temporada completa, lo que significa que cuentan con ellas por lo menos hasta mayo. Es el caso de Vegas, Chicago Fire, Mindy y Ben and Kate. Una lectura que se podría hacer es que los canales no estaban preparados para semejante batacazo y, de la misma forma que Mob Doctor parece seguir en antena para no dejar una vacante en el primetime y tener tiempo para promocionar The Following con Kevin Bacon (su trailer es prometedor, por cierto), puede que necesiten algo de tiempo para pensar su siguiente movimiento.

Los terribles resultados de la nueva temporada indican una vez más lo que ya sabíamos: el consumo de contenidos está cambiando de forma precipitada y no tiene piedad de los medios convencionales. No bastará con convencer a los anunciantes de contabilizar las cifras del DVR+7 (toda esa gente que graba el programa y lo ve durante los siete días posteriores a la emisión), algo muy improbable. Habrá que ver cómo evoluciona la situación (un día de estos tocará hacer un análisis más exhaustivo) y qué series se quedan por el camino.